Beliefnet

Una bola de fuego gigante, diez veces más brillante que la luna, convierte la noche en día en este espectáculo maravilloso (página 2)

Existe el momento de trabajar, el momento de resistir los ataques, el momento de acelerar el paso, pero llega también el momento de descansar.

Descanso sublime. Todos anhelamos el momento de recostarnos en nuestro lecho, cerrar los ojos y que nuestra mente se arroje al mar de los sueños, donde nuestro cuerpo descansa y las emociones se recuperan un poco para al siguiente día continuar de nuevo en el sube y baja de la vida.

No es malo estar cansado y mucho menos pecado el desear dormir.

Personajes ilustres en la biblia se cansaron. Todos ellos tuvieron sus momentos de agotamiento, hayan quedado registrados en las escrituras o no, pero como humanos, también les llegó la noche, tuvieron que entregar sus cargas a Dios y confiar en Él para acostarse y dormir en paz. 

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque sólo tú, Señor, me haces estar confiado.
Salmos 4:8

Un personaje ilustre que cayó en un profundo sueño, y era obvio que estaba cansado, fue Jacob. Esa noche Dios se le apareció en sueños y le mostró una escalera que llegaba hasta el cielo por donde subían y bajaban ángeles. Fue una noche gloriosa para Jacob. El dormir le fue de bendición. Dios le mostró su propósito y su destino.

Por alguna razón, Dios nos dejó como mandamiento que descansásemos un día a la semana.

Elías el profeta, fue otro varón ilustre que tuvo que necesitar un poco de “time out” y fue el mismo Dios quien le envió a un ángel para proveerle el alimento necesario previo a su descanso. Después de esto, el profeta pudo continuar su camino con determinación.


No somos superhumanos. Somos personas normales, necesitamos descanso. Tanto emocional como físico. 

en paz me acostare y asimismo dormire  porque solo tu senor me haces estar confiado

¿Cuáles son las situaciones que devoran tu energía?  ¿Pleitos en el hogar? ¿Recibos sin pagar? ¿Un empleo donde eres maltratado y discriminado y hasta mal pagado? ¿Problemas con familiares? ¿Tareas, proyectos que no has podido terminar, y que a veces, ni aun has podido empezar? ¿Asuntos ocultos que no has podido arreglar?

No se puede sostener una visión, ni se puede llegar a una meta cuando cada paso que das añade un kilogramo más a tus espaldas de situaciones y cosas que te cansan aún más, que no te permiten un descanso total, ni en la noche cuando duermes, ni el fin de semana cuando se supone, es tiempo de descansar para dedicarle a Dios una parte de tu tiempo, y si, también de tu energía.

No puedes asimilar las caricias de Dios a tu alma, cuando sientes en tu corazón el peso de las cargas que te agobian, las cuales no has podido arrancar de tu ser para poder realmente descansar y después de recuperar tus fuerzas, con más prontitud puedas caminar a tu meta.

Necesitas descanso. Necesitas sacarte del alma ese tormento que te destruye día con día. 

Vivir preso de pecados, errores y crímenes ocultos es como vivir con un pie adentro del infierno. No puedes sonreír y si lo haces, tu sabes que finges y dentro de ti cantas aquella vieja canción, “payaso”, la cual narra la vida de aquel ser que por fuera ríe y hace a la gente reír, pero por dentro llora lágrimas de sangre.

Es difícil la vida cuando no puedes deshacerte de las cargas que llevas por dentro. Se te enferma el alma, se te acaba al gozo, pierdes la motivación, desaprovechas los momentos más bellos de la vida, le pierdes el respeto a la santidad de la armonía familiar, menosprecias los esfuerzos de los que te aman, precisamente cuando eso hacen, amarte. 

Ellos quieren amarte más y envolverte en ese amor, pero tu estas ajeno, extraviado en tu mente, nervioso por dentro, esperando el día de tu sentencia la cual será leída y ejecutada por el cruel juez que tú mismo has hospedado en tu alma, sigue leyendo, al final de este escrito te diré cuál es el verdadero nombre de ese juez.

Tienes que buscar a Dios este mismo día y no esperar a que llegue el momento “adecuado”. Hoy es el día de salvación para ti. Hoy, Dios quiere darte las fuerzas de un Sansón, para que puedas levantar el peso que llevas colgado en tu alma y tengas la valentía de arrojarlo al vacío y no tengas que volver a ser esclavo de eso nunca más.
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus