Nina de 13 se suicida y deja una carta aclarando los motivos de su fatal decision

Metástasis, una palabra fuerte que provoca pánico entre los pacientes que luchan contra el cáncer, golpeando también a amigos y familiares que atraviesan este proceso. Además, el 90% de las muertes por cáncer ocurren cuando ésta se ha producido.

La metástasis se produce cuando algunas células del tumor se desprenden y viajan hacia otras partes del cuerpo. Ahora la ciencia está más cerca de comprender este proceso, al menos, en sus comienzos.

Salvador Aznar, el científico que lidera esta investigación en el IRB de Barcelona, publicó en la revista Nature un estudio en el que explica cómo funciona una proteína crucial para que las células tumorales puede iniciar la metástasis. El descubrimiento de esta proteína llamada CD36 podría traer esperanzas, mejorando el diagnóstico, revolucionar los tratamientos y hasta modificar el modo en el que nos alimentamos.

Aznar es especialista en un tipo de células madres presentes en los tumores cancerígenos y cuyo papel principal es potenciar su desarrollo y crecimiento. Mientras estudiaba el comportamiento celular de un cáncer oral humano, el científico encontró subpoblaciones similares a las células de la metástasis que su dividían. Estas células mostraban un metabolismo muy alto de las grasas. Esto llamó la atención de los científicos.

LEE TAMBIÉN:

-La ciencia confirma que madrugar es perjudicial para la salud

 

La proteína CD36 está presente en diferentes tipos de cáncer como el cáncer de mama luminal, carcinoma de ovario, vejiga y pulmón. Pero lo más importante, cuando los investigadores agregaron CD36 a las células tumorales que no producen metástasis, estas comenzaron a hacerlo.

¿Podría una dieta rica en grasas provocar más metástasis?

Los científicos alimentaron a las ratas con una dieta 15% más rica en grasas, y el 80% de ellos desarrollo metástasis de mayor tamaño. Los ratones inoculados con células tumorales que continuaron una dieta normal presentaron metástasis en un 30%. Por lo que la dieta sí puede intervenir. El ácido palmítico, un ácido graso presente en muchas de las comidas procesadas, demostró ser el mayor inductor de metástasis.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

-MIEL Y CANELA curan el colesterol, la artritis, cáncer, vesícula, ayuda a perder peso, el sistema inmune y otras 12 enfermedades más

 

El laboratorio ya ha solicitado una patente de los resultados e iniciaron una colaboración con una empresa inglesa especializada en el desarrollo de anticuerpos para uso clínico, la MRC Technology. Estos serán probados en humanos y, si el resultado es positivo, dentro de unos 5 o 10 años podrían estar disponibles.

Mientras tanto, “Tal vez sea algo tan simple como modificar la dieta de los pacientes con tumores. Es algo que deberíamos explorar porque el coste para el sistema sanitario sería bajísimo”, explica Aznar.

Ese, precisamente es el problema "costos sanitarios bajos", es muy difícil conseguir financiación para un estudio que no está relacionado a un fármaco, sino a un simple cambio en nuestra dieta.

 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus