2018-05-04

¿Por qué es tan difícil hablar de esto? Ahora las personas mayores están viviendo más tiempo y están en mejor estado de salud que nunca. Así que, por supuesto, siguen teniendo relaciones sexuales.

La falta de información sobre la sexualidad en las personas mayores ha llevado a un sin número de estudios.

A menudo, los jóvenes se sorprenden de que las mujeres mayores tengan relaciones sexuales. De hecho, las personas de más de 60 son ahora el grupo de más rápido crecimiento que contrae enfermedades de transmisión sexual, según cifras de agencias gubernamentales. Desde 2002, en el Reino Unido la sífilis se ha triplicado en personas mayores de 65, y el VIH ha subido un 60%.

Gran parte de la ignorancia sobre el sexo y la persona mayor proviene de la resistencia al pensamiento de que personas ansianas, con sus cuerpos deteriorados, están haciendo el amor. Hay un profundo temor cultural al envejecimiento, que glorifica a los jóvenes y desprecia cualquier cosa vieja:  "infraestructura de envejecimiento ", "Industrias en extinción ". Este disgusto tiende a alimentar una percepción de las personas mayores como un grupo homogéneo, lo cual es absurdo, porque tendemos a ser más diversos, más asertivos sobre nuestros gustos y disgustos, a medida que envejecemos.

Por otro lado, si el hombre durante su juventud abusó del alcohol y los cigarrillos, o padece alguna enfermedad crónica como la diabetes o la hipertensión, el deterioro en la salud le pasará factura en el desempeño sexual. Eso es obvio.

¿Si 16 años se considera demasiado joven para el sexo, cuándo se es demasiado viejo? La respuesta sería: "cuando no puedas recordar qué es el sexo". Hay claramente una gran ventaja en ser mayor, la intimidad se beneficia con el tiempo de la falta de niños pequeños y adolescentes andando por la casa.  Los hijos se van del hogar y la mujer queda sola. Esto puede generar una depresión y una pérdida indirecta del deseo sexual.

La menopausia podría ser la única o la causa principal de que el deseo se extinga. La menopausia puede desencadenar una crisis y puede hacer que una mujer caiga en un duelo. Sin embargo, hoy en día tenemos la terapia de reemplazo y otros avances que puede a la ayudar a la mujer a pasar lo más confortablemente posible por esta etapa.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

La ciencia dice que los maridos altos y las esposas bajitas tienen mejores matrimonios

¿Tu pareja ya no te besa? Estos son los motivos

Mató a su pareja para no perder la residencia americana

Guaymas: Mujer se suicida porque pareja aceptó amistad en Facebook

El secreto del amor duradero puede no ser lo que piensas

 

 

Las mujeres durante la menopausia tienen los tejidos vaginales más elásticos y delgados, lo que representa una incomodidad. Así como una reducción de lubricación, lo que no hace placentera la relación.  Sin embargo, ya hay muchas alternativas de lubricación en el mercado.

Según la sexóloga, Nereyda Lacera, "En cuanto a los hombres, las erecciones ya no son tan automáticas como solían ser durante la juventud. Los adultos mayores necesitan más estímulos. Las eyaculaciones se reducen en gran medida. Así como también necesitan más tiempo para recuperarse", y advierte que aunque hayan más dificultades físicas, la vida sexual no debe terminar.

La Directora de cine Nora Ephron dice que el sexo en sus 60s es muy diferente al sexo a sus 20s. El sexo, sin embargo, para la gran mayoría de las personas, se calma en algún momento, aunque no se sabe exactamente cuándo sucede. Otros tienen la intención de continuar hasta el final de sus días, y señalan que, menos frecuente no quiere decir menos intenso.

En conclusión, existen grandes diferencias entre la sexualidad masculina y la femenina. La vida en pareja suele carecer de afectividad y disfrute erótico. No obstante, el sexo no es inexistente en esta etapa de la vida. Las personas, por lo general, creen que los viejitos no tienen deseos sexuales, eso es una mentira. "Así como un viejito estalla en ira, de la misma forma estalla en deseo", afirma José González, psicólogo y autor de una investigación hecha por la Universidad Simón Bolívar.