Imagen con la frase; Tu amor es consuelo en la tristeza

2017-03-27

¿Quién dijo que el matrimonio es fácil? Los matrimonios tienen etapas dulces y etapas amargas. Lo lamentable es que existen problemas que resultan ser demasiado difíciles de resolver para la pareja. Bueno, todo depende, pues lo que para una pareja es algo trivial para otra puede resultar ser el motivo de la ruptura definitiva de su relación. Sin embargo, no se puede perder la fe en algo instituido por Dios, pues para Él no hay casualidades.

Para vivir en matrimonio es necesario que prevalezca el amor, la tolerancia, la perseverancia y la comunicación. "Aceptar al otro tal y como es", una frase muy famosa que es también mal utilizada, pues el cónyuge con problemas quiere que lo quieran tal y como es, y no es precisamente el caso. Si ya estás consciente de que tienes que cambiar algo en ti, si no lo haces, si no tratas de mejorar o no pones de tu parte, terminas siendo un egoísta. Esto a menudo no es bien entendido.

Como te decía anteriormente, las parejas atraviesan distintas etapas en su matrimonio. Después de la muerte, el divorcio es la segunda causa más dolorosa. La muerte la enfrentamos porque sabemos que algún día debemos partir de este mundo, pero el divorcio es una decisión voluntaria. Decidir poner fin a una familia puede deberse a varias razones que van haciendo mella en una relación. Pocas parejas no recurren a un profesional y mucho menos a Dios para que les ayude a resolver el conflicto. Como consecuencia, la comunicación se pierde y con ella se rompe toda esperanza de reconciliación

.
A continuación, te presentamos 5 causas de divorcio que debes aprender a resolver:

La falta de conocimiento:

 Causas divorcioñarlos

La Biblia dice: “Mi pueblo perece por falta de conocimiento…” (Oseas 4:6). Muchos piensan que solo se aplica a “conocimiento bíblico”. Curiosamente, quienes piensan así son los que tienen más problemas, y, por lo general, terminan en fracaso en casi todos los aspectos de sus vidas.

Dios fue quien habló esas palabras a través de un profeta, y se refería, primeramente, a conocimiento de Dios. Quienes realmente conocen a Dios, saben que es un Dios de sabiduría. De gran sabiduría, y a través de las escrituras y otros libros que dan testimonio de Dios, se nos exhorta un millón de veces a que adquiramos sabiduría, tanto en conocimiento de Dios, como en conocimiento practico.

Refiriéndonos al matrimonio, es tan triste ver parejas que piensan que se están casando con la persona que Dios les envió, tan solo porque sintieron mariposas en el estómago, y porque un “pastor” se los confirmó.  Lo malo es que ese tal pastor no se quiere hacer responsable cuando la pareja termina en divorcio.

Tal vez en tu país, todos sean tan perfectos que esto nunca sucede, pero aquí en Estados Unidos, el divorcio en parejas jóvenes es probablemente de un 30% en parejas cristianas.  Y te decía que es triste ver que parejas se casan basados en sensaciones y no se dan a la tarea de conocer a fondo los aspectos más importantes del matrimonio. Llegan a la luna de miel, con cero conocimientos de sexualidad, o lo que, si saben, lo aprendieron de la pornografía. Este es un terrible inicio para un matrimonio donde habrá amor y respeto. También desconocen acerca de los aspectos físicos que afectan una relación, los aspectos psicológicos, los malos hábitos, e incluso no saben detectar si su cónyuge o futuro cónyuge padece algún problema mental que pueda afectar su matrimonio.

No se dan a la tarea de conocer a fondo, el pasado de su cónyuge y vemos el caso de mujeres casándose con drogadictos, golpeadores y criminales. Y es que ellas estaban tan enamoradas que no pensaron jamás en investigar quien es realmente el hombre que las enamoraba. En fin, la falta de conocimiento amplio sobre todos los aspectos que pudieran afectar a un matrimonio, es una de las causas principales de rompimiento de relaciones.

El modelo de vida anterior

 Causas divorcio suegrosñarlos

Cuando uno de los cónyuges viene de un hogar inestable, derrumbado... tiende a continuar el modelo de vida aprendido. Es decir, el daño causado por sus padres en el hogar tiende a menudo a repetirse. Esto se debe en parte, a que es lo único que esa persona conoce, lo ve como normal. Si este modelo de vida no se corrige, se suele repetir de generación en generación.

 Causas divorcio suegros 2ñarlos

Mantener una buena relación entre suegros y cónyuges es una consecuencia directa del modelo de vida equivocado. La familia política se convierte en un problema, pues a los padres les cuesta a veces entender que no deben entrometerse en la relación de la pareja, y en vez de aconsejar para que no cometan sus mismos errores, por alguna extraña razón hacen lo contrario. Esto pasa con frecuencia cuando no conocen del Señor.

Los amigos

 Causas de divorcioñarlos

Aunque también este punto está relacionado con el modelo de vida anterior, tenemos que tratarlo en un párrafo específico para que quede en claro qué papel juegan “las amistades” una vez que has contraído matrimonio.

Muchos jóvenes de hoy en día, al llegar a la adolescencia ponen en primer lugar a sus amigos, y se olvidan de que están sometidos a sus padres. Al llegar al matrimonio, continúan con la atadura de desear estar siempre divirtiéndose con sus amigos, y se olvidan de su cónyuge. Por años este ha sido un comportamiento “machista”: llega el fin de semana, y algunos hombres hasta se desvelan con sus amigos, pero hoy en día también las jóvenes llegan al matrimonio deseando pasar el fin de semana de fiesta con amigas y eso nunca lleva a una buena relación matrimonial.

Celos e infidelidad
La infidelidad acaba con la confianza mutua. Este es uno de los problemas más difíciles de resolver, pues los celos son una muestra de un alto porcentaje de inseguridad por parte del cónyuge que los padece. Fomentar la confianza es imprescindible en el matrimonio.

La Biblia reconoce dos motivos válidos para una separación: la muerte y la infidelidad o adulterio. Por otro lado, en algunas culturas la infidelidad se ve actualmente, de forma retorcida y machista, como algo normal.

“Pero si el infiel se aparta, apártese: que no es el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso; antes a paz nos llamó Dios” (1Co. 7:15).
 
El dinero

 causa de divoricio dineroñarlos

La mala administración del dinero por parte de uno de los cónyuges es una de las razones de las constantes peleas en el matrimonio. El hecho de que uno de los cónyuges no pueda aportar dinero a la casa es otro grave problema.

Si el matrimonio no aprende a manejar las finanzas, estas manejarán el matrimonio. Comprender que ambos están en el mismo equipo puede ser de gran ayuda. Cuando los dos entienden que forman parte de un mismo equipo es mucho más fácil encontrar soluciones creativas para salir a flote en cualquier situación.

¡Excelente! Ya sabes cómo resolver estas situaciones. Ahora… no tienes excusas.