Personas famosas que han muerto en lo que va de 2015

2022-09-17
El papel de padre en el hogar es uno que no se cumple fácilmente. Es casi universalmente reconocido como uno de los papeles más importantes en la vida de cualquier persona.

 

Cuando estamos en lo más bajo, son nuestros padres los que nos levantan; cuando estamos perdidos, son nuestros padres los que nos ayudan a encontrar un camino, una salida; y cuando necesitamos a alguien que nos desafíe y anime a ser todo lo que podemos ser, son nuestros padres los que dan un paso adelante.

Para que entendamos la importancia del papel de Dios como Padre Eterno, debemos reconocer primero que no es un creador que preparó el terreno para la humanidad y luego se marchó. Por el contrario, siempre ha estado ahí con nosotros y seguirá estándolo hasta el final de los tiempos. Aquí hay cinco razones por las que entender a Dios como Padre Eterno es importante:

Entendemos que Dios está siempre con nosotros.

Cuando entendemos que el papel de Dios es el de Padre Eterno, comprendemos que siempre estuvo con nosotros. Esto es importante porque nos ayuda a entender que no solo nos conoce, sino que nos amaba. Nos creó y nos conoció íntimamente, más de lo que podemos comprender. Nos amó tanto que envió a su hijo unigénito para que estuviera con nosotros, nos enseñara a vivir y muriera para que pudiéramos volver a él.

Sabía que cometeríamos errores y, sin embargo, siempre estuvo con nosotros. Cuando estamos deprimidos, cuando estamos perdidos, cuando buscamos ayuda, o cuando simplemente necesitamos a alguien con quien hablar: Él siempre está ahí, siempre.

Sabemos que no estamos solos.

Cuando entendemos que Dios es nuestro Padre Eterno, sabemos que está ahí para nosotros. Sabemos que nunca nos dejará ni nos abandonará, aunque pensemos en algunos momentos difíciles que nos ha olvidado, no es así. Sabemos que no estamos solos aunque pensemos que nadie en el mundo se preocupa por nosotros.

Estará allí para amarnos, para cuidarnos, para consolarnos y para apoyarnos. Él estará ahí para nosotros, incluso cuando pensemos que nos ha olvidado. Estará ahí para levantarnos y ayudarnos a ponernos de pie de nuevo.

Sin embargo, aunque el Padre Celestial siempre escucha nuestras oraciones, es posible que no estemos muy conforme con Su respuesta. Es decir, puede que no responda de la manera o en el momento que deseamos. Es importante entender algo, debemos entregar nuestra voluntad a la suya y confiar en que Él sabe lo que es mejor para nosotros. Porque el Padre Celestial nos ama y desea que ganemos conocimiento y mejoremos, Él responderá a nuestras oraciones. Eso no lo dudes.

Sabemos que Dios nunca nos abandonará.

Sabemos que nos ama y que nunca nos dejará. Sabemos que, por muy lejos que vayamos o por mucho que nos desviemos, siempre estará ahí para acogernos en casa y ayudarnos a encontrar el camino de vuelta.

No podemos olvidar que, no importa cuántas veces nos alejemos de él, no importa cuántas veces nos equivoquemos y no importa cuántas veces caigamos. Sabemos que siempre estará ahí para ayudarnos a levantarnos, para perdonarnos y para levantarnos de nuevo. No nos abandonará aunque nos hayamos alejado de él. Estará ahí, siempre, dispuesto a recibirnos de nuevo con los brazos abiertos y un corazón cálido, no importa lo lejos que nos hayamos alejado.

Saber esto nos ayuda a tener esperanza y a perseverar.

Saber esto nos ayuda a tener esperanza y a perseverar. Las promesas de nuestro Dios, nos animan. Por otro lado, Su carácter es un aliciente para confiar y esperar en Él.

El deseo de un individuo de que algo ocurra es lo que da sentido a la esperanza. Cuando tenemos esperanza y se nos niega, nuestro corazón se rompe, pero cuando se cumple, la Biblia dice que produce un "árbol de la vida".

Además, la esperanza puede ayudarnos a triunfar sobre situaciones terribles si nos concentramos en el resultado deseado. Cuando la esperanza desaparece, el sufrimiento es total, por eso, Jesús es nuestra esperanza que nunca falla.

Por la resurrección de Jesucristo, hemos nacido de nuevo, obteniendo una herencia inmerecida, sin mancha y eterna. Nuestra esperanza se basa en la naturaleza de Dios. La fuerza y el poder del creyente para resistir los males del mundo, las tentaciones del diablo y las dificultades de la vida en el cuerpo, provienen de esta esperanza.

Es una esperanza fuerte, ya que se apoya en la bondad y la fuerza de nuestro Padre celestial.

Conclusión

Los padres son el mayor regalo de Dios a la humanidad. Tienen el poder de influir en la vida de sus hijos de manera profunda. También pueden tener un tremendo impacto en su propio futuro y en la vida de sus hijos.

La relación con nuestro Padre Celestial es similar a la de nuestro padre terrenal. Asimismo, si no nos hemos tomado el tiempo de aprender a ser padres de forma eficaz, ahora es el momento de hacerlo. Podemos empezar por desarrollar una relación con nuestros hijos y con nuestro Padre Celestial.

Nuestra fe nos guiará mientras buscamos conocerlo mejor y mientras buscamos desarrollar un vínculo con él que durará por la eternidad. Cuanto más conectados estemos con Dios, más fácil será la crianza de los hijos. Seremos capaces de ser más pacientes, más cariñosos y más solidarios. A medida que nos acerquemos a Él, nos encontraremos más capacitados para ser buenos padres porque esa es precisamente la relación que debes tener con tu padre Dios. eres un buen hijo, y Él te ama.

Close Ad