10 Criaturas Ancestrales Que Tienen Millones De Años

Si sientes un celo extraño porque tú no estás tan capacitado, yo te diría que le pidas a Dios que te quite cualquier complejo de inferioridad y te conviertas en la persona que más impulsa y anima al cónyuge a salir adelante en su profesión. 

Espero que no seas el típico esposo o esposa que le pide a su pareja que renuncie a su profesión como “prueba” de amor.

Aquí sacare algo del corazón. Conozco a una dama que tenía un bellísimo, grande y bendecido ministerio. Pero su marido, quien no tenía ningún talento, o más bien, no tenía la valentía de desarrollar sus talentos, porque todos los tenemos, su marido le pidió a ella que dejara su ministerio y se dedicara a su familia.

Ella aceptó, y la iglesia cristiana en el mundo (todos los que hemos creído en Cristo) perdió a una excelente mujer, una de las mejores cantantes del mundo.

Tal vez estoy criticando algo que era decisión de ellos personalmente, pero es que el ego y el complejo de inferioridad de ese hombre es tan evidente.

Recientemente han empezado a “aceptar invitaciones” a cantar, pero eso sí, con la condición de que sea el, el invitado especial a “dar una conferencia” y “la cantante” como dice el, esté en segundo lugar. 

Él quiere tener su foto prominente y grande en los posters, y su esposa, que solo se mencione en texto, sin foto. El problema es que él es un pésimo conferencista y todos lo sabemos, pero nadie ha tenido la valentía de decírselo. 

El egoísmo de ese hombre le arrebato una bendición a la iglesia en el mundo. Delante de Dios el dará cuentas por lo negligente que fue al menospreciar el ministerio de su mujer.

Perdón por el comentario, pero espero que tu no seas así y no hagas lo que hizo el, más bien apoya a tu cónyuge en sus sueños, aun si son diferentes a los tuyos. Si los sueños de ambos interfieren en su relación matrimonial, entonces es tiempo de hablar entre ustedes.


Siete maneras de dar prioridad a tu cónyuge

-- Nunca haga por su pareja cosas que el o ella deben hacer por si mismos.


La mejor manera de ayudar a crecer a su pareja es alentarla a manejar sus propios desafíos de la vida. Usted puede apoyar a su pareja emocionalmente, pero no te puedes meter tanto en problemas que ella tiene que resolver. 

Por ejemplo, si ella tiene que cortar una relación toxica con algún familiar, o con alguna amiga, o, porque no, con algún atrevido bribón que se esté pasando de la línea de amistad y esté tratando de coquetear con tu mujer, la persona indicada para ponerle el alto es ella, no tú, digo, a menos que el bribón haya entrado por la fuerza a tu hogar).

Si tú te metes en esas situaciones, en realidad, te ves cobarde y manipulador, controlador y manifiestas un carácter ruin y mezquino, inmaduro e infantil.

Las mujeres se cansan de que las estén controlando, los hombres también, pero por lo general somos los hombres quienes a veces nos sentimos inseguros con las decisiones que tiene que tomar nuestra pareja, y queremos meternos a “ayudar”.

Recuerdo una ocasión a una pareja, donde el varón decidió renunciar al trabajo, pero el día que lo haría, se presentó su esposa antes que él, y ella fue quien presentó la renuncia. U otra ocasión, de la misma pareja, donde el hombre se metió en problemas en el trabajo, y el jefe quería hablar con él, pero ella exigió, de vida o muerte, estar presente en esa reunión la cual termino muy mal.

Y luego esta esposa se queja de que su marido no es lo suficientemente hombre para otras cositas en el matrimonio. ¿Porque será?

con el patas de lana no, con tu conyuhe

-- Una lección aprendida

Aprende de las lecciones de otras parejas. Si un matrimonio que tú conoces están pasando por dificultades, observa las razones y los porqués, los cuales curiosamente a veces son tan evidentes para nosotros, pero no para ellos.

Parece que cuando nos sumergimos en la relación matrimonial, nos amamos tanto, nos compenetramos tanto, que perdemos nuestra identidad, pero a veces también nos segamos para ver los errores que estamos cometiendo el uno contra el otro, como pareja. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus