2024-05-07

Todos tenemos días en los que sentimos mucho miedo. Días enteros en los que nos sentimos confundidos y abrumados por el miedo y la ansiedad. En esos momentos, puede parecer que no hay escapatoria a nuestras preocupaciones; pero Dios promete un futuro muy diferente.

Nuestro amado Padre nos dice que Él se llevará nuestros miedos y los sustituirá por paz y alegría. Incluso cuando no tenemos cabeza para nada más, en medio de nuestras luchas, Dios nos recuerda que Su presencia es suficiente para calmar nuestros corazones y mentes atribulados.

Las promesas divinas de consuelo y paz

Dios no solo promete alejar nuestros miedos, también promete proporcionarnos consuelo en los momentos difíciles. En Isaías 40:1-2, el Señor dirige estas palabras a quienes están afligidos por la tristeza o la desesperación:

“Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios… hablad con ternura a Jerusalén, y gritadle que su guerra ha terminado, que su iniquidad ha sido perdonada; porque ha recibido de la mano del Señor el doble por todos sus pecados”.

Estos versículos nos recuerdan que, aunque estemos luchando en este momento contra viento y marea, Dios nos ayudará a superarlo. Debemos regocijarnos en el hecho de que Él nos ofrece perdón y restauración cuando acudimos a Él con fe.

Además de proporcionarnos consuelo y paz en los momentos difíciles, Dios también nos da esperanza en un futuro mejor. En Apocalipsis 21:4, dice:

“He aquí que yo hago nuevas todas las cosas… y enjugará toda lágrima de sus ojos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto… porque las primeras cosas pasaron". Esto es realmente alentador. Este versículo nos recuerda que, aunque la vida puede ser difícil a veces, Dios ha prometido un mañana más brillante, si confiamos en Él.

Conclusión:

Las promesas de Dios nos dan esperanza cuando nos sentimos abrumados por el miedo o la duda. Nos recuerdan Su presencia reconfortante incluso en los momentos difíciles, y nos aseguran que Él se llevará nuestras lágrimas y las sustituirá por alegría.

Así que, si hoy te sientes desanimado, debes saber que nunca estás solo. ¡Dios siempre está ahí para ti! Permítete descansar en Su presencia mientras te apoyas en Él en busca de fuerza y valor para continuar firmes en esta vida.

 

Mira el siguiente vídeo, ¡Él se llevará tus miedos, créelo!

 

Close Ad