¡MILAGRO!Bebé resucita tres horas después de su muerte

2016-05-12



Vibra tu alma,

Se estremece cuando escuchas mis palabras,

Y tus ojos se abren con asombro cuando lees este mensaje:

Tu pan, tu fortaleza, que nuestro hermoso Dios

Te envía en este día. 

 

Vibra tu alma y palpita al ritmo de la música del cielo,

Se conmueve tu ser con el violín que llora, con el piano que adora,

Con los sonidos de viento que elevando una  gloriosa melodía,

Te ponen a tono con el poderoso creador del Universo. 

 

Vibra tu alma cuando te das cuenta,

Que este mensaje fue escrito en especial para esa persona,

Que en los últimos días se ha sentido triste,

Porque pensó que Dios la había dejado sola,

Pero no es así, ¿Escuchaste?

Dios hizo que las ramas de los árboles cantaran,

Que se mecieran y danzaran. 

 

En tu camino, vino Dios mismo y lo adornó con flores,

El cielo aún más azul que nunca esperaba que tu mirada levantaras,

Que te detuvieras un minuto en tu andar y disfrutaras,

Porque el propósito de Dios era hacer vibrar tu alma;

Despertarte, darle una chispa a tu vida para que se fuera el desaliento.

Y que tú sintiendo en tu piel  las voces bellas de  los ángeles que cantan,

Pudieras en tu espíritu entender que Dios no te ha abandonado;

Y más bien, si te parece que Él  ha callado, fue para darte la oportunidad

De que en silencio pudieras sumergirte en su magistral sinfonía y escucharas,

Que la creación  está adorando  al rey del Cielo y al mismo tiempo

Te canta, te arrulla: recordándote LO MUCHO QUE EL TE AMA. 

 

Y cuando tus lágrimas escondidas decidan salir

Y jueguen  a construir ríos de gozo en tus mejillas,

De alegría se llenará tu vida y paz habrá en tu mente.

No temas, Dios está aquí, con su dulzura, con su amor.

Ese amor divino, por el cual VIBRA TU ALMA.

 


TE PUEDE INTERESAR: 

-           ¿Cuál ha sido el peor momento de tu vida?

-           Abre tus brazos a la vida                        

-           Cobijado por mi amor

-           Mujer levántate                                          

-           ¿A quién más iremos?

-           Un abrazo de amor y consuelo              

-           Yo soy el Yo Soy

-           Celebremos a Cristo como niños