"Mientras más voy a la iglesia, más creo en Jesús", dice Sylvester Stallone

2018-10-10

Una nodriza es una mujer que amamanta y cuida del hijo de otra persona. Las nodrizas, amas de cría o amas de leche se empleaban si la madre moría, o si ella no podía o elegía no amamantar al niño ella misma (ciertas creencias de que amamantar hace caer el seno, lo que falso). Otras razones incluyen alguna enfermedad grave o crónica de la madre y su tratamiento, lo que crea una dificultad temporal para la lactancia. Además, el hecho de que una madre tome medicamentos (recetados o recreativos) puede requerir una nodriza si un medicamento cambia de alguna manera el contenido de la leche materna.

También se ha recurrido a las nodrizas cuando la madre no puede producir suficiente leche materna, es decir, la madre se siente incapaz de amamantar adecuadamente a su hijo, especialmente después de un parto múltiple.

Sin embargo, la doctora Gabrielle Palmer afirma:

“No hay ninguna razón médica por la que las mujeres no deban lactar indefinidamente o alimentar a más de un niño simultáneamente (conocida como "alimentación en tándem”) ... Algunas mujeres podrían teóricamente ser capaces de alimentar hasta cinco bebés".

Durante muchos años ser una nodriza era un trabajo bien pagado, respetable y popular para muchas mujeres de escasos recursos en Inglaterra. Una nodriza es lo que en inglés se conoce como wet nurse, es una madre que se encuentra lactando, pero que decide alimentar a otro bebé cuya madre no puede darle su leche materna. De hecho, entre los siglos XVII y XVIII este era un trabajo tan bien remunerado, que una mujer ganaba más dinero como nodriza que su marido como trabajador. Sin embargo, esto tenía un lado oscuro. Valerie Fildes, autora de Breasts, Bottle and Babies: A History of Infant Feeding, argumenta que "En efecto, los padres ricos frecuentemente 'compraban' la vida de su bebé con la vida de otro".

La realidad sobre el trabajo de nodriza 

La mayoría de los bebés de las nodrizas eran alejados de sus madres cuando estas se iban a trabajar con las familias adineradas durante sus tres primeros años de vida. Por desgracia, se estima que más del 80% de los bebés de estas nodrizas morían, pues eran alimentados con fórmulas infantiles inapropiadas. Bueno, esa era precisamente la razón por la que las familias contrataban nodrizas cuando las madres no podían alimentar a sus bebés ellas mismas. Los hospitales se dieron cuenta que cuando alimentaban a los bebés con fórmulas artificiales estos desarrollaban diarrea y morían por deshidratación, por lo que debieron recurrir a estas mujeres sustitutas.

Por otro lado, en Francia los salarios de los trabajadores eran tan bajos durante esta época, y los alquileres tan altos, que incluso las madres con niños pequeños se veían obligadas a trabajar. Aunque las mujeres trabajadoras no son nada nuevo en Francia, plantean un problema único en un entorno urbano, pues ya no podían mantener a sus hijos a su lado mientras trabajaban, entonces las madres urbanas de la clase trabajadora comenzaron a enviar a sus hijos al campo para que los cuidaran mujeres aún más pobres que ellas. La costumbre estaba tan extendida entre todas las clases que ciudades como París y Lyon se convirtieron literalmente en ciudades sin bebés.

Las nodrizas en la actualidad

Esta práctica en Inglaterra disminuyó en popularidad a mediados del siglo XIX debido a los escritos publicados por periodistas médicos sobre los peligros indocumentados de amamantar un niño ajeno. Valerie Fildes argumentó que "Gran Bretaña ha sido agrupada junto con el resto de Europa en cualquier discusión sobre las cualidades, términos de empleo y condiciones de la nodriza, y en particular los abusos de los que supuestamente era culpable".

Las familias de clase alta respondieron a las críticas de la Ilustración a la costumbre y sus peligros concomitantes, no poniendo fin a la práctica, sino llevando a las enfermeras a sus casas para que las supervisaran de cerca. Por otra parte, las familias trabajadoras pobres solo podían permitirse las nodrizas más baratas, que vivían a distancias cada vez mayores. A pesar del costo relativamente bajo, las familias de la clase trabajadora a menudo se encontraban en mora con la nodriza, por lo que sus bebés pagaban el precio.

Según C.H.F. Routh, un periodista médico que escribió a finales de la década de 1850 en Inglaterra, argumentó que muchos de los males de la lactancia materna con nodrizas eran más propensas a abandonar a sus propios hijos, y que había un aumento en la mortalidad de los niños a cargo de una nodriza, y un aumento en el riesgo físico y moral para un niño amamantado. Si bien este argumento no se basaba en ningún tipo de prueba, los argumentos emocionales de los investigadores médicos, junto con las protestas de los críticos de la práctica, aumentaron lentamente el conocimiento público y llevaron a la oscuridad a la lactancia materna por mujeres completamente desconocidas que descuidaban a sus propios hijos por la necesidad. Esta fue reemplazada por la lactancia materna y el biberón.

Hoy en día cuando una madre no puede amamantar a su propio bebé, se extrae leche, especialmente calostro; el cual está lleno de nutrientes y propiedades que fortalecen el sistema inmunitario del bebé. Este se dona a los bancos de leche, análogos a los bancos de sangre, y se procesa allí mediante análisis, pasteurización y, por lo general, congelación. Los preparados para lactantes también están ampliamente disponibles, que según sus fabricantes pueden ser una fuente fiable de nutrición infantil si se preparan de manera adecuada.

Sin embargo, las nodrizas siguen siendo comunes en muchos países en desarrollo, aunque la práctica plantea un riesgo de infecciones como el VIH. En China, Indonesia y Filipinas, una nodriza puede ser empleada además de una niñera como marca de aristocracia, riqueza y alto estatus. Tras el escándalo de la leche en China en 2008, en el que la leche maternizada contaminada envenenó a miles de bebés, los salarios de las nodrizas aumentaron drásticamente.  

DATOS CURIOSOS:


La Biblia se refiere a Débora, una mujer que asistía a Rebeca, esposa de Isaac y madre de Jacob (Israel) y Esaú, quien parece haber vivido como miembro de la familia durante toda su vida. (Génesis 35:8.) Los comentarios midráshicos sobre la Torá sostienen que la princesa egipcia Bithiah (la esposa del faraón Asiya en el Hadiz y Corán Islámico) intentó amamantar a Moisés, pero este solo tomó la leche de su madre biológica (Éxodo 2:6-9).

La importancia de la nodriza para la antigua cultura romana está indicada por el mito fundacional de Rómulo y Remo, que fueron abandonados cuando eran niños, pero amamantados por la loba, como se muestra en la famosa escultura de bronce de la Loba Capitolina. 

La lactancia compartida:

La lactancia compartida tiene muchos a favor, pero también tiene muchos en contra. Muchas mujeres se niegan a compartir su leche materna con otra, aunque la otra esté incapacitada por razones mencionadas anteriormente.

En la foto se puede ver como la actriz Salma Hayek se compadece de un niño hambriento. Ella sin pensarlo, le dio de tomar al bebé de su seno. Un acto altruista, lleno de amor por parte de esta famosa actriz mexicana.