2018-04-19

Por mucho tiempo se ha estudiado los efectos que tiene la música sobre el comportamiento humano. Estos han sido evidentes desde los inicios de la humanidad, ya que la vida del hombre ha sido complementada e influenciada por la música. No es para menos, la música ha sido un medio de expresión y comunicación. No obstante, lo extraordinario es que, sea verbal o no, la música transmite sentimientos y emociones, lo que ha motivado a utilizarla como un instrumento para manipular o controlar a las masas. Esto es lo que precisamente ha despertado la curiosidad de muchos investigadores sobre la capacidad curativa de la música en los seres humanos. Por tanto, ¿la música puede usarse como terapia curativa?


La música es una de las pocas cosas en la vida que tiene el poder de mover a la mayoría de las personas emocionalmente. Una pieza de música puede recuperar recuerdos, levantar nuestro ánimo o apaciguar nuestra alma y ayudarnos a expresar sentimientos cuando las palabras fallan. Es este poder que proporciona la musicoterapia, que utiliza los diversos componentes musicales para proporcionar una forma de relacionarse en una sesión terapéutica.

El uso de la música como terapia tiene miles de años, desde la antigua Grecia. Apolo, por ejemplo, el dios griego de la música y la medicina. Esto demuestra que ambas han estado vinculadas al menos desde la época griega antigua. La terapia musical también se practicaba en los tiempos bíblicos cuando David creía que el arpa liberaba a Saúl de un espíritu maligno.

La violonchelista francesa Juliette Alvin fue pionera en la musicoterapia clínica en el Reino Unido en la década de 1960 y todavía se considera que es el factor que más influye en la terapia. Por tanto, la terapia musical que conocemos hoy comenzó a raíz de la Primera Guerra Mundial y II. Fue entonces cuando los músicos (especialmente en Gran Bretaña) tuvieron que viajar a los hospitales para tocar música para los soldados afectados por traumas emocionales y físicos. 

¿Qué es musicoterapia?

La musicoterapia es el uso de la música con fines terapéuticos, así como sonidos, ritmos, melodías y armonías.

La musicoterapia no considera que la música misma cure. No hay recetas musicales para sentirse mejor. Tampoco puede usar el mismo tratamiento para todos los casos, pues cada persona es única, por lo que cada enfoque es diferente.

Más: Oración por finanzas y provisión

Más: Oración para momentos difíciles

Sin embargo, aunque los investigadores dicen que la música en sí misma no cura, admiten que genera en los humanos un sentimiento único a través del cual pueden sanar sus heridas. La idea detrás de la terapia musical es aprovechar los efectos positivos que genera la música, así como la capacidad de acelerar los procesos de curación, significa que cada vez más profesionales de la salud lo eligen para sus tratamientos. En sectores como la pediatría, psicología, psiquiatría y la oncología, la música ya forma parte de los tratamientos. De hecho, la musicoterapia en países como Argentina es una profesión de la salud regulada legalmente.



En resumen, la musicoterapia es un tipo de terapia creativa que consiste en escuchar y / o reproducir música. Dependiendo de las necesidades del participante, la musicoterapia puede promover la autoconciencia, las habilidades de comunicación y la autoestima. La terapia utiliza la naturaleza social y comunicativa de la música para lograrlo, y tiene como objetivo facilitar cambios positivos en el comportamiento.

En general, el musicoterapeuta conducirá sesiones usando una variedad de instrumentos y / o su voz para provocar la interacción y la respuesta de los participantes. Este tipo de ambiente relajado y seguro ayuda a promover el aprendizaje y la liberación emocional de los participantes.

No se necesita tener alguna experiencia musical previa. Tampoco es necesario saber cómo tocar instrumentos. Si su terapeuta le pide que se una, le dará una herramienta sencilla de tocar, por ejemplo, un tambor.

Cabe resaltar que el fin de la musicoterapia no es que usted aprenda a tocar un instrumento. 

¿Qué sucede en una sesión con musicoterapia?

Un musicoterapeuta puede trabajar con una persona individualmente o con un grupo de personas. El tratamiento en sí puede tener lugar en una variedad de entornos, incluidos hospitales, escuelas, prisiones, viviendas y lugares de trabajo privados, según las necesidades de los participantes. Cada terapeuta tendrá otra forma de trabajar y la estructura de la sesión depende en gran medida de la naturaleza de los temas que se investigan.

Su musicoterapeuta puede alentarlo a participar cantando o tocando un instrumento y tal vez le puede solicitar que exprese cómo la música que está escuchando le hace sentir. Algunas veces se puede introducir otro soporte sensorial (como bolígrafos); Esto puede suceder especialmente cuando se trata de niños o personas con discapacidades. 

Hay musicoterapeutas calificados que realizan este método individualmente o en grupos con diferentes objetivos:

-Favorecer una buena comunicación.
-Facilitar el aprendizaje

-Desarrollar la expresividad
-El poder de la música, especialmente el ritmo musical, favorece la armonización de los movimientos físicos del ser, su capacidad de adaptarse y resistir el mundo que lo rodea, así como también su equilibrio interno.
-La musicoterapia tiene muchos otros beneficios para la salud, ya que nos ayuda a equilibrar el sistema nervioso y el funcionamiento del organismo.

La música es una opción perfecta para mejorar el estado de ánimo. Sirve como terapia porque tiene virtudes para el tratamiento de enfermedades y proporciona efectos curativos para la salud.

La música como terapia curativa

La musicoterapia nos ayuda a encontrar el equilibrio para mejorar nuestra salud de manera simple y natural.Esta es una de estas opciones que nos enseña a aprovechar la capacidad de curación del sonido armonioso de una manera agradable.

Aunque esta terapia se realiza bajo la supervisión de profesionales, nosotros en nuestro hogar también podemos encontrar una manera de aprovechar las virtudes de la música y su aporte a la neurociencia.

Conoce los efectos de la frecuencia 432 Hz

Más: El secreto de la oración

Más: Oraciones para sanar 

Por lo general, la música que escuchamos hoy tiene una frecuencia de 440 Hz. Sin embargo, no siempre ha sido así, hasta hace poco, más de medio siglo para ser exactos, la frecuencia siempre había sido de 432 Hz. En 1953, la Organización Internacional de Normalización promovió este cambio después de algunas investigaciones que, de acuerdo con algunas teorías, podrían haberse realizado en el régimen nazi.

Cualquiera sea la razón de este cambio en la frecuencia estándar de la música, la verdad es que a 432 Hz se consigue una armonía con el sonido de la naturaleza que tiene su propia vibración. Cambiarlo también cambia su efecto sobre el comportamiento humano, la salud y la conciencia.


La buena noticia es que hoy en día aún queda música a 432 Hz, gracias a los músicos y compositores que abogan por la recuperación de esta vieja frecuencia para nuestra salud.

¿Qué tipo de música elegimos?

La música es una cuestión subjetiva. Es decir, la música que me gusta a mí puede que no te guste a ti. Pero si el objetivo es relajar y equilibrar tu interior, debemos centrarnos en la música clásica y buscar piezas o compositores específicos.

Algunos estudios han analizado los beneficios que se producen en nuestro cuerpo al escuchar las obras de compositores clásicos como Mozart, por ser bueno regulando el sistema nervioso y de esta manera se podría ayudar a superar enfermedades como la depresión, el insomnio, el estrés o la epilepsia.

Otros buenos músicos recomendados son Schubert, Beethoven, Vivaldi, Chopin, Brahms, Listz, Haendel.

¿Por qué funciona?
Escuche la música de estos autores por un rato  todos los días y notará cómo sus emociones cambian positivamente. Esto se debe a que este tipo de música se relaciona con las enfermedades negativas y recurrentes. Cuanto más sensible sea la persona, más fácil será saber hasta qué punto esta terapia de curación lo favorece.

Las emociones positivas generadas al recibir la vibración de este tipo de música liberan sustancias químicas en nuestro organismo que benefician el buen funcionamiento de nuestro cuerpo en general. De esta forma, se obtienen resultados sorprendentes en la circulación, presión arterial, estado de ánimo, etc.

En el corto plazo logramos un estado de relajación y bienestar. Pero a la larga podemos aliviar o superar muchos desórdenes leves e incluso algunos síntomas de enfermedades crónicas. También es una terapia excelente para ayudarnos a terminar con el uso y abuso de sustancias como drogas, alcoholismo, e incluso puede ayudar a un individuo a dejar de fumar.

Más beneficios de la Musicoterapia 

Niños y familias: se piensa que los niños experimentan su primera experiencia musical mientras todavía están en el útero. la música y el sonido pueden ser medios de comunicación clave para los niños pequeños.

Personas con discapacidades de aprendizaje: cuando la música se utiliza en terapia para personas con discapacidades de aprendizaje, que son elementos de comunicación que se aplican con más frecuencia para ayudar a capacitar y motivar a los participantes con melodías que animan a moverse y a desarrollar la coordinación.

También la musicoterapia es una herramienta valiosa para las personas que tienen alguna lesión cerebral o alguna enfermedad neuro-degenerativa. Generalmente, hay tres métodos diferentes que se utilizan para ayudar a la rehabilitación y la calidad de vida, estos son: 
Compensación: donde la música se usa para compensar las pérdidas.

Psico-socio-emocional: donde la música se usa para facilitar la expresión emocional, la interacción social y la adaptación a la discapacidad. 

Restaurativa: donde la música se usa para restaurar la habilidad y la función.



La musicoterapia puede tratar enfermedades como

Ansiedad y depresión: la música puede ayudar a las personas con ansiedad o depresión, ya que ayuda a aliviar la sensación de aislamiento que frecuentemente experimenta la persona con depresión. 

Esquizofrenia: la musicoterapia puede disminuir los síntomas de la esquizofrenia.

Autismo: La Terapia Musical se cree que ayuda a estabilizar el estado de ánimo y aumenta la tolerancia a la frustración para aquellos en el espectro del autismo.

A menudo es una sensación de no poder expresar lo que frustra a las personas con autismo, y la musicoterapia ofrece una manera de hacer lo que no requiere palabras.

La música involucra al cerebro, tanto a nivel neocortical como subcortical, lo que significa que el oyente no está obligado a "pensar" mientras escucha el sonido.

Más: Oración poderosa por los inmigrantes

Más: Oración para provisión este mes

Esto hace que la terapia musical sea ideal para aquellos que tienen dificultades para concentrarse.

A veces, escuchar una canción del pasado puede desencadenar recuerdos olvidados anteriormente, algo que es muy valioso para quienes tienen un problema con la memoria.

Dependiendo de los problemas relacionados con el tratamiento, puede ser necesario que el individuo se someta a un tratamiento adicional o que combine diferentes tipos de tratamiento.

Hay muchísimas otras cosas que debes saber sobre esta ciencia que va más allá de patrones de vibración que afectan directamente nuestra respiración, latidos y estado de ánimo.

Si tienes la oportunidad de recibir este tipo de terapias en tu país, no dudes en contactar a un musicoterapeuta calificado para que te ayude a encontrar en la música tu refugio.

 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus