Comenzó enterrando fetos abortados, pero hoy es padre de más de 100 niños

De tal manera amó Dios al mundo


"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna".

Juan 3:16


Uno de los versos más conocidos y citados del Nuevo Testamento es Juan 3:16. Se dice que ningún otro texto “resume de manera tan clara la relación de Dios con los seres humanos, así como el camino a la salvación”. Por eso no es raro que en algunos países haya quienes muestren pancartas en partidos y espectáculos, pongan letreros en sus autos o pinten grafitis con este versículo. A menudo escuchamos este versículo en los servicios de la iglesia, lo vemos pegado en vallas publicitarias a lo largo de la carretera y ocasionalmente lo notamos escrito en las mejillas de nuestros atletas favoritos. Aunque vemos y escuchamos las palabras que Dios nos dio en Juan 3:16, rara vez nos tomamos el tiempo para reflexionar sobre su significado. 

Otros eruditos están de acuerdo en esta interpretación. "El 'de tal manera' (houtos) es un adverbio de grado que señala la cláusula que sigue y aquí sirve para expresar la idea de infinidad, un amor sin límites, que es completamente adecuado." "La construcción griega…enfatiza la intensidad del amor".

Jesús fue un hombre perfecto, sin pecado, que era a la vez hombre y Dios. Vino a la tierra como un bebé y vivió una vida obediente a Dios el padre. Jesús vivió una vida perfecta, pero su muerte es importante. Murió en la cruz junto con criminales y ni una sola vez se quejó. La gente lo golpeaba, lo escupía y le gritaba blasfemias al hombre perfecto, pero Jesús sabía lo que tenía que hacer.

  


La razón por la cual Jesús murió en la cruz fue para salvarnos de nuestros pecados. Él sabía que no había forma de que pudiéramos alcanzar la salvación o llegar a Dios o al cielo por nosotros mismos, así que vino a abrirnos el camino. Si creemos en Jesús y vivimos nuestra vida amándolo, no pereceremos, sino que tendremos vida eterna.

¡Pero la historia no se detiene allí! Dios no envió a Jesús a morir por unas pocas personas, Él murió para que cualquiera que ponga su fe en Él tenga vida eterna.

Si te detienes a considerar todo lo que Dios ha hecho por ti y por la humanidad como un todo, está claro que ya ha hecho mucho. Tenemos vida, inteligencia, una medida de salud y los medios necesarios para mantener la vida. Más que eso, el regalo de Dios es el RESCATE a través de Jesús, que murió por nosotros, puede significar aún mayores bendiciones, cuando entendemos y razonamos bien a Juan 3:16.

¡Ahora, comparte esta historia y habla de Jesús y de lo que ha hecho por nosotros! Ve y haz discípulos, ¡Dios te bendiga!

OTROS ESTÁN LEYENDO:
Lindo gatito salva bebé abandonado a punto de congelarse. Comenzó a maullar en busca de ayuda
Conoce a Isaiah Acosta, un joven sin mandíbula que se ha convertido en rapero
Dios, míranos con tus ojos de amor y misericordia (dios miranos con tus ojos de amor y misericordia)
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus