La marca Gap presenta por primera vez modelos con síndrome de Down en su campaña

Theresa May, quien es la primera ministra británica, ha advertido que Rusia ha movilizado misiles y tropas con destino a Libia, en un intento desesperado de obtener control nueva vez en Occidente.   

El Reino Unido, a través de sus agencias de inteligencia, acusa a Rusia de querer “convertir a Libia en su nueva Siria”, enviando tropas y armas al mismo.   

“Oficiales de Inteligencia Militar Rusa (GRU), junto a sus fuerzas especiales, se encuentran ya al este de Libia, las mismas que inicialmente llegaron allí para entrenar y mantener una vía de comunicación”, informó “The Sun”, diario británico, citando a una fuente oficial anónima.   

Debido a esta situación, agrega la fuente, los dirigentes de los servicios especiales británicos advirtieron a la primera ministra del Reino Unido de que Vladimir Putin, presidente de Rusia, “desea convertir a Libia en su nueva Siria y tener el control de la ruta principal de migración ilegal hacia Europa”.   

Se piensa también que los mortales misiles antiaéreos Kalibr de Rusia, y los sistemas de defensa a base de misiles de última generación S300 también se encuentran en Libia.   


El Kremlin se alió con el general Khalifa Haftar, quien es el jefe militar más poderoso en Libia y quien suministra al igual equipos pesados a sus tropas.   

Actualmente el ejército ruso se encuentra operando en dos bases militares situadas en las ciudades costeras de Tobruk y Bengasi (Este), estando bajo la cobertura del grupo Wagner, que es una compañía militar privada rusa.   

Este reporte provocó escándalo entre los miembros del parlamento en el Reino Unido, quienes pidieron al gobierno que actuara en consecuencia al mismo. Mientras, Tom Tugendhat, quien es el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes del Reino Unido (Cámara Baja del Parlamento británico), exigió al gobierno reaccionar ante esta “amenaza rusa”. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus