Cancer de ovario otro asesino silencioso 6 senales y 3 datos importantes

2020-07-17

La palabra inmutable proviene de latín immutabilis, un adjetivo que describe a aquello que no puede ni se puede cambiar.  De hecho, el carácter inmutable de Dios es la señal más peculiar de su eternidad. Mi Dios es inmutable e indestructible. Esto significa que no cambia ni su ser ni su carácter.  En otras palabras, esto no quiere decir que es un Dios estático. 
El Dios de la Biblia actúa continuamente. 

No debe entenderse mal, esto no quiere decir que no puede actuar o gobernar.Es por esta razón, que debemos tomar muy en serio la Palabra de Dios. No podemos tomarla a la ligera, sobre todo, con respecto a la desobediencia de su palabra porque él mantiene su Palabra.

Las emociones humanas están vinculadas a sus imperfecciones. Es decir, todo lo creado está sujeto a cambio, pero no su Creador. Él no cambia. Solo Dios es inmutable. 
Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre, esto nos recuerda que Él es Dios.

De hecho, la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, no solo fue un hecho histórico presenciado por los apóstoles, sino que se trata del cumplimiento de las Escrituras.

Desde el principio tú fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos.
Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán;
Como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán.
Salmo 102:25-28

Es importante que conozcas más sobre el carácter de Dios. Por esta razón, te presentamos 6 atributos que describen la inmutabilidad de Dios.

1. Dios es amor

Dios es amor, y nos ama desde la fundación del mundo. Dios nos creó, él nos conoce.

"Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16).

2. Dios es tres veces santo.


Isaías tuvo una visión, él vio como ángeles decían: "Santo, santo, santo es el Señor Todopoderoso; toda la tierra está llena de su gloria" (Isaías 6:3). 

Él es santo, lo que quiere decir que no hay pecado en él. Sobre todo, gracias a su naturaleza divina él no puede pecar y nunca ha pecado.

 

3. Su misericordia es infinita

Su misericordia nunca acaba. Es más, son nuevas cada día.

Es bueno aclarar que misericordia también significa "no darle su merecido a alguien". Por tanto, todos somos pecadores, pero él, aun así... nos perdona por medio de su Hijo Jesucristo.

"Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para recibir misericordia y hallar gracia que nos ayude en nuestro tiempo de necesidad" (Hebreos 4:16).

4. Dios es fiel, siempre fiel

"Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor" (1 Corintios 1:9).

Por tanto, puedes confiar todo el tiempo en él. Su Palabra es verdadera y confiable.

5. Dios es sabio

Dios es sabio y da sabiduría a quien se la pida. 

"Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada" Santiago 1:5.

6. Dios es bueno, no lo dudes

Dios cada día nos provee talentos, habilidades y cosas materiales por su bondad y misericordia.

"26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?" (Mateo 6:26-33).

Recuerda estos atributos de Dios y maravíllate de su carácter inmutable. Confía en Él porque es bueno.