Si Te Has Preguntado Cómo Cabe Un Bebé Dentro De Un Vientre, Estas Fotografías Te Dará La Respuesta

2021-01-07

A veces tener éxito personal nos aleja de Dios porque creemos que lo podemos hacer bien solos. Podemos caer en la vanidad de creer que no necesitamos a Dios. El Rey Salomón tenía conocimiento de esa tendencia de vanidad humana cuando logramos tener todo lo que necesitamos a nivel personal.

Proverbios 30: 7-9

Dos cosas te he demandado;
No me las niegues antes que muera:
Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí;
No me des pobreza ni riquezas;
Mantenme del pan necesario;
No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová?
O que siendo pobre, hurte,
Y blasfeme el nombre de mi Dios.
 

Asimismo, a veces no confiamos en la providencia de nuestro Dios y creemos que, si no nos “fajamos” nosotros, el sustento no llegará. Pero, no es por tu fuerza, necesitamos más bien Su gracia.

El Rey Salomón pidió que Dios lo mantuviera alejado del engaño y también oró: “Dame lo justo para satisfacer mis necesidades. Porque si me hago rico, puedo negarte y decir: "¿Quién es el Señor?"

Dios quiere que dependamos de Él para todo lo que tenemos, incluido el éxito. En lugar de orar por una cierta medida de éxito, pídele a Dios que te haga tan dependiente de Él que te conviertas en un éxito a sus ojos.
 
Dios quiere nuestra fe

Hebreos 11: 6
"Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan".

Si tienes mucho éxito, ¿todavía necesitas fe? Por supuesto que sí. Pero si tienes mucho dinero, gente esperando para tomar tus pedidos y la creencia de que puede cuidarte a sí mismo, es fácil sentirse cómodo sin ejercitar la fe a diario, lo que te aleja de Dios. y, por lo tanto, del éxito que cuenta para Dios.

Dios quiere que lo busques a Él primero y descubras que Él provee todo lo que puedas necesitar (Mateo 6:33). Cuando tenemos éxito a nuestros ojos, a veces pensamos que tenemos todo lo que necesitamos. No ores por la capacidad de hacer todas las cosas, sino por una fe cada vez más profunda en Aquel que puede hacer todas las cosas.


 
Dios quiere que seamos como Cristo

El éxito no es el mejor maestro cuando se trata de llegar a ser más como Cristo. De hecho, podemos relacionarnos más con Jesús a través de nuestras decepciones, pérdidas, dolor e incluso fracasos, ya que nos hace más dependientes de Dios.

Cuando experimentes tristeza o una decepción, pérdida o un fracaso, en lugar de preguntarle a Dios por qué no quería que tuvieras éxito, pregúntale: "¿Cómo puedo llegar a ser más como Cristo a través de esto?" Entonces podrá descubrir Su camino hacia el éxito.
 
Dios quiere que caminemos en una vida nueva.

Normalmente, ponemos toda nuestra constancia en tener éxito personal para así poder compensar lo que sentimos que nos falta.

A veces nos esforzamos por lograr el éxito para compensar lo que sentimos que nos falta en nuestra vida (amor, sentido de propósito, afirmación, sentido de identidad o valor). Pero Dios quiere que nos demos cuenta de que esas cosas se encuentran solo en una relación saludable con Él, relación en la que sabemos quiénes somos a Sus ojos.

Busca sanidad y plenitud en Él para que puedas caminar en una vida nueva y dejar atrás el pasado y tus viejas heridas.

2 Corintios 5:17

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas".

Eso es vivir exitosamente a los ojos de Dios.