El esposo le pidió el divorcio después de ver mejor esta foto

2020-10-15

El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor:  «Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío». Salmos 91: 1-2

Para encontrar reposo en Dios debemos correr hacia Él deseando recibir Su paz. No podemos ir en busca de su reposo con la mente intranquila y abrumada por nuestros pensamientos.

La Biblia nos habla en abundancia del amor y la paz de Cristo y como Él nos rescata de andar muertos en nuestros delitos y pecados. 

La causa de preocupaciones e inestabilidad muestran que no te has despojado de tu “viejo hombre”. Romanos 6:12 nos dice: <<Por lo tanto, no permitan que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos>>.   

Nuestras emociones y pensamientos suelen distorsionar nuestra visión de las cosas, y nos hacen sentir lejos de Dios, porque nos enfocamos en vanidades y no en Cristo.

<< No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús>>. Filipenses 4: 6-7

Corazón calmado por la paz de Jesús.

Jesús puede darle paz a tu corazón

¿Cómo tener un corazón calmado?

Un corazón calmado es acogido por la sombra del Altísimo . Tener un corazón calmado podría no ser lo mismo que estar calmado. Estar calmado es estar quieto, sereno, tranquilo  que no muestra alguna alteración nerviosa o  simplemente no se mueve. En cambio, un corazón calmado no es el que deja de latir sino el que se mantiene en paz porque le basta la gracia de Dios.

“Nuestro nuevo hombre” refiriéndonos a la persona que recibe a Dios y se afana por seguirle, muestra un corazón calmado en todo tiempo, porque el Espíritu Santo mora en él. No guarda en su corazón la paz que da el mundo, tranquilidad pasajera. La paz que viene de Dios es una tranquilidad eterna, porque el Señor es nuestro refugio y fortaleza. 

<<Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden>>. Juan 14:26 

¿Cómo reposamos en Dios?

Para reposar en Dios no necesitamos pasar por una serie de retos o ser los que más saben de Biblia, solo necesitamos orar.

Oramos no para sentirnos mejor o para obtener bendiciones, oramos para estar en comunión con nuestro Señor y entregar nuestras vidas a Él como una ofrenda de olor grato, para que en él nuestra alma encuentre reposo.  

<<El Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la paz>>. Números 6: 24-26

Reposamos en Dios cuando Él extiende Su amor en nosotros. No rechaces el amor de Dios por vanidades, deja de andar tras sentimientos y emociones que nada tienen que ver con la voluntad de Dios. Cristo es suficiente para alegrar tu vida y darte esa paz que tanto anhelas.