México: Menonitas huyen por la electricidad y buscan un nuevo hogar

2020-10-30

¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! 1 Corintios 15:57

Nuestro primer motivo de agradecimiento es Cristo. Su sacrificio indescriptible y de gran amor nos sostiene en cada respiro. Ya no vivimos muertos en nuestros delitos y pecados una vez que le conocemos debemos estar agradecidos en todo momento por el regalo de la salvación inmerecida.  

Todo cuanto hagamos debe ser para la gloria de nuestro Dios, no nos jactamos en nuestras pequeñeces. Esto puede alimentar nuestros malos deseos. 
No es lo mismo decir : “¡Gracias a Dios”, que decir simplemente:  ¡Gracias! Hay una diferencia del cielo a la tierra. Si sabes que todo lo bueno que una vez conseguiste fue porque te dio sabiduría, te dio la motivación e hizo todo posible,  ¿por qué solo dices gracias?¿A quién? ¡A Dios! 

Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él. Colosenses 3:17


Orar en agradecimiento

Dedíquese a la oración: perseveren en ella con agradecimiento. Colosenses 4:2

Algunos tenemos nuestro esquema de oración y oramos siempre diciendo las mismas palabras, pero… ¿Eso es orar?  Si no oras conscientemente solo dirás un monólogo. La oración es una conversación con nuestro Señor, no una presentación en clases. 

Tal vez la razón por la que hacemos ese típico monólogo es porque no estamos orando con un corazón agradecido que desea hablar con su Creador.



Gracias, puede ser una palabra sencilla pero difícil de describir, aun así vamos a intentarlo. Dar gracias es: sentir placer en las acciones que alguien hace a tu favor, recibiendo ese obsequio con agrado, y reconociendo un gran valor tanto en lo recibido como en la persona. Ese es un verdadero gracias.

Pensándolo bien… ¿Cuándo fue la última vez que le diste gracias a Dios de verdad?


Cuando buscamos el amor de Dios o buscamos Sus bendiciones, le pedimos que Su mano nos cubra. Asimismo,  cuando le pedimos que solucione nuestros problemas, debemos ir al Padre con un corazón agradecido. Porque tenemos seguridad en que Él obrará y le agradecemos porque mientras estemos bajo Su manto, todo saldrá bien.   


Oración de agradecimiento:

Padre te doy las gracias por tu amor inmerecido. Gracias, Papá, porque Tu mano me sostiene. Gracias por salvarme y acogerme como Tu hijo a través de Cristo Jesús. Mi corazón se desborda en adoración y te proclama Rey de reyes. Tú, mi número uno, ¿quién como Tú Señor? 

Ayúdame a crecer en Tu Palabra porque es mi anhelo seguirte. Encuentro Tu gracia y amor en todo lo creado por Tus manos. Renuevame Padre y pon en mí ese deseo innato de amarte y agradecerte por tus grandes obras.

En esta ocasión mi Dios, no te pido bendiciones o bienes a mi favor. Solo te pido que me des más de ti, lléname de Tu Espíritu Santo. Te entrego mi vida en agradecimiento, porque sé que en tus manos todo es perfecto. Te doy gracias por Cristo Jesús. Amen.