Mira por que NUNCA DEBES dejar a tu hijo dormir despues de un GOLPE

2018-03-28

Por más que tratemos de cuidar de ellos, un golpe o una caída es inevitable. Su naturaleza arriesgada, exploradora y traviesa los expone a estos riesgos que son parte del crecimiento. Pero debes tener extremo cuidado si tu hijo o hija recibe un golpe en la cabeza. Esto puede traer grave consecuencias como una herida, hematomas, fuertes dolores de cabeza, entre otros traumatismos craneales.

¿Cómo reconocer si tu hijo se ha dado un golpe peor de lo que aparenta?

Algunos niños, por temor a que los regañen, se quedan callados. Pero mira cómo puedes determinar la gravedad del asunto.

Síntomas a estar atentos:

- Confusión

- Sangrado por oídos o nariz

- Somnolencia excesiva

- Dolor de cabeza

- Hinchazón

- Vómitos

- Pérdida de la conciencia

- Convulsiones

- Visión borrosa

- Dificultad o alteración del habla

- Dificultad para caminar

- Piernas o brazos adormecidos

 

Si tu niño o niña presenta alguno de estos síntomas, debes acudir de inmediato a su médico para que lo evalúe.

¿Qué hacer en caso de que tu niño se dé un fuerte golpe en la cabeza?

Se recomienda que, si tu niño o niña se golpea fuerte en la cabeza, no lo dejes dormir de inmediato. Tampoco le des de comer o beber. Se recomienda observar y estar pendientes de cualquier síntoma, como confusión o vómito.  Si después de una hora el niño presenta algún síntoma, puede tratarse de algo grave.

Lo que tienes que hacer en caso de:

1. Hematomas
Tras el golpe, el niño debe mantenerse tranquilo y con la cabeza elevada. Aplica hielo si ves alguna hinchazón. Envuelve el hielo en una toalla para que no queme la piel del niño. Dale de tomar algo frío para evitar que vomite. Si la inflamación en el golpe aumenta o se hace blanda, acude al médico.

-¿Eres desordenada? Mira qué revela el desorden de tu personalidad

2. Heridas
Al momento de levantar al niño del suelo, asegúrate de tener especial cuidado con su cuello, pues puedes provocar una lesión grave en su columna. Lava la herida con abundante agua y observa tiene algún objeto incrustado (astillas, vidrios, tierra, piedras). Presiona la herida con un paño limpio, aplica hielo.  Si al juntar los lados de la herida se observa peor, debes acudir al médico porque quizás tenga que suturar. También, si la herida tiene más de 0.25 pulgadas (6.5 mm) de profundidad, puede necesitar tratamiento por parte de su médico.

3. Pérdida de conocimiento
Cuando un niño pierde el conocimiento, la situación es seria.  Sin embargo, los niños recuperan la conciencia algunos segundos después del impacto. 
Antes de desmayarse, un niño puede sentirse mareado y con náuseas. Su cuerpo se pondrá flácido y se caerá al piso. Generalmente, estos episodios sucede cuando hay un suministro de sangre temporalmente inadecuado y no llega suficiente oxígeno al cerebro. Pero no se alarme, tome las cosas con calma y siga las recomendaciones.