Personas que sufrieron una muerte increíble y violenta

2022-06-30

El tiempo es uno de nuestros recursos más preciado. Lo valoramos mucho porque es lo que nos permite dedicarnos a lo que valoramos, así como cuidar de nosotros mismos y de los demás.

No se puede exagerar la importancia del tiempo, por lo que es importante asegurarse de que se le da prioridad. Cuando no tenemos tiempo para hacer algo, a menudo queremos hacer otra cosa. En lugar de dedicar tiempo a algo que no importa, a menudo elegimos dedicar tiempo a algo que no nos hace sentir bien, pero que no nos edifican.

Las distracciones interminables son una fuente importante de estrés en nuestras vidas. Nuestra mente está constantemente bombardeada con pensamientos de dificultad, problemas que resolver, cosas que hacer, etc. Cuando nuestra mente no está ocupada de manera positiva, a menudo experimentamos estrés.

¿Qué otra mejor forma de pasar el tiempo que con otros creyentes? ¿Cómo puedes aprovechar nuestro tiempo al máximo? Sigue leyendo para saber más:

Aprovecha tu tiempo

Aunque creas que tienes menos tiempo que la mayoría, ¿Cómo lo aprovechas? ¿Qué haces con el tiempo extra que tienes? ¿Cómo sacas tiempo para relacionarte con otros creyentes?

Como creyentes, tenemos la oportunidad de pasar tiempo juntos. Puede que tengas mucho tiempo para sentarte en tu silla y leer la Biblia. Eso es bueno, pero ¿cuándo vas a encontrar tiempo para pasar con otros creyentes de forma regular?

Si está casado, su cónyuge podría estar muy feliz de pasar tiempo contigo en la presencia del Señor. Es posible que tengan la oportunidad de estar juntos durante el día todos los días. Si es así, aprovéchela al máximo.

Si eres soltero, tienes la oportunidad de involucrarte con tu comunidad. Puedes reunirte con otros creyentes en un estudio bíblico o en un grupo comunitario. También podrías participar en un ministerio de alcance en el que ayudes a otros en la comunidad con tareas sencillas, como repartir comida o servir de cuidador a una persona mayor.

Mantente conectado con otros creyentes

Además de aprovechar al máximo tu tiempo, manténgase en contacto con otros creyentes. Haz que sea una prioridad mantenerte en contacto con la gente que cree lo mismo que tú. Pregunte por ahí si hay alguien con quien deba estar en contacto o conversar regularmente. Me refiero a otros creyentes en dificultad.

Mantente también en contacto con tus amigos. Si uno de tus amigos es creyente, pídele que te apunte su número de teléfono para que puedas estar en contacto con él. Mantente también en contacto con tus seres queridos. Mantén el contacto con tus familiares y amigos que no conocen a Cristo.

Comparte a Cristo con los demás

Además de mantenerte conectado con tus hermanos creyentes, comparte tu fe con aquellos que no conozcan al Señor. Hable de su fe con los demás. Deja que ellos sepan cuánto los amas por Cristo.

Predicar a un no creyente puede ser intimidante, pero no tiene por qué serlo. Hay muchas maneras de acercarse a alguien que no es seguidor de Cristo. Puedes empezar con una invitación para que vean lo que  escuchen el plan de salvación o puedes simplemente preguntarles si necesitan que hagas algo por ellos. También puedes intentar hablar de las cosas que son importantes para ti o de tu relación con Jesús y cómo ha transformado tu vida el seguirlo.

Muchos creyentes comentemos el error de dejar de socializar con personas que no comparten nuestras creencias. Cristo vino por las personas que más lo necesitaban. No tiene sentido que solo te concentres en los que ya conocen a Dios.

Por otro lado, ten en cuenta que hablar de tu fe puede ser peligroso en algunas culturas. Hay lugares en los que puede considerarse un insulto hablar de tu fe. Conoce las leyes y costumbres de cada país antes de compartir tu fe con los demás. Lo menos que quieres es herir sus sentimientos. Si tienes problemas para hablar de Jesús, entonces, predica con el ejemplo. Muestra a Cristo en todo lo que hagas. Una acción vale más que mil palabras.

No te quedes sentado esperando por los fines de semana o días festivos

Las vacaciones son bonitas, pero no tienes que esperar a que lleguen para reunirte con tus hermanos en Cristo. Sin embargo, es cierto que puedes aprovechar este tiempo para hacer algunas actividades con otros creyentes que en temporada regular, quizás no podrías hacer.

Por tanto, mientras esperas tus vacaciones y mientras estás de vacaciones debes encontrar a otros creyentes y pasar tiempo con ellos.

Hay una variedad de maneras en que usted puede hacer esto. Puedes ir a un parque local y socializar con otros creyentes, o puedes encontrar un estudio bíblico o un grupo comunitario en línea donde puedas reunirte con otros creyentes y aprender sobre la Biblia.

Establecer relaciones con nuevas personas

Mientras te mantienes conectado con otros creyentes y compartes a Cristo con otros, también establece relaciones con nuevas personas.

Puedes hacer esto uniéndote a clubes en tu universidad, o uniéndote a un club en tu comunidad que implique reunirse con personas de otros trasfondos. Por ejemplo, donde se realicen actividades como construir casas para los necesitados, ayudar a niños con necesidades especiales u otros tipos de actividades benéficas.

Conclusión

La vida es corta. Cada día es un regalo y debemos aprovecharlo al máximo. Asegúrate de mantenerte ocupado con algún tipo de actividad que mantenga tu mente activa y tu corazón centrado en Dios.

Haz tiempo para estar cerca de otros creyentes, mantente conectado y comparte a Cristo con otros. Todas estas cosas te ayudarán a aprovechar al máximo tu tiempo mientras estés aquí.

Hay muchas cosas que puedes hacer para aprovechar al máximo tu tiempo con aquellos que comparten tu fe y con aquellos que aún no conocen a Jesús.

Aprovecha al máximo tu tiempo asegurándote de que te mantienes ocupado con algo que mantenga tu mente activa y tu corazón centrado en Dios.

Close Ad