Un cineasta eternizó con su cámara la vida de una perrita a punto de morir