2020-10-13

El miedo a lo desconocido puede ser paralizante. Esta emoción tan negativa y dañina puede paralizarnos hasta un nivel que pudiera hacer que renunciemos completamente a las cosas que amamos y nos interesan.

Tal vez tengas miedo de ir a una entrevista de trabajo, miedo de ir al médico o puedes tener miedo de hacer esa primera compra. No importa cuál sea tu temor, es posible que el miedo te impida hacer, incluso, lo que Dios quiere que hagas.

Hay ciertos tipos de miedos que afectan a cada persona de manera diferente. Para algunas personas puede ser un caso de fobia social que les afecta en sus relaciones. Siempre están ansiosos por la reacción de otras personas y si conocieran a alguien nuevo o fracasaran en un evento social se derrumbarían. 

Otras consecuencias del miedo

El miedo a lo desconocido también puede afectar tu vida laboral. Si tienes miedo a la reacción de tus superiores, por ejemplo, lo más probable es que no te asciendan, pues el temor te paraliza y te hace quedar como que no eres muy “astuta o astuto” que digamos, lo que sería injusto.

Para aquellos que tienen miedo de ciertas situaciones financieras, pueden encontrar que hay muy pocas oportunidades que podrían obtener si tuvieran miedo. Incluso, si piensan que tienes todas las calificaciones y credenciales necesarias, puedes ser rechazado debido al miedo al fracaso. 

También es posible que te sientas temeroso cuando haya cosas que necesites saber, pero el temor es tan abrumador que no puedes concentrarte en la tarea que tienes entre manos. Esto podría privarte del conocimiento que necesitas para hacer tu trabajo de manera efectiva.

El miedo a hablar en público, por ejemplo, podría hacer que te pierdas la oportunidad de compartir el Evangelio. Sin embargo, no debes temer, pues “Dios pone en nosotros tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad” (Filipenses 2:13).

Si alguna de las situaciones antes expuestas te son familiares, si sufres de este miedo inexplicable, necesitas aprender a aceptar el hecho de que Dios tiene TU DESTINO BAJO CONTROL.

Así que no temas, porque yo estoy contigo;
no te angusties, porque yo soy tu Dios.
Te fortaleceré y te ayudaré;
te sostendré con mi diestra victoriosa.
Isaías 41:10

Tienes que entender que el miedo no tiene que gobernar tu vida. Todo lo que tienes que hacer es aprender a confiar en Dios y entender que Él siempre tiene la última palabra.

Dios puede ayudarte a conquistar tu miedo



Una vez que aprendas a conquistar tu miedo de la mano de nuestro Señor, entonces serás capaz de arriesgarte con nuevas ideas que podrían cambiar tu vida y el mundo. Como resultado de este nuevo proceso de pensamiento tendrás más poder en tu vida y podrás conseguir cosas que nunca antes creíste posibles.

¿Cómo superar el miedo?

¿Qué dice la Biblia? ¿Qué dice la Biblia sobre tu situación? ¿Cuáles son algunas de las cosas a las que le temes? La Biblia dice que pongas tu confianza en Dios, a pesar de que las cosas parezcan estar fuera de control. 

Debes confiar en Dios y superar el miedo:

-Si recibes un mal diagnostico, Dios tiene el control, no tengas miedo.

-Si has perdido tu trabajo, Dios tiene el control, no temas.
-Si has perdido a un ser querido, Dios está en control.
-Si tu matrimonio anda mal, deja que Dios tome el control.
-Si tienes un examen o exposición difícil, pídele a Dios que tome el control.

Confiar es la clave, pues la forma en la que Dios puede controlar cualquier situación, si tu se lo permites, es sobrenatural.

Otras razones para superar el miedo

Jesús dijo: "Mis ovejas oyen mi voz y me siguen". He descubierto que si puedo seguir a Jesucristo en mis actividades y hábitos diarios, es mucho menos probable que tenga miedo.

Ponga su confianza sólo en Jesucristo. Esta es la promesa de Dios para ti en la Biblia. Jesús dijo que Él te proveerá con todo lo necesario para tu bienestar y seguridad.

Vencer el miedo no es fácil, pero… si tienes tu corazón lleno del Espíritu Santo para guiarte y llevarte a una mejor posición de la que deseas estar, lo lograrás.

Jesús puede mostrarte esa ruta. Puede llevarte a donde necesitas estar. Él sabe a dónde vas, y puede darte las respuestas para que no sientas miedo. Todo lo contrario, sentirás paz, esa que sobrepasa todo entendimiento.