Consejos para tu viaje de compras a los Estados Unidos

2016-12-27

Si vas a venir de compras a los Estados Unidos, tal vez ya has venido muchas veces y tienes más experiencia que otros. Nos gustaría recibir tus tips y consejos. Una persona que vive en el lado mexicano de la frontera, se las sabe de todas, todas. No lo voy a negar.

Sin embargo, es muy diferente el vivir aquí. Estando físicamente todos los días y tener que gastar tu quincena en este país es muy diferente a gastar solo los aguinaldos.

Yo también vine “de compras a los Estados Unidos” por muchos años y unos buenos consejitos me hubieran caído bien, pero no había quien me los diera.
 

¿Listo?  Aquí te van, dame tu opinión al final.

1.-  Creo que el primer consejo parece “tontito”, pero no está fuera de lugar: Consigue tus dólares en tu país de origen. Si eres Carlos Slim (el hombre más rico de México) y ya tienes tus cuentas en dólares, pues bien, pero si no, consíguelos en tu país porque si piensas que aquí los vas a conseguir baratos, créeme que no será así. A pesar de los tipos de cambio, algunos lugares se aprovechan de la inocencia del turista y tus dólares terminan valiendo “gorro”.

2.- La otra opción es que uses tus tarjetas de débito o crédito, lo cual en realidad te terminara costando más que si pagaras con dinero en efectivo. Estos dos consejos te los dejo a tu criterio, pero ten cuidado con el siguiente tip.

3. Si vas a andar brincando de tienda en tienda buscando tus artículos favoritos, no le hagas como algunos buenos amigos del Chapo Guzmán, que traen un montón de billetes enrollados y cada vez que los sacan para pagar algún artículo, hacen que La Banda el Recodo les toque una fanfarria como música de fondo. Hasta los caballos bailadores se traen.  No muestres que traes “mucho” dinero en efectivo. En la ciudad donde vivo, Tucson Arizona (a una hora de la frontera por carretera) y en la capital, Phoenix cada rato ocurren asaltos a paisanos que vienen inocentemente trayendo con ellos su gigantesco cochinito alcancía.  Esta es la manera de operar de los ladrones: Se fijan quien trae autos mexicanos, o quien luce como hispano que no vive aquí, pero, sobre todo, quien paga en efectivo y son más jugosas las víctimas que sacan su montón de billetes para pagar en la tienda.  Una vez que los asaltantes identifican a sus víctimas, las siguen. Traen su equipo de gente y toda la cosa. Se van tras sus víctimas hasta los estacionamientos donde los obligan a entregarles las compras hechas y el dinero en efectivo que les quede.

4.  Hay tres planes de compras que traemos en nuestra mente cuando venimos a comprar a este país (U.S.A.) y esta son:  Vienes a comprar cosas caras y de marca que no consigues en tu país (eres rico y no te importa lo que gastes) o vienes a comprar cosas de marca, pero lo más barato que puedas encontrar; y la tercera, solo vienes de compras de “placer”, disfrutas de caminar en las tiendas departamentales y gastar toda tu quincena en la comida china tan sabrosa del “Panda Express”.  Si vienes a este país con presupuesto limitado, el quinto consejo es:

5. Trata de unirte a los grupos de Facebook u otras redes sociales de la ciudad adónde vas a viajar y busca si alguien vende “barato” el artículo que estás buscando. Tan solo recientemente dos amigos míos vinieron a comprar, cada quien, por su lado, un módulo de sonidos Yamaha para teclado.  Cuando se juntaron en su ciudad para presumirse su compra, los dos habían comprado exactamente el mismo artículo, pero a una gran diferencia de precio. A uno de ellos le costó 1300 dólares (usado, en una cadena de tiendas de música que también vende aparatos usados) y al otro le costó 500 dólares, el cual encontró en un grupo de compra y venta en Facebook. Es verdad que la “garantía” que te dan en las tiendas es importante, pero en artículos usados, la garantía es muy limitada. Definitivamente, quien compró ese artículo más barato se ahorró mucho dinero en este caso.


6. Trata de contactar a alguien que sí tenga experiencia en compras en la ciudad adónde vas. Si quieres usar tu presupuesto al máximo, existen tiendas donde puedes encontrar alguna ropa de marca y otros artículos a precios muy bajos. Además, existen las famosas temporadas de ofertas que, créeme, no son las temporadas “altas” como en Navidad, por ejemplo. Justo antes de Navidad muchas tiendas venden lo más caro posible. Después de Navidad, rematan lo que les sobra. Casi al final del invierno, en el caso de la ropa, algunas tiendas casi la regalan. Esta información no te la va dar algún comerciante que venga a comprar aquí y a revendértela allá donde vives. Tienes que buscarte un guía o tratar de buscar fechas y tiendas donde existan verdaderas ofertas. Si no hablas inglés y si no conoces la cultura en general de la ciudad donde vives, busca un guía. Claro, que si vienes como dije anteriormente a “turistear” como decimos aquí, y no traes ni dinero ni te preocupan los precios, pues bienvenido, es bonito disfrutar de unos días de vacaciones. No te pongas tenso por andar buscando ofertas si no vienes a eso. También considera el tiempo y gasolina que vas a gastar o perder buscando las ofertas y no solo tiempo y combustible sino también el “riesgo”:

7.- ¿Riesgo de qué?   Si traes tu propio auto y es de un modelo que se pueda robar, espero que lo tengas asegurado en tu país. También TIENES que comprar un seguro “americano”. Estos los consigues en tu país, casi a través de cualquier oficina de seguros, o en la frontera, antes de cruzar. Creo que también los puedes comprar en línea. Y, sí, funcionan. A mí me han servido más de dos veces. Estos seguros te cubren por daños físicos y materiales a terceros. No te van a servir para “hacer una tranza” y robarte el carro a ti mismo. No son para eso. Aquí en Estados Unidos, si apenas le tocas el auto a otra persona en un “accidente”, algunos americanos e incluso hispanos residentes, te hacen un escándalo. Si traes seguro, estas protegido. Si el golpe no causó heridas físicas y si realmente fue un accidente y no andabas “tomadito” o “drogadito”, entonces el problema no pasará a mayores.

8.- Creo que no está por demás recomendarte que sigas todas las reglas de tránsito. Una multa olvidada, te puede costar la cárcel en algunos casos. Cuidado. Respeta las reglas de tránsito, usen el cinturón de seguridad, sé amable con otros conductores y si te hacen señas con las manos, no quieras pelear inmediatamente, tal vez sean personas sordomudas que te estén tratando de decir algo. A mí me ha pasado algunas veces.  Sobre todo, si en tu país se usa “pagar” la multa directamente al oficial de policía, aquí no se usa eso y si ofreces dinero al oficial para “llegar a un arreglito”, puedes ir a la cárcel.


9.- Consigue los permisos correspondientes de turista en la oficina de inmigración al cruzar la frontera. Trata de no sobrepasar el tiempo de tu visa. Guarda tus documentos en un lugar seguro, no saques tu visa de turista en cada lugar a donde vas a pagar, no necesitas mostrarla. Si te quedas en un hotel y ahí tienen cajas de seguridad, déjalas ahí de preferencia porque no las vas a necesitar, si solamente te quedarás en una ciudad. Aunque la regla legal dice que “debes traerla contigo en todo tiempo”, si se te pierde, esto te causará más problemas que decir que la tienes guardada en tu hotel. A amigos míos les ha pasado y no les fue muy bien en algunos casos.

¿Me falto algún tip?  Creo que me faltaron muchos.  Mucha gente viene a las compras por ‘status’. Se siente bonito cuando andas en las tiendas más caras donde solo encuentras a gente de la “sociedad” de la ciudad donde vives. (Sobre todo, si no tienes ni un quinto y solo entras a la tienda para “sentir bonito que te vean ahí”) si eres una persona madura e inteligente, sabia, esas cosas ya no te preocupan y tratarás de disfrutar de tu viaje sin terminar esclavo de las tarjetas o comprar lo que no necesitas. Ese es tema de otro artículo, pero solo quiero decirte que las tiendas departamentales no siempre tienen lo mejor, ni los mejores precios. Busca los famosos “outlets”, donde se venden cosas buenas y nuevas a buenos precios. Hay tiendas también que venden artículos de marca ligeramente usados, pero en buenísimas condiciones, a precios a veces al 10% de lo que valen en las tiendas.

En Tucson y en otras ciudades te recomiendo las ofertas de Dillards, a finales de temporadas. También te recomiendo las tiendas Ross, ahí venden mucha ropa y artículos de marca a mejores precios. Para artículos de segunda te recomiendo “Platos”, “Twice as nice”, “Buffalo Exchange”, “Savers” y “Good Will”.  A veces en los Swapmeet (tianguis o mercados al aire libre), se consiguen cosas electrónicas a muy buen precio. Es difícil que esos objetos sean “robados” ya que estos lugares tienen vigilancia real y ya se conocen y se cuidan entre los vendedores. 
Estos tips que te he dado son en realidad pocos. Podría escribir un libro con todo lo que sé, pero no a todos les interesa, porque si eres como yo, cuando vivía en México y venía de compras a los Estados Unidos, venia más por el placer y la aventura que por ahorrar dinero. Pero ahora que vivo aquí me doy cuenta de cuánto dinero tiré y desperdicié por comprar en los lugares más caros, cuando a la vuelta de la esquina podía comprar los mismos artículos a un precio mucho mejor.