Película sobre el horror de la clínica de aborto se convierte en éxito de taquilla

En el día a día en que vivimos nos vemos sometidos a una montaña rusa de emociones y por esto, nos encontramos en algún momento de nuestras vidas pensando mucho sobre cómo llevar una vida más saludable al lograr manejar nuestras emociones y reacciones de forma correcta y equilibrada.   

Las emociones pueden tener una influencia importante en la salud física, y es fundamental tratar con eficacia los sentimientos que acompañan los altibajos de la vida diaria. Aquí están 9 pasos que podrán ayudar a manejar nuestras emociones saludablemente.   

1 Usa tus emociones y respuestas corporales para reconocer cuando estás bajo estrés.   

Un pulso acelerado, boca seca, dolor de estómago, músculos tensos o dolor muscular pueden indicar que algo anda mal en tu mundo emocional.   

2 Escribe tus pensamientos y sentimientos sobre lo que te estresa.   

Haz un inventario diario de tus emociones. Al anotar lo que sientes y cuándo lo sientes, podrás lograr identificar patrones de altibajos emocionales. También es importante anotar los pensamientos que van acompañando los sentimientos.  

3 Controla cualquier aspecto asociado al estrés.   

La vida presenta muchas situaciones todos los días, y no debes verlas en términos de blanco y negro: las que puedes controlar contra las que no puedes. Busca los tonos de gris: los elementos que puedes controlar. Cuando sabes lo que sucederá en una situación dada, tu sistema nervioso puede prepararse para manejarlo de forma correcta y más saludable.   

4 No hagas montañas de topos.   

Cuando surgen situaciones difíciles, es importante evaluar cuán malas son realmente antes de entrar en el modo de pánico. Si quieres vivir una vida sin estrés, no te preocupes por cuestiones triviales. Déjalas fluir y ten en cuenta que todo tiene solución. 

 
5 Redefine el problema.   

Tu actitud hacia el estrés puede afectar tu salud más de lo que el estrés en sí mismo puede. Si el problema está fuera de tu control, reconoce eso y redefine el problema para determinar qué partes puedes evitar o manejar y qué partes no.   

6 Desarrolla conductas que te distraigan del estrés.   

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus