Misterioso virus come carne devora la cara de un hombre, mientras este sigue con vida

2016-10-26

¿Sabes qué? 

Me da tristeza leer día con día noticias acerca de la violencia en contra de la mujer y sobre todo de asesinatos perpetrados por hombres en contra de sus propias esposas o parejas. 

Si pones atención en las noticias te darás cuenta que muchos de estos crímenes suceden en matrimonios o relaciones donde el hombre es mucho mayor que la mujer. Parece alarmante y parece como si la diferencia de edad fuera la raíz del problema, pero no es necesariamente así.

LEE ESTO AHORA: 10 errores de la mujer en el matrimonio   10 errores graves sexuales del hombre en el matrimonio  Consejos para mejorar la sexualidad en tu matrimonio o al revés

¿Existe una diferencia ideal de edades entre hombre y mujer para el amor? 

Todo suponemos que no. Y seguido leemos en los libros, y telenovelas la frase tan repetida: “para el amor no hay edades”. 

En una ocasión publicamos un testimonio de una madre alarmada porque su hija de 16 quería contraer nupcias con un varón de 32. Obviamente la chica es menor de edad y en algunos lugares de los Estados Unidos la relación seria vista como abuso de menores. 

En otras regiones del mundo sería totalmente aceptada. En América Latina esta relación tendria una recepción ni tan entusiasta ni tan pesimista. Mujeres nos escribieron para decirnos que ellas estaban casadas con hombres mucho mayores que ellas y que vivían una relación fantástica y un matrimonio fabuloso qué causaba las envidias de sus amigas y parientes. 

La verdad es qué podemos decir muchas cosas, podemos aparentar otras mil cosas, pero sólo nosotros sabemos lo que está sucediendo dentro de nuestro matrimonio. 

El detalle que quiero que usted note es que no es ninguna coincidencia que un gran alto número de crímenes entre parejas donde el motivo del crimen fue la infidelidad real o celos infundados, pero siempre fue la mujer quien pereció por manos de su pareja quien era mucho mayor que ella. 

Mis estadísticas que he estado tomando de las noticias me dan un porcentaje de 74% contra 26%, en estos casos las diferencias de edad eran de 10 años o más.

LEER: TESTIMONIO DE UN HOMBRE QUE ASESINO A SU ESPOSA.

Si tú estás considerando contraer matrimonio con un hombre mucho mayor o si eres varón y estás considerando casarte con una mujer mucho menor que tú tienes entonces que estar consciente de varios detalles importantísimos para una relación matrimonial balanceada, feliz, donde reine la alegría. 

Principalmente tenemos que enfatizar en la relación de la pareja con Dios. Si tú futuro esposo o esposa es una persona que conoce a Dios, busca de Dios, se esfuerza por poner por obra los principios de Dios para la vida diaria expresados en la Biblia, entonces ya tienes mucho terreno ganado, pero yo he visto que en muchos casos esto no es suficiente porque tendemos a dejarle a Dios todo lo que respecta a nuestra relación matrimonial y nos olvidamos de muchos aspectos físicos y emocionales que afectan al ser humano en general sea cristiano o no.

En segundo lugar, tienes que estar consciente de las diferencias física entre hombre y mujer y los cambios externos e internos que se van dando conforme avanza la edad. La satisfacción sexual en la pareja es importantísima. Si tu futuro esposo te dice que él no le importa lo sexual pues eso ya está demasiado sospechoso. Si futura mujer dice que para ella la satisfacción sexual no es importante pues sinceramente cualquier experto lo pondría en tela de duda. 

La edad avanza el cuerpo cambia y el deseo sexual disminuye. Es más difícil incluso provocar o ser provocado a excitación sexual. Ni el hombre ni la mujer responderán con la misma rapidez.

 Debemos aceptar los cambios y no culpar a nuestra pareja, sino estar conscientes de que es algo que tarde o temprano nos sucederá, dependiendo también de nuestros hábitos alimenticios, ejercicio, etc. 

Pero cuando una persona no quiere aceptar esos cambios, y entra en estado de negación, la inseguridad viene y se apodera de su mente. Empieza falsamente a creer que su pareja “ya no lo ama” que ya no es atractivo, o que ella ya no siente deseo sexual por él y empieza a juzgar detalles y situaciones como si todo se hiciera en contra suya. Si ella le sonríe a un amigo, o al vendedor de verdura, el esposo empieza a inventar toda una historia de infidelidad. 

No ha sido una, ni dos, ni tres ocasiones donde una mujer ha sido asesinada, a manos de su propio marido, por causa de celos infundados, y de infidelidades que solo estaban en la mente del hombre.

También tenemos los casos donde la infidelidad era real, y obviamente el crimen no está justificado, pero es obvio que el no haber estado preparados para enfrentar la diferencia de edad, fue la causa principal del problema. Fíjate bien como lo dije: Yo no dije que la diferencia de edad fue el problema, yo dije, que la falta de preparación para enfrentar (y entender) la diferencia de edad, fue la causa, la verdadera raíz del problema.

No hay una regla exacta de cuando puedan suceder estos cambios. Conozco a un matrimonio donde recientemente la esposa descubrió la infidelidad de su marido con una joven mujer de 40 años, y no solo eso, sino que le descubrió pornografía escondida en su casa. Le dice ella a su marido: - No te da vergüenza por tus bisnietos que vayan a ver eso?  (Él tiene 75 años y a su edad sigue tan activo sexualmente como si tuviera 25). 

Conozco a otro matrimonio donde la joven esposa de 27 le fue infiel al marido, según ella una de las razones es que él no le daba la atención sexual que ella merecía. Él tiene 47. Tan solo 20 años de diferencia, pero por razones que yo desconozco, este esposo en particular ya no tiene la suficiente sensibilidad, y aparentemente, ni el interés sexual en su esposa de 27. 

Ambos son de aspecto físico atractivo, de hecho. No te voy a dar más explicaciones, pero, lo que quiero enfatizar es que los cambios físicos suceden de manera diferente en cada persona.

Una diferencia de edad de 20 años (el hombre mayor que la mujer), tiene un mayor porcentaje de probabilidades de traer cambios físicos que impactaran el desempeño sexual del varón y esto afectará su estado psicológico si él no ha aprendido a cómo enfrentar estos cambios.

Hay otros aspectos psicológicos que también suelen afectar el área sexual. El estrés en la pareja los temores, tensiones financieras, relaciones con otros miembros de ambas familias etc., van afectando la seguridad de sí misma que una persona tiene y cuando la inseguridad se apodera de la mente le lleva a sentir emociones que no son reales y a juzgar las emociones de otros de manera incorrecta. 

Es más común que un marido mucho mayor que la mujer se llene de celos infundados a que la esposa menor que el marido sea dominada por los celos. Estamos acostumbrados a pensar que los problemas de carácter que se presentan las personas sólo son cambios normales de personalidad, pero fallamos en darles la seriedad necesaria. 

Por ejemplo, inocentes celos, pueden convertirse en celos infundados y de aquí pueden evolucionar a celos obsesivos y si este problema no se detecta a tiempo pudiéramos tener incluso un caso de violencia en contra de la pareja.

En síntesis, es verdad que para el amor no hay edades, pero para la diferencia de edades hay retos, algunos muy difíciles y escabrosos y rara vez somos informados o entrenados en enfrentarlos. Entramos al matrimonio ignorantes y confiando en que Dios “hará todo por nosotros” o llegado el momento Dios “hará un milagro”. 

 Y si hoy estas esperando por un milagro de Dios con respecto a tu matrimonio, donde tu pareja es mucho mayor que tú, yo te digo que para Dios no hay imposibles, pero ayúdame a extender este mensaje:  

Tenemos que informarnos bien de todos los aspectos de la vida matrimonial sobre todo cuando hay diferencias demasiado grandes en edad, en costumbres, en religión, e incluso (y aunque usted no lo crea) en nacionalidad y lenguaje. 

Estas diferencias, y otras no mencionadas, pueden traer retos mayores a un matrimonio que en otras circunstancias es considerado “normal”. Recuérdalo siempre, lo repito, las diferencias traerán retos. La diferencia de edad es la que trae los retos más difíciles.

También tenemos esos casos (y en Estados Unidos los veo todos los días) donde una mujer joven sabe bien que pasara por problemas y vejaciones, y hasta violencia, pero decide casarse con un hombre mucho mayor para tener seguridad financiera, o para recibir los tan ansiados “papeles de residencia”. 

Claro, cuando les preguntas, la razón para casarse siempre es el amor.  Es cuando están convalecientes en un hospital por los golpes del marido, o encerradas en una cárcel por acusaciones falsas, o cuando el marido les arrebata a sus hijos, es cuando reconocen ellas la verdadera razón por la que se habían casado.

Mira, no te juzgamos. Dios no te juzga, ni te castiga por eso. Ha sido tu decisión, yo solo te ruego que no sometas a tus hijos a tormentos que no merecen. ¿No tienes hijos? Un día los tendrás, y si sabes que te estas casando con un hombre violento, corres el riesgo de que basados en mentiras te los arrebaten y te quedes sola. 

Dios hace milagros, pero tal vez en este momento Dios te está haciendo el milagro de hablarte a tiempo para que no cometas semejante error y hasta puedes perder tu libertad y tu vida. Me atrevo a escribir esto, porque Dios me ha guiado a hacerlo y porque yo veo estos casos, TODOS LOS DIAS, aquí en los Estados Unidos.

Si no lo crees, lee esto: EL MILAGRO DE NEREYDA  ESCALOFRIANTE, ATERRADOR, REAL, MARAVILLOSAMENTE MILAGROSO.