Mi padre y mis hermanos abusaron sexualmente de mí

2022-06-15

La Biblia habla mucho del pecado. Algunas de estas historias son muy tristes y nos muestran que no hay excusa para una caída. La Biblia dice que todos estamos destituidos de la gloria de Dios y que somos pecadores por naturaleza, lo que significa que tenemos tendencias egoístas y pecaminosas en nuestro interior.

Sin embargo, no tiene que ser así. Para vivir una vida agradable a Dios, debemos aprender a mantener las prioridades correctas en nuestras vidas, cuáles deben ser esas prioridades y las consecuencias de no seguir esas prioridades consistentemente.

Si has estado leyendo tu Biblia últimamente, habrás notado que hay varias historias y versículos que hablan mucho sobre cada uno de estos pecados: la lujuria, la avaricia, la envidia y el orgullo, entre otros ¡Vamos a echar un vistazo a 10 pecados que los creyentes mantienen en secreto y cómo puedes empezar a vivir una vida agradable a Dios hoy!

1. Desobedecer a Dios (el primer mandamiento)

Este es probablemente uno de los pecados más obvios que los creyentes mantienen en secreto. El pecado de la desobediencia a Dios; es un acto de rebelión contra Él.

El pecado comienza cuando desobedecemos a Dios. ¿Por qué alguien haría eso? ¿Por qué no querríamos complacer a Dios? Pecamos cuando no queremos seguirlo.

El pecado es como la desobediencia a un padre. La desobediencia a Dios es como no escuchar a tu padre porque quieres hacer lo que quieres hacer. Y, por supuesto, conocemos el final de la desobediencia: la ira de Dios.

Así que, cuando empieces a notar que haces de la vista gorda a los pecados en tu vida, empieza a llevar un registro. Si te sientes tentado a pecar, saca ese registro y léelo: ¡examínate!

Pónganse a prueba para ver si están en la fe. Examínense a sí mismos. ¿O no se reconocen a ustedes mismos de que Jesucristo está en ustedes, a menos de que en verdad no pasen la prueba? 2 Corintios 13:5

No importa cuánto quiera tu corazón ser como todos los demás y hacer lo que todos los demás hacen, sé diferente. Cuando todos comencemos a mantener un registro aun sea mental, verás que las cosas cambian en tu vida.

2. Manteniendo un control sobre la tentación

La mayoría de los creyentes dicen que son creyentes, pero no siempre actúan como tales. La pregunta es, ¿por qué? Si dices ser creyente, pero no vives como tal, entonces ¿qué eres realmente?

Nadie quiere ser un hipócrita, así que, cuando te sientas tentado por algo que parezca fuera de lugar, no lo ignores. No lo desprecies y digas: "Oh, eso no es gran cosa". No, no es gran cosa. Es un gran problema. No es una cosa pequeña, y no es una cosa grande. Es una cosa enorme, y es un pecado.

La tentación puede venir en todas las formas y tamaños, y usted puede ser tentado a hacer algo que no parece ser algo grande. Tal vez te sientas tentado a copiar en un examen, a romper el toque de queda, a robar dinero de la cartera de tus padres o incluso a gastar todo tu dinero en descargas de música y chocolatinas.

Cuando notes que la tentación empieza a asomarse sobre ti, respira profundamente unas cuantas veces e intenta desterrar la tentación de tu mente. Asegúrate de mantener un código moral coherente en tu vida para no caer en la tentación en primer lugar.

3. Deseo

El deseo es la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida.

El deseo es lo que nos atrae al pecado. Cada vez que tenemos un fuerte deseo de hacer algo no permitido, estamos cruzando la línea.

El deseo de hacer algo no es algo malo en absoluto. Más bien, es la forma en que manejamos ese deseo lo que determina si es algo bueno o malo. Es cuando empezamos a dejarnos llevar por ese deseo cuando empezamos a cometer errores.

Si empiezas a sentir un deseo que te invade, respira profundamente y destierra ese deseo de tu mente. Si estás con alguien mientras sientes ese deseo, no actúes en consecuencia.

Asegúrate de controlar tus deseos para no dejarte llevar por un estilo de vida fuera de lugar, ajeno a tus convicciones.

4. Codicia

Alguien puede estar lleno de pasión y empuje, pero si también es codicioso, puede caer en la trampa de la avaricia.

La codicia es el deseo de conseguir algo demasiado rápido o de obtener más de lo que merecemos.

La avaricia puede ser peligrosa porque puede empujarnos a correr riesgos, como mentir o infringir la ley, para conseguir lo que deseamos. Es importante recordar que la codicia puede nublar nuestro juicio, lo que puede llevarnos a tomar una mala decisión.

También es importante recordar que la avaricia puede llevarnos a ser egoístas y a tratar de conseguir lo que deseamos sin poner a los demás en primer lugar, lo cual es otro peligro que nos puede llevar a pecar.

Si notas que estás empezando a ser codicioso y egoísta en tu vida, destierra esos pensamientos de tu mente. Controla tus deseos para no dejarte llevar por este pecado.

5. Envidia

La envidia es el deseo de tener lo que otro tiene. Es el deseo de conseguir algo que no nos pertenece y que no tiene nada que ver con nosotros. Es un deseo de obtener algo que no merecemos, y es un deseo peligroso porque puede conducir a los celos y rencillas, nos ponen en un lugar peligroso.

La envidia es peligrosa porque puede iniciar un ciclo de celos, que puede llevar a otros deseos dañinos, como la rabia y la ira.

Una vez que se entra en el ciclo de la envidia, es difícil salir de él. Es fácil sentir celos de otras personas, pero es importante recordar que la única persona que puedes controlar eres tú mismo, así que no sientas celos de otras personas.

Si notas que empiezas a sentir celos y envidia en tu vida, destierra esos pensamientos de tu mente y asegúrate de controlar tus deseos para no dejarte llevar por la envidia.

6. La ira

La ira es el deseo más peligroso porque puede conducir a todos los demás pecados. La ira es simplemente el acto de sentir que algo está mal. Es el deseo de golpear o herir a alguien o algo. Es el deseo de vengarse o simplemente de llamar la atención.

La ira puede ser peligrosa porque puede llevarnos a herir a otros aunque no sea nuestra intención y crear una situación de riesgo para nosotros mismos, como una pelea con un amigo o un familiar.

La ira puede llevarnos a todos los demás pecados, como mentir o infringir la ley, y hacernos sentir que algo está mal y que necesitamos vengarnos ya.

Si empiezas a sentir ira, destierra esa emoción de tu corazón y asegúrate de controlar tus deseos para no dejarte llevar por la ira.

7. Orgullo

El orgullo es el mayor pecado de todos. El orgullo es creer que somos mejores que los demás.

Es importante recordar que el orgullo es el más peligroso de los deseos porque puede llevarnos a todos los demás pecados, como la lujuria, la codicia y la envidia.

El orgullo puede hacer que seamos egocéntricos y puede hacer que pensemos menos en los demás. El orgullo también puede hacernos pensar que somos mejores que otras personas, lo cual es peligroso.

Si empiezas a notar que te vuelves orgulloso, destierra ese pensamiento de tu mente y asegúrate de controlar tus deseos para no caer en el orgullo.

8. La rebeldía:

La Biblia describe la historia de Adán y Eva, la pareja perfecta. Se les dio el mandato perfecto de Dios. Se les dijo que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal. Sin embargo, desobedecieron y quisieron experimentar las cosas que Dios les había dicho que no hicieran. Después de hacer esto, culparon a Dios y maldijeron su nombre.

Esta es una historia perfecta porque todos podemos relacionarnos con ella. Todos podemos recordar cómo éramos cuando éramos más jóvenes, cómo éramos curiosos, cómo queríamos experimentar cosas, cómo éramos rebeldes y cómo culpábamos a Dios cuando desobedecíamos.

Muchos creyentes han experimentado la rebeldía o la desobediencia a la autoridad de alguna manera en sus vidas, pero están demasiado avergonzados para hablar de ello o incluso admitirlo a sí mismos.

La rebeldía es el pecado más común que los creyentes esconden. Usted puede salirse con la suya por un tiempo, pero cuando sale a la luz, lo echa todo a perder y usted se sentirá avergonzado y apenado.

9. Falta de Autocontrol:

Este es un pecado común. El autocontrol puede ser algo muy difícil de dominar, pero también es un fruto del Espíritu. Si no tienes este fruto dentro de ti, puedes aprenderlo.

Todos estamos tentados a ceder a nuestros deseos egoístas. Todos somos tentados por cosas que son malas tanto para nosotros como para otros. Estamos tentados a chismear, tentados a ser perezosos, y tentados a gastar dinero tontamente. Sin embargo, debemos ser capaces de permanecer fuertes frente a estas tentaciones.

Los creyentes a menudo son tentados a ceder a sus deseos egoístas más que otros, pero tienen una tendencia a negar el hecho de que incluso tienen esos deseos. A menudo se avergüenzan de admitir que son tentados y que tienen un problema.

10. La mentira:

En la historia de Abraham y Sara, un hombre llamado Abimelec intentó tomar a Sara como esposa. Sin embargo, Sara era la esposa de Abraham, no de Abimelec. Este violó las reglas de la hospitalidad. Pero Abraham le mintió. Esta es la segunda vez que Abraham miente, siendo un profeta.

Este es un ejemplo perfecto de cómo los creyentes pueden cometer terribles errores en las relaciones. Abraham siendo un hombre de Dios, mintió, y Abimelec siendo un hombre del mundo, lo reprendió.

No sé para usted, pero para mí fue algo muy vergonzoso.

11. No mantener la unidad del Espíritu:

Esto ocurre cuando los creyentes se convierten en chismosos y hablan mal de otros creyentes. Incluso pueden llegar a tratar de influir en las decisiones y elecciones de otras personas de una manera que no está permitida.

Cada creyente tiene la habilidad de influenciar a las personas y alejarlas de Dios al hablar de cosas que no están permitidas. Si usted ha estado chismeando, calumniando, tratando de influenciar a la gente de una manera equivocada, o tratando de hablar de cosas que no están permitidas para ser habladas, usted necesita arrepentirse y hacer lo correcto.

12. No estudiar más la palabra:

Esto es cuando los creyentes ya no leen la Biblia constantemente y con frecuencia, sino solo cuando sienten la necesidad de justificar su pecado.

Muchos creyentes tienen una excusa de por qué siguen pecando y no siempre es porque no tienen suficiente tiempo, sino porque simplemente no tienen suficiente deseo de hacer espacio en sus vidas para Dios.

Si usted se encuentra constantemente con poco o ningún deseo de leer la Biblia, orar, hablar con Dios o hacer espacio en su vida para Él, es hora de hacer algunos ajustes. Siempre puedes hacer estos ajustes cuando tomas la decisión de mantener la unidad del Espíritu dentro de ti.

13. Ya no caminar digno de su llamado:

Esto es cuando los creyentes han dejado de caminar de una manera digna de su llamado. Esto puede ser desde la forma de vivir, la forma de vestir, la forma de gastar su dinero, la forma de hablar, etc.

Muchos creyentes han caído en la trampa de hacer cosas que no son dignas de su llamado y a menudo lo hacen de una manera que no es agradable a Dios. Si usted ha estado haciendo algo indigno de su llamado, si está haciendo algo que no le agrada a Dios, es tiempo de corregirlo.

14. No dar más fruto:

Esto es cuando los creyentes ya no dan frutos que agraden a Dios. Muchos creyentes han caído en la trampa de siempre tratar de hacer su propia felicidad, placer y seguridad en esta vida, pero esto no es correcto. La verdadera felicidad y el verdadero gozo viene de saber que somos agradables a Dios.

Si usted ha caído en la trampa de tratar de hacer su propia felicidad, placer y seguridad, pero en lugar de eso está tratando de hacer espacio para Él, usted necesita hacerlo bien.

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.

1 Juan 1:9

Close Ad