Oración por el mes de noviembre para protección salud prosperidad

2022-08-29

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, Y en cuyo espíritu no hay engaño (Salmo 32:1).

Este Salmo es una oración de arrepentimiento y confianza. David, que había sido culpable de adulterio y asesinato, confesó su pecado y suplicó la misericordia de Dios. Su oración es la que cualquiera de nosotros podría rezar en circunstancias similares. Es un mensaje que todos necesitamos escuchar de vez en cuando: Confía en el Señor sin importar cómo te sientas. Incluso cuando crees que nadie conoce tus pecados o ve tus errores -y mucho menos los ha visto-, Él los conoce. Y Él los perdonará si solo te acercas a Él con humildad, reconociendo tu culpa ante Él y confiando en su gracia y misericordia.

Confiar en el Señor es la única manera de ser verdaderamente feliz.

Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus caminos, y Él dirigirá tus sendas. Esta es la esencia de la confianza en el Señor.

El salmista también nos dice que todos los que confían en el Señor serán salvados. Eso significa que serán felices. Ahora bien, felicidad es una palabra que se malinterpreta tan a menudo que tenemos que tener cuidado con su uso. Es una palabra que ha llegado a significar algo ligero y fugaz, algo que es casi neurótico en su demanda de excitación continua.

Tenemos que tener claro qué entendemos por felicidad. No es un sentimiento, es una condición. No es algo que va y viene como el tiempo; es un estado estable y permanente del corazón. La felicidad es satisfacción. Es una paz mental que proviene de la confianza en el futuro y una sensación de seguridad en el presente. Es el sentimiento de que lo que eres y lo que haces es correcto, que estás en el lugar correcto en el momento correcto y que todo está bien con Dios.

Admitir nuestra culpa y pedir perdón es crucial para nuestro bienestar.

Admite tu culpa ante el Señor; entonces serás sanado. Deléitate en el Señor, y Él te dará los deseos de tu corazón. Confesad vuestras faltas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. Hay tres cosas aquí que son fundamentales para el bienestar. La primera es la admisión de la culpa. No hay forma de evitarlo. Es inútil decir: "Yo no lo hice" o "Lo habría hecho si hubiera tenido la oportunidad", porque lo hiciste.

El Señor sabe que lo hiciste. No lo estás engañando. Y tienes que deshacerte de esa culpa. La manera de deshacerse de ella es admitirla ante Dios. Es como una mala deuda: Si tratas de olvidarla e ignorarla, se aferrará a ti. Pero en cuanto la reconoces, desaparece.

La clave para permanecer cerca de Dios y conservar sus bendiciones es la vigilancia constante y el arrepentimiento.

Si queremos caminar con Dios, debemos guardar los mandamientos. No ocasionalmente o de vez en cuando, sino continuamente; no una vez en la luna azul, sino todos los días; no por unos minutos sino por horas. Esa es la única manera de mantenerse cerca de Dios y de conservar sus bendiciones.

No hay atajos, no hay caminos fáciles, sino la larga y paciente ronda diaria. Debe haber una vigilancia constante. Debemos estar en guardia, vigilando, observando, examinándonos, para no caer. Debemos tener cuidado, porque el enemigo está constantemente al acecho para atraparnos y hacernos caer en sus trampas.

Debemos mantener los ojos en Cristo.

Resuelve alejarte del pecado y volver a Dios.

Aléjate del pecado y no dejes que gobierne tu vida. Arrepiéntete y vuélvete al Señor, para que tenga misericordia de ti y sane tu espíritu quebrantado.

No te quedes entre dos caminos, sino que haz una elección por Dios, porque la vida de un hombre está determinada por su elección. La Biblia nos exhorta a hacer una elección por Dios. Es inútil hacer una elección por el diablo, porque él no la aceptará. No dirá: "Oh, está bien, esto es solo entre tú y yo". ¡No! Nos arrastrará con él. Nos llevará con todas nuestras energías, con toda nuestra fuerza, con todos nuestros talentos, con todos nuestros dones y habilidades, y nos hundirá en la perdición.

Es terrible ser arrastrado al servicio del diablo. Es terrible convertirse en la presa del maligno. Un hombre que se entrega al enemigo se convierte en su esclavo. No tiene más libertad que la que tiene el bocado en la boca de un caballo.

No pierdas el tiempo lamentando tus errores; aprende de ellos y sigue adelante.

Que el caído tenga cuidado, que el débil fortalezca su corazón, que el sabio medite sus pasos. El salmista nos insta a no perder el tiempo lamentando nuestros errores, sino a aprender de ellos y seguir adelante.

El hombre sabio, dice, medita sus pasos, los piensa y los examina, los mira desde todos los ángulos, los considera bajo cualquier luz, los juzga con justo criterio, los pesa en la balanza. No hay nada de malo en vivir una  vida sabia; es una manera cuidadosa, reflexiva y deliberada de hacer las cosas. Es lo contrario de la despreocupación.

El Salmo termina con una súplica: Ten piedad de los que se han equivocado, perdónalos y guíalos por el camino de la justicia.

Termina con una oración, pidiendo a Dios que tenga misericordia de los que han errado y han sido descuidados en su camino con Él.

Pídele que los perdone y los guíe en el camino de la justicia. Esta oración será una bendición no solo para ti, sino también para otros. El Salmo 32 es un salmo de arrepentimiento y confianza. David, que había sido culpable de adulterio y asesinato, confesó su pecado y suplicó la misericordia de Dios. Su oración es una que cualquiera de nosotros podría hacer en circunstancias similares.

Es un mensaje que todos necesitamos escuchar de vez en cuando: Confía en el Señor sin importar cómo te sientas. Incluso cuando crees que nadie conoce tus pecados o ve tus errores -y mucho menos los ha visto- Él los conoce. Y Él los perdonará si solo te acercas a Él con humildad, reconociendo tu culpa ante Él y confiando en su gracia y misericordia.

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (San Juan 14:6). Él es el perfecto camino a casa no importa cuán grande sea tu aflicción en él siempre hay salida.
Close Ad