2021-04-12

Que las palabras en esta foto te sirvan de aliento: palabras de consuelo, palabras de amor, palabras que fortalecen. De un padre que anhela que sus hijos e hijas vuelvan a Él y sean felices.


Mira, entiéndelo: un hijo o hija de Dios no es el que practica una religión o el que asiste solo a alguna iglesia, o el que se siente más santo y más piadoso que otros.

 Un hijo o hija de Dios es aquel o aquella que, como tú, y como aquel pecador del que Cristo nos enseñó, reconoce delante de Dios su profunda necesidad; levanta los ojos al cielo y dice: ¡Ten misericordia de mí, que soy pecador! (Lucas 18:10-14).


 ¿Te sientes orgulloso de tu religión? TE FELICITO, ¡qué bueno! Aférrate a Cristo, busca su presencia, cree a su palabra. Él es el Único en quien realmente podemos confiar. Dios nos ama a todos por igual, Él no discrimina ni ve diferencias en razas, sexo, color, idiomas, religión. TODOS, podemos venir ante Él: arrepentirnos de nuestros malos caminos y encontrar una nueva vida en su presencia.

Tú has reconocido tu necesidad.

Tú sabes que necesitas de Dios.

Tú has clamado con dolor a Él.

Él ha escuchado tu oración.

Escribe el día y la hora en que leíste esta nota, y recuérdala, porque MUY PRONTO recibirás la respuesta a tu clamor.


Escrito por Hermes Alberto Carvajal Recuérdalo, todos los días, una palabra de fortaleza para ti

Recuérdalo, todos los días, una palabra de fortaleza para ti
 

 

Te puede interesar:

-          Abre tus brazos a la vida                             -   Cobijado por mi amor

-          Mujer levántate                                            -   ¿A quién más iremos?

-          Un abrazo de amor y consuelo                    -   Ciego y sin poder caminar

-          Celebremos a Cristo como niños                 -   El espejo de Dios