Secreto japonés para quitar las manchas de la cara en solo 7 días

2016-05-12
Fuente: liftBump.Com

Jamás imaginarías que una bolsa para sándwich sería indispensable para la atención neonatal de emergencia, pero ahí fue exactamente donde Pixie Griffiths-Grant pasó envuelta los primeros momentos de su vida justo después de nacer. Si en una bolsa de sandwich transparente los médicos la envolvieron para tratar de levantar la temperatura y salvar su vida.

Pixie nació prematura con tan sólo 28 semanas de gestación, un ultrasonido reveló que no estaba subiendo de peso. Aunque los médicos trataron de mantenerla hasta que Pixie alcanzara un mejor peso, quedó claro que no estaba creciendo y se vieron obligados a realizar una cesárea de emergencia.


La bebé era más pequeña que la mano de su madre y pesaba sólo medio kilo al nacer. Tan pronto como fue entregada Pixie, el personal médico de inmediato le puso un gorro y la envolvieron en una bolsa de plástico para mantenerla caliente, ya que tenían prisa por llevarla a cuidados intensivos.


"Fue tan repentino que la tuvieron que envolver en una bolsa sandwich de supermercado debe haber sido lo que tenían en el quirófano en ese momento", dijo Sharon Grant, madre de Pixie.


Sharon dice que las primeras semanas de la vida de Pixie eran una cuestión de vida o muerte hora tras hora. Así delicada era su salud, tanto que a Sharon no se le permitió abrazar a su hija durante los primeros 18 días de vida  debido a Pixie perdería peso cada vez se le cargara.


Incluso cuando Pixie se hizo más fuerte, el tiempo de vinculación tuvo que ser reducido al mínimo. Que su padre, por ejemplo, sólo se le permitió sostenerla durante una hora cada dos días.


"Es increíble que ella haya sobrevivido, pero fue realmente traumático", dijo Sharon, que describe los tres meses que pasó Pixie una incubadora, la lucha contra las infecciones y complicaciones de salud. "Cada vez que la tomaban para darle leche se enfermaba, ya que perdía peso con el contacto humano."


Después de dos meses, Pixie finalmente comenzó a hacerse más fuerte. Ahora, a los cinco meses de edad, Pixie ha ganado suficiente peso para dejar el hospital y volver a casa por primera vez. Ella sigue siendo tan pequeña como su nombre lo indica (Pixie: duendecillo), pero gracias a Dios ya no necesita oxígeno para respirar.


Estos errores que cometí, hicieron fracasar a mis hijos.

10 cosas que no sabes sobre ser mujer... nop, no las sabes...

NO  MIENTAS A TUS HIJOS EN ESTO... en esto...mira

NO PESIONES EL BOTON ROJO POR FAVOR
 

PRESIONA EL BOTON AZUL