Beliefnet
Confía en El Señor de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. Proverbios Capitulo 3, versículos 5 y 6

Le doy gracias a Dios de que te estas llenando de mucho ánimo. Esto es Espíritu Santo. Poder puro, fuerza divina. No es alegría pasajera, porque tú sabes que aun la falta de alegría y las tristezas las puedes vencer en Cristo que te fortalece. 

Pero, claro, ya que te sientes fortalecido no saldrás corriendo a la calle como loco a ejecutar tus propios planes y cualquier cosa que te dé la gana. No… Tienes que buscar a Dios, llenarte de su palabra, buscarlo en silencio, en la mañana, en la noche, en tu auto o en tu bicicleta. En tu recamara, o en tu oficina. 

Esta no es una búsqueda “pública”. No te estoy pidiendo en este momento que vayas a una “reunión de oración”. Bueno, más bien sí, pero esta es una reunión privada entre tú y Dios. Búscale a puerta cerrada, humíllate ante El y lo que pidas en lo privado, EL te lo dará en lo público. 


En su palabra está la clave para vencer. 


Sus dichos son suaves a tu alma, un deleite a tu ser. Inténtalo. Lee su palabra y pídele en tu corazón que te guie a tomar decisiones sabias.


Lo sé, es difícil, sobre todo para personas testarudas como lo he sido yo. No es bueno creer que lo sabemos todo.  No, no lo sabemos todo. Dios lo sabe todo y si sus planes son de bien, y de paz, tengo yo que confiar en sus planes. 

Imagenes con reflexiones
Y cuando leas su palabra aprenderás también como puedes saber diferenciar entre tus decisiones, y las decisiones de Dios. Y esas decisiones enderezaran las veredas que han estado torcidas. 
Alguien que lee esto se siente en una situación desesperada, sientes como que vas a estar llorando por siempre, solo, destrozado y triste para siempre. 

Pero, aunque tu situación se vea negativa y difícil para cualquier lado que volteas a ver, quiero que sepas que Dios tiene un plan más grande para tu vida. 

Ya lo leímos anteriormente, ¿recuerdas? Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28

Sólo sé que muchas veces con el fin de que nos demos cuenta plenamente del plan de Dios para nuestras vidas, Él nos lleva a estar de rodillas, quebrantados, y clamando a Él. 

El hecho de que un ser amado, él o ella, haya renunciado a ti, te haya negado, te ha abandonado tal vez sin explicación y dejando en ti una profunda herida, todo esto que te ha pasado no quiere decir que Dios lo hará. 

Solo porque tus circunstancias no son las mejores en este momento este no es el final de tu historia. Estoy orando para que el favor de Dios sea derramado sobre tu vida y que Él te fortalezca y aumente tu fe. 

Amiga, amigo, ahora no es el momento de rendirse. Dale a Dios tu corazón, y humíllate, deja de hacer lo que te pega la gana y que tus ojos miren solo por sus caminos. 

No voltees a la izquierda, no mires de reojo a la derecha, mira solo hacia adelante, poniéndolo a Él en primer lugar, y verás como las cosas empiezan a cambiar de manera sobrenatural. Dios te bendiga en este día. 

No dejes de visitar mi página para recibir palabras de ánimo todos los días.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus