Ponen en riesgo sus vidas tras inyectarse aceite