2018-05-10

El aceite de girasol se utiliza comúnmente en la preparación de los alimentos y proporciona una gran cantidad de ácidos grasos esenciales. Usarlo correctamente, en la medida de lo posible sin cocer, es beneficioso para tu salud, pues el aceite de girasol tiene muchos beneficios adicionales. Dentro de esta guía, le diremos algunos de estos.

¿Qué es el aceite de girasol y para qué sirve?

El aceite de girasol es extraído de las semillas de la planta tan famosa por sus flores amarillas, que van girando de acuerdo con la posición de la luz solar. Cuando su aceite se prensa en frío y se consume sin cocinar, podemos aprovechar al máximo sus nutrientes más importantes, como la vitamina E y los ácidos grasos poliinsaturados (algo crucial debido a nuestro organismo, porque no podemos producirlo).

Recuerde que, si este aceite se utiliza para freír bocadillos, pasteles y otros alimentos, renuncias a todos sus beneficios, ya que la alta temperatura de cocción elimina la mayor parte de sus nutrientes. Entre las ventajas del aceite de girasol crudo que podemos destacar son

1. Aumentar la fertilidad
El aceite de girasol ofrece beneficios tanto para los hombres como para las mujeres que tienen problemas de fertilidad. Esto es el resultado del aporte de zinc a su sistema. Si este nutriente se encuentra en grandes cantidades en el sexo masculino, mejora la calidad del semen.


2. Es genial para la piel
Las ventajas de consumir aceite de girasol también se pueden aprovechar externamente. Como resultado de esta gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes protege la piel de los rayos UV y le da un aspecto mucho más juvenil. Además, funciona como un excelente humectante, ya que permite que la dermis mantenga la humedad como resultado del ácido linoleico. Este compuesto favorece la formación de colágeno y elastina que disminuyen los impactos del paso del tiempo.

El aceite de girasol contiene propiedades antibacterianas, disminuye la apariencia del acné, disimula las arrugas y las cicatrices. Además, hidrata y regenera la piel y elimina los radicales libres que dañan la dermis.

3. Regula el sistema nervioso
Las personas que sufren ansiedad, estrés o insomnio deben aumentar la ingesta de ácidos grasos esenciales Omega 6, ya que optimizan el funcionamiento del sistema nervioso. El aceite de girasol lo contiene a una dosis fantástica, por lo tanto, se sugiere usarlo para condimentar las comidas.

Este aceite también contiene otros impactos positivos sobre el sistema nervioso, por ejemplo, retrasa la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la esclerosis múltiple. Además, es una buena idea comer semillas de girasol que ofrecen ácidos grasos Omega 6, vitaminas y magnesio que detienen la pérdida de memoria.

4. Mejora la salud del cabello
Es un excelente acondicionador para cabello rizado, ya que contienen vitamina E, cobre y zinc, el aceite de girasol estimula el crecimiento del cabello. Al aumentar el flujo sanguíneo y proporcionar oxígeno a todo el cuero cabelludo; de esta manera las hebras de tu cabello se desarrollan más rápido y más fuertes y sanas. Si sufre de alopecia, es posible aprovechar este nutritivo aceite de girasol, pues además fortalece las uñas débiles y frágiles.

5. Es un potente antiinflamatorio

Las vitaminas y antioxidantes del aceite de girasol lo convierten en un poderoso antiinflamatorio para combatir dolencias y dolores de huesos y articulaciones, pero también para disminuir las erupciones cutáneas, las alergias y el asma y úlceras en el estómago.

IMPORTANTE: El aceite de girasol podría causar inflamaciones debido al consumo excesivo. Los grados de omega 3 y omega 6 deben mantener una proporción de equilibrio de 3 a 1 (3 de omega 6 y 6 y 1 de omega 3). Si aumentamos el consumo de algunos de estos, sin aumentar el consumo de otro, podríamos romper ese equilibrio.

 


6. Es antioxidante
La cantidad de vitamina E existente en el aceite de girasol es extraordinaria. Lo que muchos no entienden es que esta vitamina tiene propiedades antioxidantes, que ayudan en la eliminación de los radicales libres en nuestro cuerpo, en gran parte dolencias graves como el cáncer. Según estudios, el aceite de girasol previene el cáncer de piel, cáncer de colon, cáncer de útero y cáncer de pulmón.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

- En el matrimonio... no hay garantías mi hijita

- Cómo hacer una limpieza de cutis en casa

Vinagre de manzana para una piel HERMOSA

- Los infartos avisan un mes antes, mira cómo

- Cómo criar hijos seguros de sí mismos

- Señales de que eres un padre tóxico

Una vez que utilizamos el aceite de girasol crudo, por ejemplo, (como los aderezos para ensaladas), proporcionamos las vitaminas del cuerpo humano en el tipo de tocoferoles. Todos estos tienen propiedades antioxidantes y se sugieren para reducir dolencias coronarias y circulatorias como ataques cardíacos y anginas de pecho.

7. Mejora la circulación
Esto es el resultado de la cantidad de ácidos grasos Omega 6 que tiene en su composición. Si llega a su cuerpo no solo mejora la circulación, sino que también interviene en el flujo sanguíneo, la coagulación de la sangre y la regulación de procesos inflamatorios dentro del cuerpo.


Asimismo, el aceite de girasol previene la aparición de la arteriosclerosis, la dislipidemia, ya que reduce el colesterol malo y aumenta el bueno, previniendo las enfermedades coronarias y vasculares y reduciendo la aparición de las venas varicosas.

8. Mantiene huesos fuertes
El aceite de girasol está más lleno de magnesio y cobre, dos componentes importantes dentro de los huesos. Ambos minerales fortalecen la salud ósea para evitar fracturas. Por lo tanto, este aceite se recomienda en personas mayores con mayores probabilidades de caer y para personas que sufren osteoporosis (y, obviamente, para evitar este problema).

El aceite de girasol también mejora la estructura de sus huesos, junto con su contenido de vitamina E que calma el dolor provocado por la artritis.

9. Promueve la creación de células
El aceite de girasol es una excelente fuente de ácido fólico, un elemento importante para crear y fortalecer las células. Es por esto que se sugiere que las mujeres embarazadas agreguen girasol en su dieta diaria, ya que fomenta la formación saludable del tubo neural del embrión; además de permitir la evolución del corazón, el cerebro y la columna vertebral del bebé. Del mismo modo, las madres que tienen hijos prematuros deben consumir aceite de girasol, lo que garantiza la salud del niño que podría sufrir de un sistema inmune débil.

10. Reduce la retención de líquidos
Tanto las semillas como el aceite de girasol están extremadamente llenas de potasio. Este nutriente realiza muchas actividades dentro del cuerpo humano como, por ejemplo, evitar que los líquidos se acumulen, particularmente en las extremidades inferiores y, así, evita los calambres.