Beliefnet
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo Jesús he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Juan 10:10

Uno de los significados de la palabra diablo, es “adversario”, y la biblia enseña que este adversario es aquel que SIEMPRE está obrando en tu contra y maquinando ideas y situaciones para atacarte, ponerte trampas escondidas, atraparte y tratar de vencerte.

Las obras siniestras del enemigo son evidentes, sabemos el resultado de ser vencidos por el mal (nos roba, nos mata, nos destruye), pero las trampas que Él ha diseñado a veces están ocultas y son difíciles de ver a simple vista. 

Por eso tienes que poner en las manos de Dios todo lo que hagas, todos tus planes, todas tus ideas, tus relaciones amistosas, o noviazgo, tu futuro matrimonio, tu carrera o empleo: Todo ponlo en manos de Dios, y pide que siempre Él te muestre si hay algo oculto, algún peligro, alguna amenaza, algún secreto siniestro, algo que tu no puedas ver y que pudiese traer negativas consecuencias para ti en el futuro.


Dice Dios mismo “Mi pueblo perece por falta de conocimiento” Oseas 4:6  

Oseas 4:6

Y eso sigue siendo una verdad hoy en día. No basta con decir que crees en El y dejas todo en sus manos, pero luego te das la vuelta y todo se te olvida y aun ni de Dios mismo te acuerdas. 

Si pones tus cosas en manos de Dios, está bien, puedes tener paz y tranquilidad, pero también tienes que estar en alerta espiritual y pedirle al Espíritu Santo que te capacite con conocimiento, sabiduría sobrenatural para mirar más allá de lo que tus ojos pueden ver.

La biblia nos ensena claramente cómo trabaja en nuestra contra el enemigo de nuestras almas, y a través de la palabra de Dios podemos ver ejemplos y advertencias de trampas mortales que pueden inmovilizarnos. Tienes que saber, y para saber tienes que leer y tienes que convivir con otros cristianos y tienes que buscar a Dios.

El enemigo tal cual como un depredador tras su presa no descansará hasta robarte tus bendiciones, matará tu ánimo y destruirá tu futuro, el de tu familia, y también si tiene la oportunidad tratará de “borrarlos del mapa”. ¿Puede suceder? Si rechazamos a Dios y descuidamos nuestras vidas, menospreciando el conocimiento que podemos obtener de su palabra, si pudiéramos ser atrapados. 

Pero, si estás alertas, no esperes ver a “un diablo” de color rojo, o vestido de “monstruo infernal” que vendrá a atacarte. 

A veces los ataques vendrán disfrazados de cosas que te darán una alegría temporal, y el diablo se vestirá de ángel (o angelita) de luz para hacerte caer.

Si estás atento, y si pones tus asuntos en manos de Dios, Dios puede abrirte los ojos a ese tipo de cosas que parecen bonitas, o que parece que te darán “libertad” momentánea, pero por las cuales tarde o temprano tienes que pagar un alto precio.  

El diablo viene a matar. Cuidado. No viene a atacarte solo para molestarte. No viene a jugar a indios y vaqueros, o a los soldaditos contigo.

El diablo quiere destruirte, hundirte en el infierno, avergonzarte exponerte a ti, a tu familia, y causar dolor a los que te aman, pero, si le crees a Dios, y recibes en tu corazón a Cristo Jesús, y si sometes a Él todo tu ser con todas las fuerzas de tu mente y de tu alma y de tu corazón recibirás de la salud, la victoria, la alegría, la prosperidad, recibirás de Cristo la vida, y vida, mucha, mucha vida, vida eterna en abundancia.

Así que no lo olvides, el diablo viene para destruir. Ofertas atractivas y propuestas fascinantes, pudieran no serlo, y tu vida eterna está en juego. Busca el conocimiento que viene de Dios, y te lo repito: Así serás siempre victorioso.


Escrito por Hermes Alberto Carvajal

GRACIAS POR COMPARTIR ESTE PENSAMIENTO EN FACEBOOK

Continua leyendo mas reflexiones de esta  serie;

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus