Reflexión y palabra de Dios para este miércoles

El presidente Trump, en medio de informes de que la procesión había crecido en tamaño a unas 4.000 personas, advirtió el jueves a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos que "CERRARÁN NUESTRA FRONTERA SUR" con México, si las autoridades no detienen pronto el empuje hacia el norte de una caravana masiva de migrantes.

La última amenaza de Trump contra la caravana, que se originó en Honduras y se dirige a Estados Unidos en un intento por escapar de la pobreza y la violencia generalizadas, llega cuando el secretario de Estado Mike Pompeo se dirige a América Central para discutir el tema.

"Estoy viendo al Partido Demócrata (porque quieren Fronteras Abiertas y leyes débiles existentes) asaltar a nuestro país por Guatemala, Honduras y El Salvador de entrar a México a los EE. UU; y cuyos líderes están haciendo poco para detener este gran flujo de personas, incluyendo mucho criminales, ", dijo Trump en Twitter el jueves por la mañana.

Agregó: "Además de detener todos los pagos a estos países, que parecen no tener casi ningún control sobre su población, debo, en los términos más fuertes, pedirle a México que detenga este ataque - y si no puede hacerlo, llamaré a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos para que CIERREN NUESTRA FRONTERA DEL SUR".

La caravana, que hasta el jueves por la mañana se estimaba que contenía alrededor de 4,000 personas, está avanzando persistentemente hacia la frontera México-Guatemala, donde los funcionarios mexicanos han enviado 500 agentes de la policía federal adicionales antes de la llegada de la procesión, reportó NBC News, citando documentos del gobierno de los Estados Unidos.

México ha dicho que cualquier persona con documentos de viaje y la visa correcta se le permitirá pasar, y algunos otros en el grupo pueden solicitar el estatus de refugiado. Pero los funcionarios también advirtieron que aquellos que intentan cruzar de manera "irregular" podrían ser detenidos y deportados, según Associated Press.

La AP agregó que ninguno de los migrantes con los que hablaron con los reporteros llevaba pasaportes, lo que asegura un enfrentamiento de alto riesgo con los funcionarios de la frontera mexicana en los próximos días.

Youtube

Un miembro de la caravana, Henry Tejeda, dijo a AP que dejó a su esposa y a sus cuatro hijos para unirse al grupo debido a la creciente violencia en Honduras, donde dijo que su madre fue asesinada hace cuatro años y su hermano fue baleado.

"Llevo los documentos para probar que no estoy mintiendo", dijo Tejeda. "Quiero buscar asilo político [en los EE. UU.] y ayudar a mi familia".

El viajero Pompeo, que acaba de salir de una excursión de alto nivel por Oriente Medio durante la cual se reunió con líderes de Arabia Saudita y Turquía en relación con la desaparición del activista Jamal Khashoggi, tiene previsto viajar a la Ciudad de Panamá el jueves y a la Ciudad de México el viernes.

Se reunirá con los presidentes de ambos países para "discutir nuestros actuales esfuerzos de cooperación en materia de seguridad para interrumpir el movimiento ilícito de dinero en efectivo, armas y drogas a través de nuestra frontera común, así como la cuestión de detener la inmigración ilegal y fortalecer la rendición de cuentas por corrupción y abusos contra los derechos humanos, y llevar a los miembros de las organizaciones criminales transnacionales ante la justicia", dijo un alto funcionario del Departamento de Estado.

La caravana de migrantes también será un tema de discusión "prominente", dijo el funcionario.

"Ciertamente es un tema que hemos visto como un desafío compartido y continuamos trabajando estrechamente con los países de la región para abordar las condiciones económicas, de seguridad y de gobierno subyacentes que han impulsado la inmigración ilegal a Estados Unidos", agregó el funcionario.

Desde 2015, el gobierno de Estados Unidos ha enviado más de 2.600 millones de dólares en ayuda exterior a los países del Triángulo Norte de Guatemala, Honduras y El Salvador. Trump ha amenazado repetidamente con cortar esa ayuda si la migración masiva continúa.

La caravana partió el viernes pasado de San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande de Honduras y uno de los lugares más peligrosos del mundo a juzgar por la tasa de homicidios. Al principio, el grupo estaba formado por unas 160 personas, según una estimación de la AP.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus