2020-11-12

Todos tenemos un plan de cómo pensamos que será nuestra vida y creemos saber el sendero a seguir para llegar a esa cima en donde nos vemos a futuro pero la vida siempre está llena de sorpresas y eventos inesperados como un divorcio, infidelidad, estancamiento laboral o pérdida de un trabajo, desafíos con la familia y en especial con los hijos, inesperados problemas de salud, falta de dinero, adicciones, muerte de algún familiar o amigo cercano que nos marca un nuevo rumbo y la lista de circunstancias inesperadas es mucho más larga.

Estas circunstancias que cambian nuestros planes nos hacen sentir incertidumbre, nos hacen sentir a veces rotos y quizás el peor sentimiento es el de no saber a dónde vamos.

¿Cómo sobrevivir y recuperarse cuando un sueño o plan se torna imposible?

Sentirnos perdidos o sin dirección en algún momento, es una parte normal de la experiencia humana y la manera de sobrellevar eventos no estimados que cambian nuestros planes, es saber seguir, dejar ir lo que queríamos que fuera y avanzar hacia lo desconocido con una nueva perspectiva.

Lo que debemos tener siempre presente, es que Dios estará siempre allí para animarnos, llevarnos de la mano y aliviar nuestro dolor. Dios nos orienta en la incertidumbre y nos da fuerza en cualquier lucha y de su mano, superamos cualquier problema, angustia o tribulación.

Salmo 139:5

 “Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano”

Isaías 41:10

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”

Romanos 8:28

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”

Pero los cambios inesperados y los problemas, también nos guían a un bien mayor y aquí te explicamos cómo.

Los cambios inesperados de la vida a menudo hacen que reconsideres tus prioridades y tu vida, lo que puede ayudarte a decidir dejar de llevar tu vida en piloto automático y, en cambio, comienzas a vivir la vida con intención y a alinear tus acciones y tus prioridades.

Eventos como problemas matrimoniales, desafíos con tus hijos, problemas de salud, por lo general te hacen despertar y te hacen reevaluar todo en tu vida y abres los ojos a lo que es realmente importante para ti.

Por lo general, después de concientizar cuales son nuestras prioridades en la vida después de pasar por algún problema, hallamos que nuestra relación con Dios, nuestra familia y gozar de buena salud son los aspectos que pasan a primer plano.

Creo que ese despertar ha sido global ante el COVID-19 y las cuarentenas obligatorias resultantes que han hecho que muchas personas reevalúen sus prioridades en la vida y la velocidad a la que han vivido.

Muchas personas, más allá de la pandemia, han entendido que necesitaban tiempo con su familia y tiempo para descansar y vivir en la paz de Dios. La pandemia, ha sido un hecho inesperado que ha cambiado la dirección de muchas vidas y ha obligado a muchos a centrarse más en lo importante.

Los cambios inesperados pueden ser grandes bendiciones para realinear nuestra vida y nuestras prioridades y esos cambios nos ayudan a entender que es lo que realmente importa.

Busca tomarte un tiempo especial para hacer un balance de tu vida y si lo que estás haciendo coincide con tus metas y sueños, valores y convicciones, con tu fe y la visión que Dios te da, entonces puedes estar seguro que transitas el sendero que Dios eligió para ti. Y, si no es así, mañana es un día nuevo y, de la mano de Dios, puedes redirigir tus pasos para llegar a tus sueños y conectar con el Señor.

 Lee esto por favor:

Si quieres llenarte de fortaleza lee estas palabras, presiona aqui

Baja estas canciones, GRATIS

Mira este hermoso video