Celebridades que olvidaste o no te diste cuenta de que murieron

2018-03-14

Este síndrome es más común de lo que crees...

El síndrome de ovario poliquístico, también se conoce como síndrome de Stein-Leventhal, es un desorden del sistema endocrino que afecta a las mujeres en sus años reproductivos donde se desarrollan pequeños sacos llenos de líquido en los ovarios. 

Los síntomas presentan cambios en el ciclo menstrual y exceso de crecimiento del cabello. Si no se trata, puede provocar infertilidad y otras complicaciones. La causa exacta se desconoce. 

La pérdida de peso también puede reducir el riesgo para la salud asociados, como resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, altos niveles de colesterol, enfermedades del corazón y presión arterial alta. 

En este artículo se analiza las causas, los síntomas, diagnóstico y el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico. 

El síndrome de ovario poliquístico: 

El síndrome de ovario poliquístico es una de los trastornos endocrinos hormonales más comunes que afecta del 8-20 por ciento de las mujeres, muchas de las cuales no son diagnosticados. 

Cerca de la mitad de las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos desarrollan diabetes tipo 2 antes de 40 años.  Alrededor del 70 por ciento de los problemas de fertilidad ovulatoria ha sido asociada con el síndrome de ovario poliquísticos.  

Remedios naturales con el yogur para una piel radiante

¿Qué es el síndrome de ovario poliquístico? 

La mayoría de las mujeres con síndrome de ovario poliquístico se desarrollan varios quistes pequeños, o sacos llenos de líquido, en los ovarios. Los quistes no son peligrosos, pero pueden llevar a un trastorno en los niveles de hormonas. 

Las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos también pueden experimentar anormalidades en el ciclo menstrual, así como también pueden desarrollar elevados niveles de andrógenos (hormonas sexuales masculinas), crecimiento excesivo de vello, acné y obesidad. 

Además de las otras muchas condiciones relacionadas a este síndrome de ovario poliquístico, este puede evitar la ovulación. Por otro lado, las mujeres que pueden quedar embarazadas con síndrome de ovario poliquístico tienen una mayor incidencia de abortos espontáneos, diabetes gestacional, presión arterial alta inducida por el embarazo, preeclampsia y parto prematuro. 

La causa del síndrome de ovarios poliquístico:

Actualmente, no hay una causa conocida del síndrome de ovario poliquístico. Sin embargo, la asociación con el exceso de insulina, la inflamación de bajo grado y la genética. 


Factores de riesgo: 

Se cree que el síndrome de ovario poliquístico podría ser genético. Las mujeres que tienen una madre o hermana con este síndrome tienen más probabilidades de desarrollar el síndrome de ovario poliquístico que las personas cuyas familias no tienen esta enfermedad. Esta relación familiar es el principal factor de riesgo. 

Otro factor de riesgo es la azúcar, ya que es la principal fuente de energía para nuestro cuerpo y es regulada en el cuerpo por la insulina, la cual es secretada a su vez por el páncreas. La persona con la resistencia a la insulina no puede utilizarla de manera eficiente. Esto hace que el páncreas entre en una sobrecarga produciendo más insulina para satisfacer las necesidades de glucosa del cuerpo. Por tanto, se considera que el exceso de insulina afecta la capacidad de la mujer para ovular debido a su efecto en la producción de andrógenos. Los estudios han demostrado que las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tienen la inflamación de bajo grado que incita los ovarios poliquísticos producir andrógenos. 

Riesgos de salud asociados: 

Apnea del sueño. 

Diabetes tipo 2. 

Infertilidad. 

Colesterol alto. 

Lípidos en altos niveles. 

Enfermedad del hígado. 

Sangrado uterino anormal. 

Alta presión sanguínea. 

La obesidad tal vez conduce a problemas de baja autoestima y depresión. 

Síndrome metabólico. 

Hígado graso no alcohólico (esteatohepatitis). 

Depresión y ansiedad. 

Mayor riesgo de cáncer de endometrio. 

Diabetes gestacional. 

Presión arterial alta inducida por el embarazo. 

Infartos de miocardio. 

Abortos espontáneos. 

Síntomas. 

Las personas con síndrome de ovario poliquístico pueden tener problemas para ganar o perder peso. Además de los quistes en los ovarios, los síntomas de síndrome de ovario poliquístico incluyen: 

Menstruaciones irregulares. 

Niveles excesivos de andrógenos. 

Apnea obstructiva del sueño. 

Altos niveles de estrés. 

Presión arterial Alta. 

Esterilidad. 

Acné, piel grasa y la caspa. 

Aumento del colesterol y triglicéridos. 

Manchas oscuras en la piel o Acantosis nigricans. 

Fatiga. 

Calvicie de patrón masculino. 

Resistencia a la insulina. 

Dolor pélvico. 

Dificultades para el control de peso, incluyendo el aumento de peso o la dificultad para perder peso. 

Crecimiento excesivo de vello en la cara y el cuerpo, conocido como hirsutismo. 

Disminución de la libido. 

Pruebas y diagnóstico. 

Ninguna prueba individual puede determinar la presencia de síndrome de ovario poliquístico, sin embargo, un médico puede diagnosticar la condición a través de un historial médico, un examen físico completo, que incluye examen físico y análisis de sangre para medir los niveles de hormonas, colesterol y azúcar en sangre.. 

Se puede utilizar el ultrasonido para ver el útero y los ovarios. 

¿Manzana verde o roja para adelgazar? 

Tratamiento

No hay cura para el síndrome de ovario poliquístico, pero el tratamiento tiene el objetivo de controlar los síntomas que afectan a la paciente. 

Esto dependerá de si la mujer desea quedar embarazada y tiene el objetivo de reducir el riesgo de enfermedades secundarias, como enfermedad cardíaca y diabetes. 

Hay varias opciones de tratamiento recomendadas, que incluyen: 

Tomar píldoras anticonceptivas pueden ayudar a regular las hormonas y la menstruación. 

Los medicamentos para la diabetes: ayudan a controlar la diabetes, si es necesario. 

Medicamentos de fertilidad: si se desea un embarazo, esto incluye el uso de clomifeno (Clomid), la combinación de clomifeno y metformina, o gonadotropinas inyectables, como la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). En ciertas situaciones, se puede recomendar el letrozol (Femara). 

Tratamientos de fertilidad: Estos incluyen la fertilización in vitro (FIV) o inseminaciones. 

El crecimiento excesivo del cabello puede ser reducido a un medicamento espironolactona (Aldactone) o eflornitina (Vaniqa). Asimismo, su médico de cabecera le puede recetar el Finasteride (Propecia), pero no debe ser manejados por mujeres que puedan quedar embarazadas. 

Cualquier mujer que use espironolactona debe utilizar un método contraceptivo, debido al riesgo de defectos de nacimiento si se toma durante el embarazo. No se recomienda amamantar con este medicamento. Estos medicamentos deben tomarse bajo supervisión médica. 

Otras opciones posibles para controlar el crecimiento del cabello es la depilación láser, la electrólisis, los tratamientos hormonales o el uso de vitaminas y minerales. 

Opciones quirúrgicas, incluyen: 

Aspiración de quistes: se extrae líquido de los quistes. 

Perforación ovárica: los pequeños orificios hechos en los ovarios pueden minimizar los niveles de andrógenos que producen. 

Histerectomía: Esto significa la extirpación de todo o parte del útero. 

Ooforectomía: la cirugía extirpa uno o ambos ovarios. 

Remedios caseros. 

OTRAS RECOMENDACIONES: 

No fumar, pues esto aumenta el nivel de andrógenos y el riesgo de enfermedades cardíacas.

Llevar una dieta sana y bien balanceada que incluya muchas frutas y verduras. 

Haga ejercicios diariamente. 

Mantenga un peso saludable, reducir los niveles de andrógenos y reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes y las enfermedades del corazón.