Te miras al espejo y lo que ves es una piel aburrida, cansada y enojada. Puede ser que sea hora de que tomes unos minutos para mimar tu rostro con mascarillas naturales, hechas por ti y para ti.   

Hoy te traigo algunas de las mascarillas más efectivas para ayudarte a renovar tu piel y darle ese brillo y tersura que tanto necesita; y lo mejor, super fáciles de hacer y con ingredientes totalmente naturales y asequibles. Puedes elegir la que mejor le venga a tu tipo de piel.   

Mascarilla exfoliante de aguacate y avena. 

  
Mantén la mascarilla en tu rostro hasta que se seque. No uses jabón después de lavarte la mascarilla. El jabón es duro y agota los aceites naturales de la piel. Mantén un poco de avena en polvo a la mano para ahorrar tiempo cada vez que te apliques esta mascarilla exfoliante.   

Ingredientes:   

1 cucharada de avena en polvo. 

1 cucharada de puré de aguacate.   

Instrucciones:   

Toma la avena en polvo y el puré de aguacate, y colócalos en un tazón. Con un tenedor, mézclalos hasta formar una pasta pareja. Aplícalo sobre tu cara limpia y déjalo reposar de 10 a 15 minutos. Luego, retira la mascarilla facial frotando tu cara con movimientos circulares. Esto ayudará a exfoliar aún más y raspar las células muertas de la piel, revelando la nueva piel suave debajo. Seca tu cara con suaves golpecitos con una toalla de algodón limpia. No necesitas aplicar hidratante ya que el aguacate tiene grasas naturales que hidratarán profundamente la piel.   

Hidratación intensa: mascarilla facial de miel con aceite de coco y aguacate.   

Para esta mascarilla altamente beneficiosa, definitivamente recomiendo tener un vaporizador facial, o hacer el tuyo en casa con una olla con agua caliente, colocando tu rostro a una distancia que no te queme pero que lleguen los vapores y colocando una toalla sobre tu cabeza que cubra tu cara y la olla.   

Esto realmente ayudará a abrir tus poros y permitir que la bondad de la mascarilla facial penetre profundamente.   

Ingredientes:   

1 cucharadita de miel natural.

 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus