2021-07-16

 

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida: 

y en la casa del Señor viviré para siempre”

 

Una vez escuché a alguien decir esta frase refiriéndose a las bendiciones de Dios en su vida: "Con una mano recibiendo y con la otra dando". El bien y la misericordia te seguirán, pero con la intención de que las pongas "a trabajar". Es decir: que las uses, que las practiques.

 

Dice en Proverbios 3:3: " La misericordia y la verdad nunca se aparten de ti; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón".

 

Si Dios hace misericordia contigo, tú, has misericordia con los demás. Incluso, si la misericordia requiere decir que “no” a lo que te piden. No vas a permitir que un niño de 5 años conduzca un auto en un camino lleno de tráfico (o en ninguno, en este caso). La misericordia significa ayudar, pero también a veces significa evitar que alguien se meta en problemas y se haga más daño. Amar, perdonar, guiar, corregir. Esto es hacer el bien y la misericordia: Dios lo hace con nosotros.


 

Recuérdalo, todos los días, una palabra de fortaleza para ti

Te puede interesar:

-          Abre tus brazos a la vida                        -   Cobijado por mi amor

-          Mujer levántate                                          -   ¿A quién más iremos?

-          Un abrazo de amor y consuelo             -   Yo soy el Yo Soy

-          Cuentas conmigo                                     -   Oración por tu familia 

 

Entrevista a Lizzie Velasquez

 

Slide Image