¿Por qué el amor de Dios es lo más genuino que puedas tener?

2022-09-05

A todo el mundo le gusta hablar de amor. Es una emoción humana universal y sienta bien expresarla y recibirla. Eso es en teoría, sin embargo, cuando observas las acciones de este mundo, ves que tenemos mucho amor, pero no mucho amor genuino.

De hecho, lo que solemos considerar como amor es más bien una versión falsa del amor real. Parece similar en la superficie, pero hay muchas discrepancias que se pueden encontrar si uno presta mucha atención.

¿Cuál es la diferencia entre el amor verdadero y el falso?

El amor es un afecto profundo o un sentimiento de apego cálido. Es una actitud cariñosa hacia los demás. El amor puede demostrarse de muchas maneras, como cuidando o ayudando a alguien, o mostrando paciencia y comprensión en circunstancias difíciles. Sin embargo, hay una diferencia entre el amor verdadero y el falso.

El amor verdadero se refiere al amor que es genuino y real. Es el sentimiento genuino de afecto hacia los demás que no se basa en razones egoístas. Por otro lado, el falso amor se refiere al amor que no es genuino. Es una imitación del amor verdadero que está motivada por razones egoístas. El amor verdadero puede reconocerse porque no se basa en razones de interés, más bien lo reconoces de inmediato porque la otra persona no te está pidiendo nada a cambio.

En otras palabras, el falso amor se basa en razones egoístas disfrazadas de varias maneras. Por ejemplo, puede ser cuando uno intenta ganarse el afecto de otra persona adulándola, haciéndole regalos o favores. Este es un ejemplo de falso amor, porque detrás del regalo o del favor no hay un afecto real o una preocupación por la otra persona. En cambio, el amor verdadero se manifiesta en acciones que buscan realmente beneficiar a la otra persona.

El amor genuino de Dios

El mejor ejemplo de amor verdadero es el amor de Dios. Como sabemos, Dios es amor. Esto significa que el amor de Dios es la expresión más plena y verdadera del amor. El amor de Dios es también el más genuino porque no se basa en las razones que te hemos mencionado, razones puramente egoístas.

El amor de Dios no se basa en lo que hacemos o en lo que le damos. No está motivado por los religiosos, morales o espirituales que seamos. No se basa en lo que nos favorece a nosotros, sino en lo que le conviene a los demás. Es el amor por el que no es querido.

Es decir, es el amor por el pecador que no ama a Dios a cambio. Es el amor por el ingrato y el desagradecido. Es el amor a los rebeldes y desobedientes. Es el amor a los injustos y a los que no son justos. Es el amor por los indefensos y los desesperados. Por eso la Biblia puede decir que el amor de Dios es más fuerte que la muerte.

Así es, muchos otros tipos de amor pueden ser vencidos por la muerte. Sin embargo, el amor de Dios no lo es. No importa lo que pase o lo que hagamos, el amor de Dios siempre está ahí. Es siempre fiel y siempre verdadero.

¿Por qué es tan difícil reconocer el amor de Dios en el mundo actual?

En el mundo en que vivimos hoy, es muy difícil reconocer el amor de Dios. Esto se debe a que el mundo se rige por el falso amor.

El amor que se expresa en el mundo se hace para ganar el favor, recibir regalos, obtener la aprobación o recibir elogios. En muchos casos, también podemos ver que el amor que se expresa en el mundo se hace para evitar cosas como la culpa o la responsabilidad. Este no es el amor genuino de Dios. Es un amor falso que está motivado por razones egoístas. El amor del mundo no es el amor genuino de Dios.

¿Por qué necesitamos conocer el amor de Dios?

Conocer el amor de Dios es la clave para abrir mucho de lo que falta en el mundo. Esto se debe a que el amor del mundo es un amor falso que borra el amor verdadero.

Es decir, cuando respondemos al amor del mundo con amor verdadero, estamos llevando el amor de Dios al mundo. Cuando respondemos al amor del mundo con el amor genuino de Dios, este lava el falso amor. Lava las motivaciones egoístas, esto permite que el amor genuino de Dios brille.

El camino hacia la experiencia del amor de Dios

El único camino hacia la experiencia del amor de Dios es el amor genuino. Esto significa que debemos responder al amor del mundo con amor verdadero. Esto puede hacerse amando a los que no son amables, amando a los pecadores, mostrando paciencia y perdón hacia los ingratos y desagradecidos, y amando a nuestros enemigos.

Amigo, amiga, cuando respondemos al amor del mundo con el amor de Dios, se elimina el falso amor del mundo. Lava las motivaciones egoístas que están detrás del amor del mundo. Lava el espectáculo, la pretensión y las falsas máscaras que hay en el mundo. Cuando esto sucede, podemos experimentar el amor genuino de Dios por nosotros y por el mundo.

Resumen

El amor del mundo es un amor falso. Esto se debe a que está motivado por razones de interés. No es un amor genuino. Cuando respondemos al amor del mundo con el amor de Dios, se elimina el falso amor y obtienes la verdadera felicidad.

De hecho, el amor de una madre refleja el amor de Dios.

¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho,     y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara,     ¡yo no te olvidaré!
Es evidente, pero las investigaciones han demostrado que el amor materno desempeña un papel fundamental en el desarrollo del niño. Según un documento del Programa de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud, los bebés que son separados o abandonados por sus madres se vuelven tristes y deprimidos, a veces hasta el punto de entrar en pánico. Necesitamos de nuestro Padre Celestial para estar plenos y felices. Elimina las motivaciones egoístas que están detrás del amor que ofrece el mundo. Lava el espectáculo, la pretensión y las falsas máscaras que hay en él. Cuando esto sucede, podemos experimentar el amor genuino de Dios por nosotros y por el mundo.
Close Ad