La “Montaña embarazada” un homenaje a la vida desde su concepción

2020-07-03

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.
1 Corintios 10:13

Bello versículo. Lo vemos compartido miles de veces en las redes sociales. Pero ¿Lo creemos realmente? 

Esas palabras fueron escritas por el Apóstol Pablo a creyentes que vivían en la ciudad de Corinto en Grecia, a donde la fe cristiana se había extendido años después de lamuerte y resurrección de Jesús.

Primeramente, el Apóstol Pablo nos habla de “una tentación” que no es "humana". ¿Qué significa?

Por el contexto de este pasaje bíblico sabemos que “tentación” se refiere en este caso a pruebas, problemas, luchas y conflictos que los creyentes que vivían en corinto estaban atravesando en esos momentos.

El mundo a su alrededor estaba ejerciendo una presión muy grande sobre los creyentes y muchos tal vez se habían alejado y apartado totalmente de Dios, dejándose vencer por las influencias “mundanas”. Sin embargo, El Apóstol indica desde el principio que esta no era una tentación sobrehumana, tan grande o tan poderosa que los creyentes no pudieran vencer. 

En los primeros versículos del capítulo 10 el apóstol compara a los creyentes con los israelitas que cruzaban por el desierto, mencionando como aquellos también se dieron por vencido a las tentaciones y se entregaron a idolatría, fornicación, murmuración, blasfemia, etc.

Menciona el Apóstol que a pesar de que los israelitas cruzaban por el desierto y tenían que caminar en veces por kilómetros y kilómetros, otros aspectos de su vida eran realmente sencillos.

Dios los guardaba del sol con una gran nube, los alimentaba con comida gratuita y divina por la cual no tenían que trabajar, y hasta llegaron a beber agua de manera milagrosa, y aun así se “aburrieron” de lo bueno y fácil, y empezaron a desear cosas que les traerían maldición y destrucción.

Dios había marcado un plan, pero los israelitas no estaban de acuerdo.

PRESIONA AQUÍ  PARA CONTINUAR LEYENDO