Cuando te enteres del caos que hace el estrés en tu vida, no vas a querer saber de él

2021-01-30

Desde luego que en el transcurso de la vida podemos sentir temores que se vuelven en una gran dificultad para nosotros, pero no tenemos porque angustiarnos y dejarnos oprimir por las emociones. 

El miedo se puede formar a partir de una mala experiencia o la inquietud de enfrentarse a lo desconocido. Siempre que tengamos en nuestra mente pensamientos negativos estaremos construyendo un nuevo temor. Si todo el tiempo tus pensamientos son como una nube oscura todo lo que veas será gris y negro.

Mantenerse siempre con buenos ánimos no parece ser posible al mirar nuestro entorno y todos los retos que debemos atravesar; pero la clave para superar el temor es sencilla: No te concentres en lo que eres o puedes enfrentar, más bien, concéntrate en quien Dios te hace, Su hijo. 

Si pasamos el resto de nuestras vidas dando gran importancia a lo tímidos que podemos ser, a las cosas que se nos dificultan o si tomamos por menos nuestros talentos y no disfrutamos de las cosas que hacemos; solo estaremos cultivando el temor en nuestras vidas. Esfuérzate por vivir en la paz de Cristo y preséntale tus temores a Dios, la vida es un camino lleno de bendiciones, disfrútala.

¿Qué es el espíritu del miedo?

 “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1: 7.
El apóstol Pablo le escribió estas palabras a Timoteo. Pablo sabía que Timoteo luchaba con una personalidad tímida y necesitaba aliento para ser valiente. "Miedo" también se refería originalmente a cobardía o timidez. Como creyentes, podemos reconocer las formas en que el espíritu del miedo nos controla y cómo podemos liberarnos de esa esclavitud.  

El miedo se convierte en prisión

“Cuando el día comenzó a refrescar, el hombre y la mujer oyeron que Dios el Señor andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera” Génesis 3: 8.

Dios creó a Adán y Eva para tener una relación con ellos. Caminaron y hablaron libremente con Dios a lo largo de sus días. Adán y Eva no necesitaban esconderse de Dios, no conocían el pecado. El miedo no entró en el mundo hasta que Adán y Eva decidieron desobedecer a Dios y comer del fruto prohibido.

Temían por su nueva conciencia del pecado. Fueron aprisionados por el miedo, incapaces de experimentar la libertad de su relación con Dios.

Cuando el miedo se apodera de nosotros, buscamos escondernos de todos, especialmente de Dios. Nuestro miedo nos mantiene cautivos y prisioneros de nosotros mismos, ya sea que tengamos miedo del futuro, nos enfermemos o experimentemos la pérdida de un trabajo, el miedo puede controlarnos hasta el punto de alejarnos y escondernos de la presencia de Dios.
A través de la oración y la adoración en la presencia de Dios, puedes cambiar tus ojos hacia Aquel que te ayuda a salir de las sombras del miedo a la luz y te da plena libertad.
 
El miedo te hace perder la concentración

 “Noé hizo todo de acuerdo con lo que el Señor le había mandado” Génesis 7:5.

La historia de Noé, increíblemente se relaciona con la pandemia de COVID-19. Su familia estuvo en aislamiento durante 40 días y mientras su familia estaba en cuarentena en un barco enorme, Dios destruyó todo lo que estaba fuera de los muros, excepto los animales con los que también vivía Noé. 

Habría lluvia durante 40 días, lo que nunca antes había sucedido en la tierra. La lluvia era un concepto extraño para la gente de esa época, ya que el agua solo venía del suelo, no del cielo. Y a pesar de todas las circunstancias desconocidas, la palabra miedo nunca se menciona en la historia de Noé.

El enfoque de Noé permaneció en Dios para que pudiera ser obediente al llamado que nuestro Señor hizo en su vida.

En resumen: a veces, el enemigo usa el miedo para quitar nuestro enfoque en lo que Dios puede estar llamándonos a hacer durante una temporada difícil, pero lo único que debes hacer es fijar tus ojos en Cristo.