2020-07-25

"¿Qué es la Intervención Divina en la Biblia?" es una pregunta que se ha hecho muchas veces en las iglesias y en las comunidades más grandes de creyentes que están familiarizados con las enseñanzas de la Biblia. En este artículo, aprenderás algunos ejemplos de Intervención Divina que se encuentran en las Escrituras.

La Intervención Divina puede ocurrir en cualquier momento, porque DIOS lo sabe todo, te conoce y, si le confías tu vida, Él podrá intervenir según sus planes. Podrás ver su maravillosa mano obrar de manera sobrenatural.

La Biblia habla de Dios ayudando a Abraham en su momento de necesidad. Hay varios relatos de Abraham recibiendo ayuda de Dios.
Otras historias como la de El Mar Rojo abriéndose en dos para que el pueblo de Israel pasara través de él son intervenciones divinas que muestran la gloria de nuestro Dios.

Historias de la intervención de Dios en la vida de las personas en el Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento vemos muchas historias de personas que buscan la ayuda de Dios, y muchas veces, Dios ayuda a estas personas. Sin embargo, no siempre las personas que buscan a Dios por ayuda son las que la reciben una respuesta divina. Hay algunas historias sorprendentes de personas que reciben ayuda divina por medio de otros.

Es importante recordar que Dios está en todas partes. Él puede ayudarte cuando lo necesites, y puede ayudarte a recibir ayuda de alguien más. La Biblia está llena de historias de personas que pudieron recibir el favor de Dios. ¡Tú también puedes recibir Su ayuda!
 
"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28).

Relatos bíblicos en los que Dios intervino con poder

Una de las intervenciones divinas que más me impactaron cuando niño fue la historia de Daniel. Ver cómo Dios cuidó a Daniel, Ananías, Misael y Azarías (Sadrac, Mesac y Abed-nego) del fuego. Ellos no adoraron la estatua de oro porque tenían claro quién era el verdadero Dios, por lo que fueron arrojados a un horno de fuego.

Para sorpresa de todos, aunque el horno en esa ocasión estaba siete veces más caliente que de costumbre, ni un solo de sus cabellos, ni sus ropas, ni su piel, nada se quemó. De hecho, estoy seguro de que ni siquiera sintieron el calor. Tú también puedes vivir una experiencia tan extraordinaria como esta porque Dios puede hacerlo posible.

Asimismo, en una segunda intervención divina en la vida de Daniel podemos ver cómo Dios libró de la muerte en el foso de los leones. Aun cuando se orquestó una trampa contra él, para sorpresa de todos, Daniel no sufrió daño alguno. Fue entonces que el rey Nabucodonosor se dio cuenta de que el Dios de Daniel era real.
La viuda y el aceite
 
En 2 Reyes: 4 podemos ver otro sorprendente relato, el de la Viuda y el aceite.

Esta viuda tenía muchos problemas económicos y para colmo de males iba a perder también a sus dos hijos, pues servirían como siervos para poder saldar su deuda con el acreedor. Eliseo le pidió que le dijera qué tenía en casa, a lo que ella contestó que tan solo una vasija de aceite.

Él le dijo que buscara muchas vasijas prestadas entre sus vecinos, luego ella obedeció las instrucciones de Eliseo y cuando todas las vasijas estuvieron llenas pudo vender el aceite y pagar su deuda a los acreedores. Pero no solo eso, también pudo vivir con el aceite que quedó. Esto verdaderamente fue algo sobrenatural.

¿Necesitas más? Salomón, por ejemplo, pidió sabiduría y Dios lo hizo el hombre más sabio y rico de la tierra. Lo curioso es que el mismo Salomón no pidió ni riqueza, ni bienes, ni gloria, pidió ser sabio y Dios le escuchó e intervino porque tenía planes extraordinarios con él.

 


 
Los milagros y prodigios de nuestro Señor Jesucristo

Cómo no reconocer Su poderío cuando detuvo la tempestad. Las olas eran tan enormes que cubrían la barca, pero Jesús dormía. Asustados, sus discípulos lo despertaron y le dijeron: "¡Señor, sálvanos, que perecemos! (Mr. 4.35-41; Lc. 8.22-25).

Aunque el Mar de Galilea es pequeño, con apenas 20 kilómetros de Norte a Sur, la formación de valles y barrancos al Oeste hace que cuando el frío viento sopla se creen olas salvajes. De hecho, estas tormentas en el Mar de Galilea se producen repentina y violentamente.  

Pero lo que aquí te queremos decir es que Jesús pudo calmar ese mar rugiente hace 2000 años y puede hacerlo ahora. Él puede calmar tu tempestad, sea cual sea, Dios puede poner orden en tu vida. Él puede ordenar tus pasos, ya sea tu situación en el trabajo, en tu casa, alguna enfermedad ¡TODO!

Jesús levantó niños de la muerte

Jesús resucitó a la hija de Jairo, resucitó al hijo de una viuda en Naín. Él tiene poder sobre la muerte, ¿por qué no lo dejas actuar en tu vida? Él puede darte una vida nueva, llena de paz, de esa paz que sobrepasa todo entendimiento. 

Otros milagros de Jesús

Otros milagros incluyen la sanación de leprosos, levantó paralíticos y muchas otras demostraciones de su gran misericordia y amor por ti y por mí.

Jesús hizo muchos milagros cuando estuvo presente como hombre aquí en la tierra. Hemos visto sus asombrosos relatos en la Biblia: curó ciegos, sordos, mudos, inválidos, leprosos, etc. Te invito a tener una relación personal con él para que, por ti mismo o por ti misma seas testigo de la intervención divina en tu vida.