2016-09-25
Existe el momento de trabajar, el momento de resistir los ataques, el momento de acelerar el paso, pero llega también el momento de descansar.

Descanso sublime. Todos anhelamos el momento de recostarnos en nuestro lecho, cerrar los ojos y que nuestra mente se arroje al mar de los sueños, donde nuestro cuerpo descansa y las emociones se recuperan un poco para al siguiente día continuar de nuevo en el sube y baja de la vida.

No es malo estar cansado y mucho menos pecado el desear dormir.

Personajes ilustres en la biblia se cansaron. Todos ellos tuvieron sus momentos de agotamiento, hayan quedado registrados en las escrituras o no, pero como humanos, también les llegó la noche, tuvieron que entregar sus cargas a Dios y confiar en Él para acostarse y dormir en paz. 

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque sólo tú, Señor, me haces estar confiado.
Salmos 4:8

Un personaje ilustre que cayó en un profundo sueño, y era obvio que estaba cansado, fue Jacob. Esa noche Dios se le apareció en sueños y le mostró una escalera que llegaba hasta el cielo por donde subían y bajaban ángeles. Fue una noche gloriosa para Jacob. El dormir le fue de bendición. Dios le mostró su propósito y su destino.

Por alguna razón, Dios nos dejó como mandamiento que descansásemos un día a la semana.

Elías el profeta, fue otro varón ilustre que tuvo que necesitar un poco de “time out” y fue el mismo Dios quien le envió a un ángel para proveerle el alimento necesario previo a su descanso. Después de esto, el profeta pudo continuar su camino con determinación.


No somos superhumanos. Somos personas normales, necesitamos descanso. Tanto emocional como físico. 

en paz me acostare y asimismo dormire  porque solo tu senor me haces estar confiado

¿Cuáles son las situaciones que devoran tu energía?  ¿Pleitos en el hogar? ¿Recibos sin pagar? ¿Un empleo donde eres maltratado y discriminado y hasta mal pagado? ¿Problemas con familiares? ¿Tareas, proyectos que no has podido terminar, y que a veces, ni aun has podido empezar? ¿Asuntos ocultos que no has podido arreglar?

No se puede sostener una visión, ni se puede llegar a una meta cuando cada paso que das añade un kilogramo más a tus espaldas de situaciones y cosas que te cansan aún más, que no te permiten un descanso total, ni en la noche cuando duermes, ni el fin de semana cuando se supone, es tiempo de descansar para dedicarle a Dios una parte de tu tiempo, y si, también de tu energía.

No puedes asimilar las caricias de Dios a tu alma, cuando sientes en tu corazón el peso de las cargas que te agobian, las cuales no has podido arrancar de tu ser para poder realmente descansar y después de recuperar tus fuerzas, con más prontitud puedas caminar a tu meta.

Necesitas descanso. Necesitas sacarte del alma ese tormento que te destruye día con día. 

Vivir preso de pecados, errores y crímenes ocultos es como vivir con un pie adentro del infierno. No puedes sonreír y si lo haces, tu sabes que finges y dentro de ti cantas aquella vieja canción, “payaso”, la cual narra la vida de aquel ser que por fuera ríe y hace a la gente reír, pero por dentro llora lágrimas de sangre.

Es difícil la vida cuando no puedes deshacerte de las cargas que llevas por dentro. Se te enferma el alma, se te acaba al gozo, pierdes la motivación, desaprovechas los momentos más bellos de la vida, le pierdes el respeto a la santidad de la armonía familiar, menosprecias los esfuerzos de los que te aman, precisamente cuando eso hacen, amarte. 

Ellos quieren amarte más y envolverte en ese amor, pero tu estas ajeno, extraviado en tu mente, nervioso por dentro, esperando el día de tu sentencia la cual será leída y ejecutada por el cruel juez que tú mismo has hospedado en tu alma, sigue leyendo, al final de este escrito te diré cuál es el verdadero nombre de ese juez.

Tienes que buscar a Dios este mismo día y no esperar a que llegue el momento “adecuado”. Hoy es el día de salvación para ti. Hoy, Dios quiere darte las fuerzas de un Sansón, para que puedas levantar el peso que llevas colgado en tu alma y tengas la valentía de arrojarlo al vacío y no tengas que volver a ser esclavo de eso nunca más.

No te culpo por estar cansado, no te juzgo por estar desanimado. Todos hemos pasado por eso, pero Dios tiene un mejor plan para ti y muchos hemos aceptado el plan de Dios.

imagenes con reflexiones para el jueves

El descanso que Dios ofrece para tu corazón es algo maravilloso, difícil de explicar, pero solo Dios con su lenguaje de amor puede darte a entender sus dulces palabras que te invitan a entregarle a Él las cargas que te atormentan y a disfrutar la belleza de su paz celestial. 

El tomará tus cargas y te dará otro peso para que lo lleves sobre ti, pero este no es un peso mortal, este peso, es el poder de su gloria, la manifestación de su amor en tu vida.  

Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria. 2 Corintios 4:17

El resultado, después de entregar tus cargas a Jesús y descansar en El, caminarás más rápido, saltarás muros más altos, moverás montañas más pesadas, Dios te usará en maravillas y prodigios los cuales, aún no has visto y jamás habías soñado que Dios te daría la oportunidad de poderlos hacer. 

Pero ahora la vida y el trabajo serán más ligeros, tu carácter y tu manera de pensar, serán apacibles, dulces, pacientes, benignos, pareciéndote día con día mas a tu rey y salvador, a quien con su amor te ha levantado del hoyo de la desesperación, a tu amado amigo, al admirable, tu consejero, tu Dios fuerte, a tu príncipe de paz, Cristo Jesús.

Sabes, cuando te escribo estas palabras se me llenan los ojos de lágrimas, porque siento que su amor por ti me inspira, que su gracia persiste en alcanzarte, darte el descanso, el gozo que te mereces y que ya estas necesitando.

No más tensiones, no más gritos, no más palabras hirientes, no más municiones para lastimar a los que te aman. De tu boca saldrán palabras de amor, de aliento, de ánimo y de edificación. Tu corazón ha sido transformado después de entregarle tus cargas a Jesús.

bendiciones y versiculos en imagenes
Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.  Mateo 11:28-30

El juez cruel que has anidado en tu alma se llama “orgullo”, también le conocemos con el nombre de “ego”. Dos palabras que pueden  muy buenas si son usadas en su significado benigno. Estar “orgulloso” de algo bueno, no es malo, siempre y cuando ese sentimiento no le quite a Jesús su corona de Rey y trate de ponerla sobre tu propia cabeza.

La biblia también le llama “necedad”, la biblia llama al orgullo de muchas maneras, pero siempre será el mismo enemigo, disfrazado de mil formas. Reconócelo, pide a Dios ayuda para sacarlo y tan solo eso, quitará toneladas del peso que llevas encima.

Tu no reinas, Cristo reina, Él es El Rey infinito en poder. Hablando humanamente siempre habrá alguien más talentoso, más bello, más rico, más elocuente y que ejecute su talento o profesión mejor que tú. 

Todo lo bueno que eres y todos los logros humanos que has alcanzado, han sido posibles por la infinita gracia de Dios. El día que nos olvidamos de esto, el orgullo toma el trono de nuestras vidas y tarde o temprano puede traer sentencia de muerte a nuestras almas. 


Lo mejor hoy, es reconocer que estamos cansados y agobiados, que necesitamos entregar el control de nuestra vida a Dios, también cediéndole nuestras ataduras, nuestros secretos, nuestro orgullo.

Oremos…


GRACIAS POR COMPARTIR ESTE PENSAMIENTO EN FACEBOOK


Escrito por Hermes Alberto Carvajal


Continua leyendo mas reflexiones de esta  serie;