18 Cruces de animales tan extraños que no podrás creer que realmente existen (página 2)

2018-05-03

Pitumarca, Perú  - Los turistas se quedan boquiabiertos mientras ascienden durante 2 horas hasta la cima en los Andes peruanos que se encuentra a 164,04 pies (5,000 metros) de altura sobre el nivel del mar. 

Al llegar, están muertos de cansancio, pero asombrados por la belleza mágica desplegada ante ellos.

Rayas color turquesa, doradas y mantos de lavanda lo que se ha convertido en la llamada "Montaña del Arcoiris" (Rainbow Mountain), una formación de sedimentos multicolores que se depositaron hace millones de años y se elevaron cuando las placas tectónicas chocaron. Tan solo hace unos cinco años que la maravilla natural fue descubierta, y hoy es un floreciente punto turístico mochilero de Perú.

"Lo ves en las películas y piensas que está arreglado con Photoshop, pero es cierto, es real", dijo Lukas Lynen, un turista de 18 años de México.

La Montaña Arcoiris atrae a alrededor de 1,000 turistas cada día, ha proporcionado una sacudida financiera muy necesaria a esta región distante, poblada por pastores de alpacas. Ambientalistas temen que los turistas puedan arruinar el paisaje atesorado, pues ya es codiciado por las empresas mineras globales.

"Desde el punto de vista ambiental, están matando al ganso que pone los huevos de oro", dijo Dina Farfán, una bióloga peruana que ha investigado la vida silvestre en peligro en la región, solo a un par de horas de las ruinas incas de Machu Picchu.

Como evidencia, apunta a una ruta de tierra de 2,5 millas (4 kilómetros), la cual es recorrida por los visitantes para lograr llegar a la montaña. Se puede apreciar que se ha erosionado gravemente en los últimos 18 meses, dejando cicatrices en el paisaje que de otro modo sería prístino. Un humedal, una vez popular entre los patos migratorios también se ha convertido en un estacionamiento del tamaño de cinco campos de fútbol que coincide cada mañana con furgonetas de personas, en gran parte estadounidenses y europeos.

Asimismo, existen peligros mucho más severos...

Camino Minerals Corp., una empresa minera con sede en Canadá, ha solicitado los derechos mineros en la región rica en minerales que tiene la montaña. La compañía no responde el llamado de los medios para comentar sobre sus objetivos.
Sin embargo, la avalancha de turistas ha significado empleos y dinero difícil de conseguir para la comunidad indígena Pampachiri, que ha luchado con altos niveles de alcoholismo, desnutrición y la disminución de los costos de la lana obtenida de sus preciadas alpacas. Varios han abandonado ya la vida nómada por trabajos peligrosos de extracción de oro en el Amazonas.

Ahora cobran a los turistas $ 3 por persona para ingresar a su propiedad ancestral, lo que le genera a la comunidad aproximadamente $ 400,000 al año. Una pequeña fortuna que ha desencadenado un conflicto tributario con una municipalidad empobrecida y vecina que no ha sido beneficiada con los ingresos inesperados.

El aumento en los turistas incluye el deber de convertirse en buenos administradores de su entorno y sus nuevos huéspedes, y el pionero de la comunidad de Pampachiri, Gabino Huaman, admite que no está seguro de estar preparado para manejarlo por completo.

"No entendemos una frase en inglés", explicó. "Tampoco sabemos de primeros auxilios".
Independientemente de los desafíos, aproximadamente 500 aldeanos han regresado en los últimos años para llevar a cabo su comercio ancestral de transporte de mercancías a través de los Andes. La diferencia es que hoy están transportando turistas.

 

"Es una bendición", declaró Isaac Quispe, de 25 años, quien renunció a su trabajo en la mina de oro después de que la mitad de sus compañeros de campo fueron asesinados. Regresó a su casa y compró un caballo el año pasado, al que le ha ganado 5,200 por llevar a los turistas.

Los improvisados guías turísticos se visten con ropa de lana vibrante y sombreros convencionales de ala ancha para dirigir a los caballos.

Farfán, la bióloga, dijo que espera que el Pampachiri pueda aprender a realizar otros trabajos de turismo renovable en Perú.

Había sido el logro de uno de estos proyectos, en la cercana ciudad de Chillca, que puso a la Montaña Arcoíris en el mapa.

 

OTROS ESTÁN LEYENDO:

Nunca hay garantías en una relación de pareja, pero te daremos 7 claves para un matrimonio exitoso.

¿Sabes cuál es el mejor ejercicio para prevenir infartos?

7 remedios caseros naturales para la piel seca.

Mitos y verdades sobre el acné y las espinillas

Hábitos diarios que ayudan a reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama.

Alimentos y suplementos que no pueden faltar en la dieta vegana


Durante gran parte de la última década, un grupo de pastores llevaron silenciosamente pequeños grupos de visitantes a la montaña como parte de una caminata de cinco días a través del glaciar Ausangate. A medida que pasa el tiempo, también debido a las magníficas fotos publicadas en las redes sociales, el secreto salió a la luz.

Ahora los pastores de todos los Chillca manejan cuatro logias hechas de madera de eucalipto, cada una con capacidad para 16 turistas. Solo se encienden con velas, pero tienen agua tibia.

Los huéspedes que llegan reciben zapatos fabricados con lana de alpaca y cuero. Al amanecer, el guardaparques Orlando García despierta suavemente a sus invitados con una canción de amor interpretada en quechua.

"Constantemente necesitas imaginarte lo que el cliente necesita y cuidarlo bien para que no pierdas la sonrisa", dice García. "Necesitamos que sientan la mayor comodidad a casi 16,404 pies de altura".