2017-07-27

Charley, 10 (izquierda), Ryan, 16, Zaven, 6 meses, Jeannie (centro), Paizley, 7 meses, John, 10, y Jody Thompson (derecha).  

Hace dos años, el Oficial Jody Thompson estaba estacionándose en el Departamento de Policía de Poteau en Oklahoma para dejar a su compañero cuando escuchó al despachador sobre un caso de abuso físico infantil.

Thompson no estaba de servicio en ese momento, pero respondió a la llamada y ofreció su ayuda. Antes de ingresar al departamento, hace 16 años, Thompson era un investigador de la oficina del fiscal de distrito, donde manejó docenas de casos de abuso, por lo que pensó que sería mejor seguir adelante y responder.

El oficial del Departamento de Policía de Poteau, Jody Thompson, adoptó a un niño de 8 años de edad después de responder a su llamado de abuso de menores al 911. 

Cuando Thompson llegó a la escena, se sorprendió al ver a un muchacho de muy bajo peso: sus muñecas estaban atadas con cinturones, tenía moretones a lo largo de su espalda y un enorme nudo en la cabeza. El niño de 8 años se había sumergido en un bote de basura lleno de agua fría. Pesaba sólo 61 libras en ese momento.

Thompson cuenta que “no había lugar en su cuerpo que no tuviera un moretón o una abrasión. Fue lo peor que he visto”. 

El nombre del niño era John. Luego de cubrirlo con una manta fue llevado a un Centro de Defensa de Niños de Oklahoma para que los detectives e investigadores pudieran tomar fotografías. Cuando terminaron, Thompson lo condujo a la sala de emergencias.

"Me senté con él", dijo Thompson. "Y cuando fue admitido en la unidad de cuidados intensivos, me senté toda la noche hasta el día siguiente".

Thompson se negó a dejar a John. Sabía desde el primer momento en que lo vio que quería cuidar de él por el resto de su vida.

"Cuando lo vi en aquella casa tiritando y con las manos atadas, tan empapado y confundido, supe en ese momento que la única vez que estaría satisfecho y seguro de que estaba completamente a salvo era si estaba conmigo". Dijo Thompson.

Al día siguiente, Thompson se puso en contacto con el Departamento de Servicios Humanos de Oklahoma (DHS) para convertirse en el padre de crianza certificado. Un par de días más tarde, trajo a John a casa.

"En ese momento, tenía un hijo de 15 años y un hijo de 8 años, cuando traje a John a casa, no se lo dije a ellos ni a mi esposa", dijo Thompson. "Todo el mundo sabía ... confiaban en que yo estaba haciendo lo correcto antes de que supieran lo que pasó y escucharon la historia".

 

OTROS ESTÁN LEYENDO:

-Piden compartir y formar una cadena de oración por este conocido actor que tiene el 95% de su cuerpo paralizado
-Científicos descubren qué causa el cáncer de mama y lo bebemos todos los días
-
Se extravía Jehova y la buscan sus familiares...

Thompson dio la bienvenida a John a su casa el 30 de abril de 2015. Dos días después, se enteró de que su esposa estaba embarazada de su tercer hijo biológico.

"Pero la historia se vuelve aún más increíble", explicó Thompson.

Casi 7 meses después, el 3 de noviembre de 2015, el DHS llamó para informar a los Thompsons que la madre de John había dado a luz a una niña mientras estaba en la cárcel. Los funcionarios les preguntaron a los Thompsons si estarían interesados .

"Literalmente la recogimos en el hospital al día siguiente cuando tenía un día de vida y la trajimos directamente a casa", dijo Thompson. "Nunca en mi vida soñé con tener una familia numerosa, pero Dios tenía planes diferentes y aquí estamos, y yo lo estoy amando todo".

Thompson adoptó formalmente a John en agosto después de que sus padres biológicos, que estaban encarcelados y aguardaban juicios penales, renunciaron a sus derechos parentales. Sin embargo, se negaron a renunciar a los derechos de su hija.

Después de un largo juicio y una apelación, los derechos de los padres fueron revocados y los Thompsons pudieron adoptar a su niña, Paizley, el 16 de febrero.

"John es el tipo más duro que he conocido", dijo Thompson, explicando que su hijo tuvo que testificar en su propio nombre durante el juicio.
Aunque es difícil, Thompson dijo que su familia está lista para poner el pasado detrás de ellos.

"John es increíble, es un estudiante meritorio. Está en la lista de honor, en el programa de talentos y está involucrado en el club de teatro local", dijo Thompson orgulloso de su hijo, ahora de 10 años de edad. Ese chico es muy duro y se recuperó de esto.

El martes, Thompson recibió un certificado de encomio por parte de la Oficina de Investigaciones de Oklahoma, y John se colocó a su lado.


"Las acciones de Jody, así como sus familias son insuperables. El ejemplo de amor y compasión que ha mostrado a este joven y a su hermana es un ejemplo que todos deben seguir", dijo el jefe de policía de Poteau, Stephen Fruen, en un comunicado. "Son hombres como ustedes los que me hacen sentir orgulloso de nuestros hermanos y hermanas de la ley. Ustedes son muy merecedores de este elogio y estoy orgulloso de servirles".

Thompson dijo que John recientemente decidió compartir su historia con la esperanza de ayudar a otras víctimas de abuso como él.

"Hemos pasado por algo malo, pero no vamos a dejar que eso defina quiénes somos. No vamos a dejar que esto sea un impedimento", dijo Thompson. "Siempre sé piadoso, nunca sabes en lo que vas a entrar."