2020-11-24

 
Antes de explicarte qué es redención, debo preguntarte cómo te sientes ahora mismo. ¿Has tenido problemas en el trabajo? ¿Tuviste problemas para conciliar el sueño? ¿No te estás llevando bien con tu pareja? ¿Se te dañó el auto o tienes muchos problemas con el tráfico para regresar a casa? ¿Has sido engañado o traicionado?

Posiblemente te encuentres agobiado y tengas más de mil preocupaciones, pero la Palabra de Dios dice: "Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo"(Romanos 8:22-23)

En otras palabras, toda la creación está gimiendo, pues anhela redención. 

Entonces, ¿qué es redención?

La respuesta es simple. Es la idea de que, si has aceptado a Jesús como tu salvador y dueño de tu vida, has sido redimido de tus pecados. Esta idea fue desarrollada para justificar el punto de vista de los que aman a Jesús, de que Dios ha restaurado a los perdidos con vida y amor eterno. Dios ha preparado un lugar donde los que han creído en su sacrificio son bienvenidos a vivir con Cristo en el Reino de los Cielos.

Muchos de los que creen en la redención son llamados "Redentores". De hecho, el término "Redentor" es comúnmente usado por muchas denominaciones cristianas para referirse a cualquiera que alguna vez estuvo perdido y ahora está viviendo de nuevo en la luz del Evangelio.

Sin embargo, hay diferentes tipos de redención para diferentes tipos de personas. Una "Redención" para algunos puede ser un renacimiento espiritual. Para otros, podría ser una nueva relación con Dios o un sentido de realización personal. Pero no importa qué tipo de redención esté experimentando una persona, todo se reduce a una cosa: La idea de que una persona puede ser redimida. Para los seguidores de Cristo, esto se llama "Redención".

El concepto de redención

La redención significa, básicamente, ser salvados del pecado o ser librados del mal. «No sólo es así, sino que ofrecemos en Dios por medio de nuestro Señor Jesús, por quien ahora hemos obtenido la reconciliación». La redención se usa comúnmente tanto en el viejo como en el nuevo testamento de su Santa Biblia.

La redención es esencial para el mensaje dado en el Nuevo Testamento. Es definitivamente la buena noticia de que Jesús de Nazaret es definitivamente la satisfacción de la esperanza mesiánica de Israel y que, en él, la tan esperada redención ha llegado.

En palabras simples:

"Redención" puede ser definida como el concepto de que un individuo puede ser redimido por otro. En nuestro caso, fuimos redimidos por la muerte de Jesús en la cruz del Calvario.
La experiencia redentora es un proceso que lleva a alguien de estar perdido a un estado de completa felicidad, paz y satisfacción. También lo lleva a un sentimiento de totalidad, es la idea de que hay armonía, pues el Espíritu Santo vive en nosotros. Este sentimiento de totalidad permite a alguien sentirse pleno y sentir paz, esa que sobrepasa todo entendimiento.

Así que, para llegar a donde quieres estar tienes que ser redimido. Entonces, ¿cómo te conviertes en redimido? Puedes ser redimido al reconocer el sacrificio de Jesús.
Pasos para obtener redención

El primer paso para ser redimido es dejar de lado cualquier noción de que no eres digno de ser amado. No importa lo que digan los demás, eres amado por Dios y este amor es tuyo para siempre. Ser redimido significa ser perdonado y dejar ir. Significa ser amado de nuevo.

Si te encuentras diciendo, "Quiero ser redimido", este es el comienzo de tu viaje. Estás recorriendo el camino hacia la plenitud. Asegúrate de seguirlo. Puedes pensar que no lo has encontrado todavía, pero con el tiempo, lo harás, pues es la voluntad de tu Padre celestial. Esto es así porque en estos momentos estás leyendo este artículo. El mensaje es claro y sencillo,

TÚ ESTÁS EN LOS PLANES DE DIOS.

Ahora bien, una vez redimido, no significa que todo será fácil a partir de ahora. Pero cuando caminas por el camino de la redención, te das cuenta de que no estás solo, Dios ha prometido estar contigo todo el tiempo. Además, otros han tenido las mismas experiencias que tú, así que no te sientas solo. No lo estás.

En segundo lugar, el camino a la plenitud en Cristo no está completo hasta que hayas leído y estudiado la Biblia. La Biblia está llena de historias maravillosas de aquellos que siguieron a Jesús. Así es que, como seguidores de Jesús, debemos estar conscientes de que, una vez redimidos no es fácil mantenerse. Pero esta es la belleza de la redención, Dios sabe que no somos perfectos, que pecamos hasta con el pensamiento. Pero reconocer esta debilidad nos hace fuertes ante Dios, pues le hacemos saber que sin Él, nada somos.

Debes aceptar el hecho de que habrá momentos en los que te sentirás perdido y no siempre podrás hacer las cosas bien. Incluso puedes sentir que la vida se ha acabado. Pero en Cristo siempre hay esperanzas.
 
La redención es esencial
 
La humanidad se encuentra en el cautiverio del pecado del que sólo la muerte expiatoria de Jesucristo puede liberar.

Sin embargo, lo que requerimos es la redención. Como una alternativa para ganar un respiro momentáneo de la locura que nos rodea, la redención puede ser la promesa del Señor de proveernos de su fuerza para vencer el pecado. Justo antes de su rebelión,en el Edén Adán y Eva poseían una comunión ininterrumpida con el Señor, una cercanía inigualable y un disfrute como nunca más un humano ha tenido. Nunca ha habido un período de tiempo como el suyo en el que la gente ejerciera dominio sobre la creación.

Pero con la redención la Santa Biblia prevé que los hombres y mujeres de Dios heredarán una nueva tierra llena de abundante alimento, y el hombre descansará bajo un árbol junto a fieras salvajes como mejores amigos. Lo mejor de todo es que Dios habitará en comunión otra vez con hombres y mujeres.

La redención ya ha sido realizada

Los humanos aún conservan la imagen de El Señor, por lo que aún quedan rastros de bondad en nosotros.  La redención es definitivamente la reversión de la caída. Hasta cierto punto, esta reversión significa que aquellos que habían estado espiritualmente muertos ahora vivirán y tendrán vida en abundancia.

Realmente la única persona calificada para deshacer los efectos de la caída es Jesucristo. en Él hemos sido redimidos. ¡HAY PODER EN LA SANGRE!