¡LA CRUEL REALIDAD! De Galán de Novelas a Taxista

2018-05-15

No sé cuántas ranas besó la princesa del cuento de hadas antes de encontrar a su príncipe, pero tengo que admitir que besé muchas ranas antes de encontrar a mi príncipe azul.   

Queremos creer en el cuento de hadas.   

La mayoría de nosotras queremos creer que nuestro "príncipe" está en algún lugar entre todas las ranas que encontramos. Queremos creer que existen "almas gemelas" porque no queremos elegir el compañero equivocado y terminamos como parte del 50% de las parejas casadas que finalmente se divorcian.   

En la versión más popular del cuento de hadas, solo hay una rana que puede transformarse en un príncipe. Aunque es el beso de la princesa el que rompe el hechizo, sus besos no tienen el poder de convertir cualquier rana en un príncipe.    

Solo hay un príncipe apto para ti.   

La vida no es un cuento de hadas; entonces, ¿cómo sabes cuándo has encontrado "el indicado"? En la vida real, no importa cuántas ranas beses o tipos con los que salgas, de repente no se transformarán en el príncipe con el que has soñado. Si el cuento de hadas fuera cierto, entonces sería fácil saber cuándo lo has encontrado.    

Quizás una pregunta mejor es, "¿cómo sabes cuándo has encontrado al "correcto" o al "tipo correcto de persona" para ser tu príncipe? Algunos creen que Dios creó una persona especial, que está destinada a ser su cónyuge y si esperan a Dios, él los unirá a los dos. Otros sienten que Dios no elige a nuestro compañero y que puede haber muchas personas que podrían ser los "correctos" para nosotros. Dios puede traer a muchas personas a nuestras vidas, pero depende de nosotros elegir al compañero correcto en base a los estándares de Dios.   

En cualquiera de las dos vertientes, definitivamente Dios está en control y sabe lo que mejor nos conviene, pero muchas veces, debido a nuestra desesperación, nos encontramos besando sapos y ranas sin discriminación con el fin de ver cuál se convertirá finalmente en ese anhelado “príncipe azul”.   

 
¿Estás esperando al "indicado" o eligiendo el "correcto"?   

Es posible que Dios cree una sola persona para cada uno de nosotros y que su plan implique el unirnos en matrimonio. Sin embargo, ¿qué pasa si ese cónyuge muere y tu decides volver a casarte? ¿Significa esto que el segundo matrimonio estaba fuera de la voluntad de Dios? ¿Significa que esta persona fue la segunda opción de Dios para ti? Hay muchos argumentos en contra de la creencia de que Dios creó a alguien destinado a ser "el único" para nosotros.   

No creo que sea realmente importante si crees en la idea de que haya uno "creado" solo para ti, o si crees que de entre muchos, debes elegir el "correcto". No importa si estás esperando que esa persona especial entre en tu vida o si solo estás tratando de tomar la decisión correcta.   

Por supuesto, sería genial poder encontrar a este príncipe con el menor beso de rana posible, pero a veces nos concentramos tanto en el “perfecto” que pasamos por alto el correcto que Dios pone en nuestro camino.   

Entonces, ¿cómo sabes cuándo es "indicado" o el "compañero correcto"? La respuesta se encuentra donde se encuentran todas las respuestas, en la Palabra de Dios. 

 
¿Qué dice Dios acerca de elegir un compañero? 

 

OTROS ESTÁN LEYENDO

Remedios caseros para combatir los dolores menstruales

Conoce Los Síntomas De La Endometriosis Y Sus Posibles Causas

¿Por qué me duelen los ovarios?

Cómo vencer la timidez

¿A qué le tienes miedo?

18 Momentos De Miedo Que Te Dejarán Impactado

Los 10 peores miedos de la humanidad

 

Incluso si solo hay una persona en todo el mundo que sea perfecta para ti, igual necesitas saber cómo reconocerla. La Palabra de Dios da el estándar para elegir a nuestros amigos y nuestros cónyuges.   

Primero que nada, tu príncipe será creyente. "No te hagas un yugo con los incrédulos". Porque ¿qué tienen en común la justicia y la iniquidad? ¿O qué compañerismo puede tener la luz con la oscuridad?" 2 Cor. 6:14.   

Un príncipe piadoso demostrará los frutos del espíritu. “Pero el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, bondad, bondad, fidelidad, mansedumbre y autocontrol. Contra tales cosas no hay ley" (Gálatas 5: 22-23).   

Tu príncipe debería ser de buen carácter. El libro de Proverbios tiene mucho que decir sobre esto. Elije un compañero que tenga estas cualidades enumeradas en el libro de Proverbios. 

  

  • Honestidad (29:24). 
  • Trabajador (14:23; 12:11). 
  • Autocontrol (16:32). 
  • Habla suavemente (12:18; 15: 1-2 y 4). 
  • Generosidad (14:21; 28:27). 
  • Integridad (4: 24-27; 19: 1). 
  • Perdonador (19:11). 
  • Fiel/confiable (17:17; 29: 3). 
  • Humilde (15:25 y 33; 16: 18-19; 18:12; 29:23). 
  • Controla su temperamento (14:29; 17:27; 29:11). 
  • Teme a Dios y es obediente (13:13; 14:16; 14:26; 16:20).   

Dios nos permite elegir a nuestro compañero, pero Él traerá el correcto a nuestras vidas en el momento correcto. Nótese correcto, no perfecto. Él ha provisto el estándar para elegir amigos piadosos y compañeros piadosos en Su Palabra, así que, si te encuentras besando a muchas ranas y aún no has encontrado a un príncipe, tal vez debas probar elegir basándote en los estándares de carácter de Dios.