Mira La Reacción de Este Burrito al Ser Rescatado De Un Río.

2020-10-12

Aunque todos deseamos unión, paz y armonía, Jesús nos dijo que venía a todo lo contrario: "No crean que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz, sino espada. Porque he venido para hacer disensión del hombre contra su padre, y de la hija contra su madre, y de la nuera contra su suegra" (Mateo 10:34-36).

Esto quizás no te conforte en este tiempo de división, pánico y locura colectiva. Sin embargo, posiblemente tú también has escuchado que a Jesús se le llame Príncipe de Paz. Podemos encontrar este título de "Príncipe de Paz" en el Antiguo Testamento. Es decir, en el versículo donde aparece la profecía del nacimiento de nuestro Salvador en Isaías 9: 6. 

Pero ¿qué significa exactamente "Príncipe de Paz"? ¿Por qué se le ha dado este título?  

Te diré que hay un significado extraordinario en ello.    Es decir, los nombres de Dios tienen un significado especial que revelan un atributo de su carácter. Elohim, por ejemplo, significa “Poderoso”.  Adonai: "Señor", "Amo".  Abba:"Padre", "Papi". 

Asimismo, sabemos que Jesús tiene otros títulos como "Maestro", "El Buen Pastor", "Sumo Sacerdote"...  Estos nombres nos dejan claro que Jesús cumple el papel de intermediario de su rebaño (iglesia).  Pero esta información aún no deja claro por qué se le llama a Jesús "Príncipe de Paz".  



Jesús al venir al mundo y ofrecer su vida a cambio de la nuestra busca restaurar las relaciones y asegurarnos nuestra salvación. Es decir, nuestro Príncipe de Paz nos ha reservado un lugar en el cielo. Un lugar lleno de paz.   Es decir, nos llevará a un lugar en el que viviremos según el diseño original de Dios.                 

En resumen: Si buscas tener paz y restaurar las relaciones con tu familia o amigos, debes primero restaurar tu relación con nuestro Señor. 

Entonces, es ahí donde entra el "príncipe de Paz" en acción, pues Él es quien intercede.                    

Es decir, Jesús les da paz a los que en Él creen.     

"Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús" Filipenses 4:7.

Aunque puede haber muchas críticas sobre “Jesús, Príncipe de Paz”, desde ambos lados de la cerca, hay una cosa en la que todos pueden estar de acuerdo. Eso es, por supuesto, que él es el regalo de Dios para el mundo. Él es con quien todos tenemos una conexión y eso es lo que nos da la esperanza de vida eterna a todos.