¡Vacía tu barriguita! Elimina Las heces de tus intestinos solo con una cucharada diaria de este remedio

2018-10-23

Al dar un relato de primera mano, William recuerda que hay lugares en Irak y Siria donde es extremadamente inseguro ver a los cristianos manifestar su fe de manera visible.


MEDIO ORIENTE. - Los cristianos siguen compartiendo el evangelio incluso en las áreas muy peligrosas de Medio Oriente. Algunos de ellos son lugares donde el ideal del grupo terrorista del Estado Islámico (EI) continúa viviendo en las mentes de los habitantes y donde está prohibida cualquier protesta no islámica.

William, un trabajador cristiano que sirvió durante años en Asia Central y Medio Oriente, comentó sobre la situación en una reunión Puertas Abiertas en los Estados Unidos.

"Los cristianos locales nos dicen que ISIS ha sido derrotado, pero sus ideas radicales aún ocupan las mentes de este pueblo", citando a Mosul como ejemplo; Irak, que ha permanecido casi cuatro años en manos de yihadistas.

"Tienes aldeas musulmanas alrededor de la zona cristiana, muchos de estos musulmanes no quieren que los cristianos regresen y lo dicen muy claramente", agregó.

Al dar un relato de primera mano, William recuerda que hay lugares en Irak y Siria donde es extremadamente inseguro ver a los cristianos manifestar su fe de manera visible. Cosas simples como, por ejemplo, usar una cruz son un riesgo en estas "zonas prohibidas" para aquellos que no son islámicos.


"Si usted es cristiano y quiere ingresar a estas áreas, debe ser extremadamente cuidadoso", advierte, y agrega que lo mismo está sucediendo en los países vecinos, como Irán.

"Sin embargo, es alentador ver que la gente todavía asiste, y que ninguna área está cerrada al Evangelio porque es Dios quien coloca en el corazón de la gente la voluntad de predicar, a pesar de los peligros", recuerda.

El trauma causado por las persecuciones y ejecuciones dejó profundos rastros en la población cristiana que vivió antes de 2014 en relativa paz con los musulmanes, que son en mayoría del Medio Oriente. Miles de cristianos todavía viven en campos de refugiados sin saber si algún día podrán regresar a sus hogares.

"Cuando el IS fue expulsado, los soldados incendiaron el 70% de las casas de los cristianos. En la mayoría de ellas, todo fue destruido", recuerda William, quien trabaja con ONG cristianas y seculares que intentan ayudar a las personas a volver a la vida. Los puertos abiertos ya han reformado alrededor de 1,500 casas, pero ese no es el único problema.

"No hay trabajo, no hay infraestructura, no hay agua, no hay electricidad, el sistema de alcantarillado está destruido", dijo. Hay muchos casos de personas que abandonaron el islam y siguieron el cristianismo al ver las atrocidades cometidas en nombre de su antigua religión.

Evangelismo y perdón

Hay problemas bastante complejos que afectan a los no islamistas, como la prohibición de usar Biblias. En otros lugares la persona solo puede tener una copia de la Biblia. "Si vienen con dos personas, una es para distribución. Además, la evangelización está prohibida", dice este obrero del Señor.

En la era de Internet, incluso si la señal es precaria en áreas remotas del Medio Oriente, es a través de un teléfono celular que los creyentes se conectan con otros. Ya sea a través de las redes sociales o las aplicaciones de mensajería, las copias digitales de la Biblia se leen y comparten con los teléfonos inteligentes.

La vida de alguien que ha sobrevivido a los años de terror de IS no es fácil. William dice que en Irak "el 100% de la población sufre un tipo de trauma" a causa de un conflicto violento. También es un rasgo distintivo de los cristianos sobrevivientes.

"Se hablan, se animan", dijo. Para muchos cristianos el desafío es perdonar y orar por aquellos que les han causado tanto daño emocional y físico. "He escuchado a los cristianos torturados decir que tienen problemas para hacerlo, pero saben que tienen que orar por sus perseguidores y cuando se dan la vuelta, sienten la bendición de Dios", dice.