Remedio Casero Para Eliminar Los Cálculos Renales En Tan Solo Una Semana

La relación de pareja suele consolidarse con el matrimonio. Cuando una pareja toma la decisión de casarse es porque ha decidido estar juntos toda la vida. Sin embargo, las relaciones, al igual que la vida misma, experimentan cambios continuos. Así que, garantizar que sentiremos hoy lo mismo que mañana en una relación de pareja, no es posible.

Al principio parece que todo va bien. Nos ilusionamos y pensamos que el futuro será maravilloso. Utilizamos frases como " ya encontré mi media naranja ", " al fin encontrado a la persona adecuada"... Sin embargo, puede que estemos esperando demasiado de esta nueva relación. Es posible que nuestras expectativas sean demasiado elevadas.

Nunca debemos perder de vista el hecho de que no podemos tener garantías de que todo vaya a ir como nos lo imaginamos. Por eso, es necesario que tengamos en cuenta algunas cosas.

No hay garantías en una relación, pero te daremos 7 claves para que tengas un matrimonio exitoso

En algún momento toda relación de pareja puede pasar por determinadas dificultades. No hay garantía de que todo va a salir adelante de la manera en que lo has planeado. Recuerda el dicho, " uno planea, Dios dispone".

Pero para que un matrimonio sea exitoso se necesita de mucho, mucho amor. Las relaciones humanas de por sí son muy complicadas, y si añades años a esa relación, y no trabajas para que esa relación prospere, esta terminará enfriándose y, finalmente, se quebrará en mil pedazos.

Así es que, regla número 1: jamás pongas a tu matrimonio en un pedestal.

Es importante no poner a tu relación en un pedestal, pues si un día esta deja de ser "perfecta", y creeme que sucederá, te sentirás tan frustrado o frustrada que no podrás soportarlo.

Es por eso que es preciso que la pareja acepte sus defectos, virtudes y debilidades.

  1. Sé realista, es muy difícil que tu pareja cambie después del matrimonio.

Entiende que si te casaste con una persona que al inicio de la relación te gustaba tal y como era, y te sentías feliz a su lado, ¿por qué te comprometerás a pasar toda una vida con esa persona? Precisamente, para eso es el noviazgo, para que te enteres con lo que tienes que lidiar en un futuro. Ahora bien, si bien es cierto que es casi imposible que una persona cambie después de casarse, por amor a tu pareja, deberías hacer el intento y dejar de hacer las cosas negativas que la irritan. El ser humano debe trascender.

  1. Iniciamos la relación pensando que nuestro amor será eterno. Estamos seguros de que este amor nada ni nadie lo podrá derribar. Pensamos que durará para siempre como los cuentos de hadas.

Sin embargo, con el pasar de los días, meses o años el amor que sentíamos al inicio de la relación, cambia. Ahora ese amor es más calmado, y hasta es posible que los encuentros sexuales hayan disminuido. Es más, cuesta añadir pasión a la relación.

Parece algo loco, pero es muy humano: Un día te levantas ya no sientes más que una amistad por tu pareja. Es comprensible, en los cuentos, novelas o películas no cuentan las vidas de los personajes después del final. Nadie te dice que el amor puede disminuir e incluso desaparecer, hasta que queda reducido al cariño que pudieras sentir por un amigo.

Así es, eso de " hasta que la muerte nos separe " o " siempre te amaré" son imposibles de predecir. Las personas cambian y la vida da tantas vueltas.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus