2020-12-07

Es normal experimentar emociones negativas en momentos difíciles, somos seres sensibles, manifestamos sentimientos  negativos cuando nos sentimos amenazados o nos alteramos por una situación. Lo que no es normal es permanecer en ese estado durante un largo tiempo.

La forma en que percibimos la situación que estamos pasando puede afectar en gran manera nuestra salud tanto emocional como física. Cuando tenemos pensamientos negativos o tenemos mucho tiempo ocioso, o con la mente ocupada en los problemas, es muy fácil caer en la desesperante ansiedad.

¿Qué dice la Biblia acerca de la ansiedad?

Las Escrituras relacionan la ansiedad con la desconfianza en Dios. Cuando abandonamos nuestra fe y dejamos de confiar en el gran poder de Dios es cuando nuestras inquietudes empiezan a destruirnos y a entristecernos. ¿Qué podemos hacer cuando las preocupaciones nos atacan? Orar y presentarle a Dios esas inquietudes para que Él nos ayude a salir de ellas y para que Él cuide nuestros corazones y nos cubra con la paz de Cristo.
 
No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7



Tener fe en todo tiempo

Si estás ansioso o estás ayudando a alguien a salir de la ansiedad  debes entender que la fe es lo único que puede restaurar ese débil corazón. Cuando se pierde la fe se pierde uno mismo.

La fe es eso que nos mantiene vivos, nuestra salvación en Jesús es dada por fe, solo debemos creer. No tenemos porque castigarnos tan duro. Los pequeños deslices no pueden verse como lo más importante del mundo. Un error es simplemente algo nuevo que aprender. 

Jesús no quiere que te castigues, Él quiere que seas feliz todo el tiempo, que sea Dios el centro de tu vida. 

¿Qué es eso que te preocupa? eres grandioso y nuestro Padre nos quiere tal como somos, solo nos falta entender que la cruz es el regalo más hermoso que podamos recibir y debemos disfrutar de ella. Bienaventurados son aquellos que la encuentran y la adoran.

¿Crees que  no eres suficiente? Claro que si lo eres. Eres asombroso porque Dios se hace fuerte en tus debilidades. Bendito sean aquello que llamas imperfección porque Dios toma eso y lo transforma para Su gloria.  Esto nos dice Su Palabra en 1 Corintios 1:27-31: Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos.
También escogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, a fin de que en su presencia nadie pueda jactarse. Pero gracias a él ustedes están unidos a Cristo Jesús, a quien Dios ha hecho nuestra sabiduría —es decir, nuestra justificación, santificación y redención—  para que, como está escrito: «Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe en el Señor».

¿Cómo salir de una vez por todas de la depresión?

Es cierto que no puedes cambiar tu corazón débil y pecador por tu propia fuerza, pero si puedes protegerlo y alejarte de eso que te lastima porque de él mana la vida.

Deja tu corazón en manos de Dios  Proverbios 3:5-6 dice:
Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.

Que tu luz sea Cristo.