Si tus problemas no te dejan dormir, lee estos consejos

2021-01-08

Romanos 10:17 nos dice que: “Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo”.

La lectura de las Escrituras y leer sobre libros relacionados con la Palabra de Dios son alentadores y pueden ser un alivio a nuestras almas angustiadas.
Siempre, empieza por la Biblia y por los Salmos. Muchos de los autores buscan a Dios entre la agonía y el dolor, pero siempre piden con fe y se entregan a las manos de Dios. Muchos, depositan su confianza plena en el Señor y saben que los hará libres.

El poder de los Salmos

La Biblia es la palabra de Dios. Todo fue creado con Su Palabra, por lo que muchas personas subestiman la lectura de los Salmos en momentos difíciles, pero olvidan que estos fueron creados para dar ánimo y fortaleza en momentos de angustia. Por lo que leer un Salmo, si tienes miedo o estás desanimado, es válido.

Los salmos son directos y honestos

No encubren la realidad del dolor y el sufrimiento que experimentamos en esta vida. Los autores bíblicos saben lo que es caminar a través de la angustia, el desánimo y la miseria. Esto nos recuerda que no somos los primeros en lidiar con el desánimo y el dolor y podemos ver un registro divinamente inspirado de cómo el pueblo de Dios encontró aliento en Él.

Otras fuentes de apoyo basadas en la Biblia para tus momentos de desánimo

Las biografías cristianas también pueden animarte y sacarte de tu abatimiento.

La autobiografía de George Muller es una buena elección. Muller era un evangelista y dirigía un orfanato en Inglaterra. Su autobiografía registra sus oraciones por la provisión y la fidelidad de Dios para responderle. Una cita increíblemente poderosa es: "Si el Señor me falla esta vez, será la primera vez".

Muller también nos hace un llamado importante en su libro: “El primer gran y principal asunto al que debo atender todos los días es tener mi alma feliz en el Señor”.